"Puedo pensar en varios líderes que llegan al poder sin la experiencia necesaria", dice a la BBC el exdirector de la CIA

John Brennan hablando con la BBC
Image caption Brennan se encuentra en Londres para dar la Conferencia Dimbleby, una charla dictada por influyentes personalidades mundiales, establecida en 1972 por la BBC en honor al legendario periodista Richard Dimbleby.

"Puedo pensar en varios líderes mundiales que llegan al poder sin la experiencia necesaria, sin los conocimientos necesarios para desempeñar sus responsabilidades en un mundo muy complicado".

Eso dijo John Brennan, quien fuera director de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) entre 2013 y 2017, en una entrevista con el programa Newsnight de la BBC.

Aunque no mencionó directamente a Donald Trump con nombre propio, claramente se refirió al presidente republicano y al actual gobierno de EE.UU. al expresar sus opiniones y preocupaciones sobre la importancia de los altos cargos de liderazgo.

"Nosotros como sociedades necesitamos tener la confianza de que estos individuos que tienen tanto poder y autoridad puedan desempeñar sus tareas de forma cabal", afirmó.

Brennan se refirió particularmente en la práctica de enviar mensajes impulsivos por Twitter sin meditarlos previamente.

"Un presidente puede decir lo que quiera. Especialmente uno que tuitea", aclaró.

"Pero hay una obligación solemne de parte de un individuo como el presidente de enviar tuits o mensajes con información que es precisa, que es medida y que no sólo sea una cantidad de palabras espontáneas".

"Creo que hubo unos tuits saliendo de Washington donde, el individuo que los hizo, no tuvo presente la importancia que el pueblo le otorga a las palabras del presidente".

Enfrentamiento

Brennan se encuentra en Londres para dar la Conferencia Dimbleby, una charla dictada por influyentes personalidades mundiales, establecida en 1972 por la BBC en honor al legendario periodista Richard Dimbleby.

Su tema central será precisamente su preocupación con la competencia de los políticos que asumen cargos de autoridad pero no tienen las habilidades para desempeñar sus funciones solemnes de gobierno con competencia, integridad y eficacia.

Las críticas de Brennan son bien conocidas y tienen su origen cuando el candidato Trump entró en una acalorada disputa con la comunidad de inteligencia, acusándola de filtrar información sobre su investigación de los vínculos de su campaña con el gobierno de Rusia.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El general Michael Flynn (der.) tuvo que renunciar a su cargo de consejero presidencial tras una investigación de vínculos de la campaña de Trump con Rusia.

El exdirector de la CIA está de acuerdo en que cualquier divulgación no autorizada de información clasificada debe ser investigada y frenada, pero rechaza la abierta animosidad con la que el presidente se refiere a las agencias de inteligencia, como cuando las comparó con la Alemania nazi.

"Los profesionales de inteligencia tienen un gran orgullo en su trabajo, y no lo hacen para recibir la aclamación del público ni estar en desfiles con serpentinas. Lo hacen en silencio y muchas veces su gran labor pasa desapercibida", expresó.

Brennan añadió que cuando hay críticas sin fundamento que cuestionan la integridad y la misión de los agente de inteligencia, estos se resienten.

El Estado Profundo "no existe"

Tal vez no pudo haber un resentimiento mayor que cuando, poco después de asumir el poder, Donald Trump fue a dar un discurso frente a un monumento de la CIA en memoria a los agentes caídos.

El presidente utilizó la oportunidad para mencionar la disputa sobre las cifras actuales de quienes asistieron a su investidura en lugar de recordar a los agentes.

"Ese muro de honor es un lugar sagrado para la agencia", le dijo Brennan a la BBC.

"Conozco a muchos de los individuos que están representados en ese muro con esas estrellas. Así que cuando vi al presidente Trump hablando de política me tocó un nervio, y no solo a mí, muchos de mis otrora y actuales colegas pensaron que eso estaba fuera de lugar".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Trump utilizó el discurso frente al monumento de la CIA para referirse a la disputa sobre la cantidad de gente que asistió a su investidura.

Brennan expresó públicamente la molestia que sintieron los funcionarios de la agencia de inteligencia por el percibido desmán del presidente.

El enfrentamiento entre el ejecutivo y la comunidad de inteligencia continúa con las recientes declaraciones y tuits saliendo de la Casa Blanca sobre un "Estado Profundo" que busca menoscabar la presidencia o promover una agenda propia.

"Hay muchas cosas que se han dicho y tuiteado que todavía son un misterio para mí", comentó.

"Cualquiera dentro del gobierno de EE.UU. que crea que hay un Estado Profundo y que la CIA forma parte de este es un iluso", resaltó.

Políticas "erróneas"

Más allá de comentar sobre lo que parece ser una pelea personal de Donald Trump con quienes están a cargo de velar por la seguridad del país, Brennan se refirió a algunas políticas de la actual administración con las que no coincide.

Advirtió sobre los peligros de que EE.UU. se enfrente de manera unilateral a Corea del Norte, en referencia a la reciente declaración de Trump de "lidiar" solos con las amenazas nucleares norcoreanas si China no utiliza su influencia con Pyongyang.

También denunció fuertemente los planes de Trump para imponer una restricción de entrada a EE.UU. de ciudadanos de ciertos países musulmanes.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El veto migratorio contra algunos musulmanes ha generado protestas y fue temporalmente suspendido en los tribunales estatales de EE.UU.

Aunque consideró que es muy importante tomar medidas para proteger países contra individuos que intenten "penetrar las fronteras para realizar actos terroristas", la propuesta no haría al país más seguro.

Tildó la orden ejecutiva de "muy simplista y errónea", además de "contraproducente".

"En primer lugar hay muchos ciudadanos de esos países que tienen razones muy legítimas para viajar a EEUU: familiares, personales, profesionales y educacionales".

Criticó el cambio de tono y actitud en un país que "siempre se ha enorgullecido de nuestros 241 años dándoles la bienvenida a personas de todos los sectores y todos los países".

"Se va a interpretar como una discriminación según la nacionalidad", concluyó.

Contenido relacionado