La desesperación de los refugiados sirios que venden sus órganos para sobrevivir
Media playback is unsupported on your device

"Me arrepiento de haber vendido mi riñón": el impactante relato de un joven refugiado sirio que vendió uno de sus órganos a un traficante en Líbano

No quiso decir su nombre.

Tiene 17 años y es un refugiado sirio en Líbano, que vendió su riñón para mantener a su madre y sus cinco hermanas.

Intermediarios de los traficantes de órganos buscan refugiados desesperados en territorio libanés. Tan desesperados que acceden a vender un riñón e incluso un ojo para obtener dinero para comer y pagar la renta, según constató una investigación de la BBC.

El gobierno libanés restringe el acceso a la ayuda de los refugiados y prácticamente no les permite trabajar.

Para algunos refugiados como el adolescente sirio que habló a la BBC, vender una parte de su cuerpo parece ser la única opción para sobrevivir.

Temas relacionados