"Un daño significativo": cómo impactará en las relaciones entre EE.UU. y Rusia el ataque a la base militar siria ordenado por Trump

Donald Trump y Vladimir Putin Derechos de autor de la imagen Getty Images

Estados Unidos y Rusia protagonizan un nuevo desencuentro después del bombardeo ordenado por Donald Trump contra una base aérea en Siria.

Lo que sucedió en la noche del jueves concentró la atención mundial y, desde luego, provocó la inmediata reacción del gobierno ruso, aliado del régimen de Damasco.

Moscú señaló que el lanzamiento de 59 misiles contra una base aérea cercana a la ciudad siria de Homs representa una "agresión contra una nación soberana".

Según señaló Dmitry Peskov, vocero del presidente ruso Vladimir Putin, la acción de EE.UU. fue "un intento para distraer al mundo de las bajas civiles que está causando la intervención militar de EE.UU. en Irak".

El ataque estadounidense "causa un daño significativo a las relaciones entre Washington y Moscú", concluyó Peskov.

Asimismo, Rusia, que apoya explícitamente a Bashar al Asad, notificó a la coalición dirigida por Estados Unidos que suspenderá el canal de comunicaciones que mantienen ambas partes para evitar accidentes en el concurrido espacio aéreo de Siria, indicó la cancillería rusa el viernes.

Media playback is unsupported on your device
VIDEO: Cómo cambió la postura de Trump sobre Siria

La declaración de la cancillería afirma que Moscú suspende el acuerdo de seguridad aérea con Estados Unidos, "diseñado para asegurar que los aviones de ambos países no choquen en el aire" ya que ambos países están llevando a cabo campañas militares diferentes allí.

Más tarde fuentes del gobierno estadounidense aseguraron que la colaboración de los dos países en este campo sigue en pie.

Pero la reacción rusa no terminó ahí.

Ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el viernes, el embajador ruso ante la ONU, Vladimir Safronkov, reiteró que su país califica a la acción estadounidense como una "flagrante violación de las normas internacionales".

Safronkov añadió que el ataque puede traer "serias consecuencias para esa región (Medio Oriente)".

El romance que no fue

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca suponía, para muchos expertos en política internacional, la inauguración de un inédito idilio entre Estados Unidos y Rusia.

Trump y Vladimir Putin intercambiaron elogios no pocas veces en los últimos meses.

Además, el mandatario ruso fue uno de los primeros en felicitar al estadounidense por su victoria electoral en noviembre del año pasado.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El delegado ruso ante el Consejo de Seguridad de la ONU lanzó duras acusaciones contra EE.UU.

Todo hacía suponer que Moscú y Washington atravesarían por un periodo de, al menos, mejor entendimiento, pero en menos de tres meses se escribe otro capítulo conflictivo entre ambos países.

Los recientes capítulos, de acuerdo al analista político Dmitry Babich, pueden ser el inicio de nuevas fricciones, fundamentalmente tomando en cuenta que Rusia tiene personal y tecnología militar en Siria.

"Lo más lógico es que Rusia intentará protegerse de nuevos ataques de Estados Unidos", señaló el analista a la BBC.

Primeras consecuencias

Estados Unidos justificó el ataque del jueves señalando que el gobierno sirio usó armas químicas (gas sarín) en un ataque producido el martes en el que se registraron decenas de bajas civiles.

Rusia, en cambio, atribuía la posesión del gas nervioso a grupos rebeldes.

Después del ataque ordenado por Trump, el vocero Peskov reiteró la posición rusa de asegurar que "el ejército sirio no tiene armas químicas".

Autoridades rusas ya adelantaron que las defensas aéreas de Siria serán fortalecidas para proteger su infraestructura clave.

Los rusos, además, enviaron una fragata armada con misiles, el Almirante Grigorovich, desde el Mar Negro hasta el Mediterráneo Oriental el viernes.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El ataque militar estadounidense fue en respuesta a un ataque químico que, se dijo, fue llevado a cabo por el gobierno sirio.

Washington realizó ataques contra grupos yihadistas en territorio sirio en el pasado. Sin embargo, es la primera vez que lleva a cabo un bombardeo contra instalaciones del gobierno sirio desde que comenzó la guerra en ese país hace seis años.

La Casa Blanca informó que Rusia fue notificada del ataque antes de que se produciera.

Rusia "cómplice" e "incompetente"

El propio presidente Donald Trump fue quien más vehementemente refutó la versión rusa y siria.

"No hay duda de que Siria usó armas químicas prohibidas", dijo Trump desde Florida el jueves.

Pero el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, fue quien más lejos llegó.

Media playback is unsupported on your device
La televisión rusa dice mostrar la destrucción provocada por los misiles lanzados por Estados Unidos

Aseguró que Rusia o bien fue "cómplice" o bien actuó de manera "incompetente" al no impedir que Siria, su aliado, usara armas químicas.

El jefe de la diplomacia estadounidense señaló que el ataque fue una respuesta "proporcional" que demuestra que Trump está preparado para "tomar acciones" ante "actos atroces".

El Buro Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) anunció que iniciará una investigación por los indicios que tendría de una participación rusa en el presunto ataque químico del gobierno sirio.

Contenido relacionado