¿Por qué es tan crucial la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia entre Marine Le Pen y Emmanuel Macron?

Una mujer camina delante de dos afiches de candidatos politicos Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El viejo modelo de las política francesa vio los resultados de su desgaste en la primera vuelta de las elecciones de este año.

Tras haber cerrado las puertas de la presidencia a los dos partidos que tradicionalmente han gobernado Francia, los ciudadanos de ese país se enfrentan este domingo a una votación sin precedentes.

Los votantes tendrán que elegir en segunda vuelta entre Emmanuel Macron, quien se presenta por primera vez a unas elecciones y lo hace sin partido político, y Marine Le Pen, la política de ultraderecha que reformó la imagen del Frente Nacional.

Macron llega al balotaje habiendo ganado el 23,75% de los votos en la primera vuelta, en la que Le Pen se hizo con el 21,53%, pero también tras haber sido víctima de un "hackeo masivo" con el objetivo de "sembrar dudas y desinformar", según denunció este viernes.

Ella quiere una Francia que no sea parte de la Unión Europea, mientras que él, un exbanquero que se convirtió en asesor económico del presidente socialista François Hollande y desde 2014 fue su ministro de Economía, defiende la permanencia en el bloque, con ciertas reformas de por medio.

Esas posturas enfrentadas no es lo único que diferencia a estos candidatos, pero también hay algo que comparten: ni uno ni otro pertenece a las corrientes políticas que han gobernado Francia desde la Segunda Guerra Mundial.

Y eso hace que esta segunda vuelta sea tan crucial para el futuro del país.

¿Qué es nuevo en esta segunda ronda?

En Francia el socialismo y la centroderecha se han alternado en el poder de los años 50, pero ese viejo modelo se ha ido desgastando.

Un impopular y divido Partido Socialista, ahora en el gobierno, y un candidato republicano acusado de corrupción -François Fillon, contra el que hay una investigación en marcha- le dejaron el camino libre hacia la presidencia a Macron y Le Pen.

Ambos candidatos, en contra de lo que marca la tradición, no han sido miembros de la Asamblea Nacional (parlamento).

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El partido de Marine Le Pen ya tiene una fuerte presencia en el parlamento británico.

Y gane quien gane, lo que es seguro es que traerá para Francia una agenda para el cambio.

La extrema derecha está al frente de ocho localidades en el país y ocupa 20 escaños en el Parlamento Europeo, pero es ampliamente rechazada por el espectro político tradicional francés.

Mientras que el movimiento En Marche! (¡En movimiento!) de Macron resulta para muchos una incógnita. Iniciado en abril de 2016, cuando él era ministro de Economía, nunca ha participado en una elección general.

Tampoco el propio Macron.

¿ Qué está en juego?

La decisión de este domingo será histórica y marcará la dirección a tomar por Francia en el futuro. Y el tema central será la relación del país con Unión Europea.

Si los votantes apoyan a Macron, estarán respaldando la búsqueda de reformas en la UE -entre otras, la del presupuesto de la eurozona-, pero también una profundización en las relaciones dentro del bloque.

Image caption "Estoy a favor de más Europa. En una Europa que vaya más rápido, que aporte respuestas concretas y que restablezca la conexión".

Pero Marine Le Pen prometió justo lo opuesto, una "Europa de naciones", por lo que sería ese futuro el que estarían apoyando si la eligieran para presidenta.

"Me doy seis meses para negociar la recuperación de la soberanía de Francia. Entonces será el momento de que el país decida", escribió la candidata en su cuenta de Twitter.

De acuerdo a una encuesta hecha pública en marzo, siete de cada 10 franceses se oponen a que el país salga de la Unión Europea, pero Macron ha sido el único candidato proeuropea.

¿Quién es el favorito?

Una reciente encuesta señaló que Macron estaría en camino hacia una gran victoria y que en la segunda vuelta se aseguraría el 60% de los votos. Aunque su liderazgo en los sondeos se ha reducido en los últimos días.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Ya ganó una vez, ¿puede hacerlo de nuevo?

Por ello, hay analistas que aseguran que será Le Pen la que rompa con las encuestas y se afiance la presidencia este domingo.

Esta teoría confía en que los votantes indecisos terminarán apoyando a la hija de Jean Marie Le Pen, el fundador del Frente Nacional, partido que encabezaba hasta el día después de la primera vuelta.

El movimiento es una aparente apuesta por mejorar su imagen, creando una distancia entre su candidatura y las líneas duras de su partido.

¿Cuáles son los temas clave?

Uno de los mayores problemas que afronta Francia es un desempleo del 10%.

Es el octavo país con la mayor tasa de los 28 países miembros de la Unión Europea. Uno de cada cuatro jóvenes menores de 25 años no tiene trabajo.

La economía francesa se ha recuperado lentamente de la crisis financiera de 2008, poro todos los candidatos coincidieron en que aún así son necesarias unas reformas profundas en el país.

Así, Le Pen propone adelantar la edad legal de jubilación de los 65 años a los 60 y "renacionalizar" la deuda que, de acuerdo a su argumento, ha estado en manos extranjeras por demasiado tiempo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Docenas de personas murieron en Niza con el ataque de un camión en 2016.

Por su parte, Macron prometió recortar 120.000 empleos en el sector público, disminuir el gasto público en US$65.000 millones y reducir el desempleo por debajo del 7%.

¿Y la seguridad?

Los votantes acudirán a las urnas en medio de unas fuertes medidas de seguridad, ya que el estado de emergencia sigue vigente en Francia y la primera ronda electoral tuvo lugar después de que un policía muriera en un ataque armado en los Campos Elíseos de París.

Desde 2015 han muerto en en país más de 230 personas murieron en ataques perpetrados en distintas ciudades y las autoridades sospechan que centenares de jóvenes musulmanes franceses que viajaron a Siria y a Irak podrían regresar para "cometer nuevas atrocidades".

Y según explica el corresponsal de la BBC en París, Hugo Schoenfield, los servicios de inteligencia franceses creen que con sus ataques los extremistas buscan favorecer a Le Pen, ya que considerarían que, "siendo ella presidenta de Francia, podría sumir el país en el caos".

Lo que está claro es que, gane quien gane, el resultado no tendrá precedentes en Francia.

Temas relacionados

Contenido relacionado