EE.UU.: Arkansas aplica la inyección letal al reo Kenneth Williams, el cuarto de su frenético calendario de ejecuciones

Kenneth Williams Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Kenneth Williams, de 39 años, murió luego de que la Corte Suprema le negó una suspensión de su ejecución en Arkansas.

El estado de Arkansas, Estados Unidos, aplicó la noche del jueves la cuarta inyección letal en ocho días como parte de un polémico calendario de ejecuciones.

El prisionero Kenneth Williams, de 38 años, murió a las 23:05 local (04:05 GMT) tras recibir la inyección letal en la prisión Cummins Unit de Arkansas.

Pero durante el proceso que duró 13 minutos hubo perturbadoras señales de sufrimiento de parte del preso, según los informes.

De acuerdo a los testigos que observaron la ejecución, todo el cuerpo de Williams se sacudió con entre 15 y 20 convulsiones, unos minutos después de iniciado el proceso.

Notaron además que continuó respirando con dificultad aun después de que le fuera inyectado el agente paralizante para hacer todo movimiento imposible.

No obstante, tres de los medios presentes dijeron que las sacudidas parecían involuntarias y que no había indicaciones de dolor en la cara del ejecutado.

Kenneth Williams estaba acusado de la muerte de cuatro personas, dos de las cuales asesinó cuando se fugó de la prisión en 1999.

"Pido humildemente su perdón. No soy la misma persona que era antes", fueron sus últimas palabras, según reportó la agencia EFE.

La ejecución de Williams se suma a las de Ledell Lee, Jack Jones y Marcel Williams que fueron efectuadas por las autoridades de Arkansas en los pasados ocho días.

El frenético calendario de ejecuciones —de ocho sentenciados en 11 días— fue fijado por el gobierno estatal luego de que uno de los fármacos que utilizan para aplicar la inyección letal expira el 30 de abril.

Los otros cuatro sentenciados a muerte, Bruce Ward, Don Davis, Jason Mcgehee y Stacy Johnson, obtuvieron suspensiones judiciales temporales y de seguir en pie habrían evitado la muerte.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Los ocho sentenciados a muerte (izq. a der., arriba): Bruce Ward, Don Davis, Ledell Lee, Stacy Johnson, (abajo) Jack Jones, Marcel Williams, Kenneth Williams y Jason Mcgehee.

La fuga de Williams.

En un principio Kenneth Williams fue encontrado culpable de la muerte en 1998 de Dominique Hurd, una porrista de la Universidad de Arkansas en Pine Bluff (UAPF).

Su sentencia, dictada el 14 de febrero de 1999, fue de cadena perpetua.

Sin embargo, en octubre de ese año se fugó de la prisión escondido en un camión de basura, y en la huida mató a un hombre, Cecil Boren, de 57 años, al que le robó su camioneta y varias armas.

Dos días después fue capturado en el estado de Misuri, vecino de Arkansas, luego de que sufrió un accidente en el que le causó la muerte a otro hombre, Michael Greenwood.

Recibió la sentencia de la pena de muerte por la muerte de Boren.

Para 2005, Williams confesó un asesinato más: el mismo día que asesinó a Dominique Hurd había matado también a un periodista llamado Jerrell Jenkins.

La víspera, Williams había recibido la visita de su hija de 21 años, a quien tenía 17 que no la veía, y conoció a su nieta de 3 años, según un reporte de la agencia EFE.

La familia de Greenwood, el hombre al que le causó la muerte en el accidente de tránsito, pagó el viaje de la familia de Williams y pidió clemencia al gobernador Asa Hutchinson, pero el mandatario denegó la petición.

Temas relacionados

Contenido relacionado