El autodenominado Estado Islámico se responsabiliza de dos explosiones en templos cristianos coptos en Egipto con decenas de muertos

Explosión Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption La primera explosión ocurrió en la iglesia copta cristiana de San Jorge, en la ciudad de Tanta, en el norte de Egipto.

Dos explosiones en iglesias cristianas en Egipto causaron al menos 44 muertos y decenas de heridos.

La primera explosión se produjo en la Iglesia copta cristiana de San Jorge, en la ciudad de Tanta, en el delta del Nilo, a unos 120 km de la capital, El Cairo.

Al menos 27 personas murieron y casi 80 están heridas tras la explosión que ocurrió durante los servicios del Domingo de Ramos, uno de los días más sagrados de los cristianos al inicio de la Semana Santa.

Horas después, ocurrió otra explosión en la catedral de San Marcos, en Alejandría, donde murieron al menos 13 personas y unas 40 resultaron heridas.

El jefe de la Iglesia Copta de Alejandría, el papa Teodoro II, estaba celebrando misa en San Marcos pero se informó que resultó ileso.

Su secretario indicó que un atacante suicida se inmoló frente a la iglesia.

Los estallidos ocurren semanas antes que el papa Francisco visite el país.

El grupo yihadista autodenominado Estado Islámico se responsabilizó de ambas explosiones.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption En diciembre pasado, 26 personas murieron cuando una bomba explotó en una catedral copta en El Cairo durante una misa.

Estado de emergencia

El grupo ha atacado recientemente a los coptos en Egipto y ha amenazado con más ataques.

El presidente Abdul Fattah al-Sisi declaró estado de emergencia durante 3 meses y pronunció un discurso desafiante en el palacio presidencial después de una reunión del consejo de defensa nacional para discutir las explosiones.

Advirtió que la guerra contra los yihadistas sería "larga y dolorosa", y dijo que el estado de emergencia entraría en vigor después de que se tomasen "medidas legales y constitucionales". La mayoría del parlamento apoya a Sisi.

El presidente ha ordenado el despliegue de los militares en todo el país para proteger "la infraestructura vital e importante".

En diciembre pasado, al menos 26 personas murieron cuando una bomba explotó en una catedral copta en El Cairo durante una misa.

Egipto ha sido blanco de una ola de ataques de militantes desde 2013 cuando el ejército derrocó al presidente Mohammed Morsi, un miembro de los Hermanos Musulmanes quien fue elegido democráticamente, y lanzó una campaña de represión contra los islamistas.

Algunos de los simpatizantes de Morsi culparon a los cristianos por haber apoyado el derrocamiento.

En febrero de este año, el autodenominado Estado Islámico advirtió de más ataques contra los coptos, que suman 10% de la población egipcia.

Temas relacionados

Contenido relacionado