Estados Unidos anuncia que enviará armamento a los kurdos en la guerra de Siria pese a la oposición de Turquía

Un soldado monitorea la ciudad de Tabqa. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las Fuerzas Democráticas Sirias están presionando para movilizar a EI de la ciudad de Tabqa.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprobó este martes suministrar más armas a las fuerzas kurdas que combaten contra el llamado Estado Islámico (EI) en Siria pese a la oposición de Turquía.

Según informó este martes el Pentágono, los miembros kurdos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) serán equipados para ayudar a tratar de expulsar a EI de su bastión, Raqa.

Estados Unidos está "profundamente consciente" de las preocupaciones de Turquía sobre tal medida, agregó.

Turquía considera a los rebeldes kurdos como terroristas y quiere impedir que tomen más territorio en Siria.

Las FDS, conformadas por milicias kurdas y árabes, ya reciben apoyo de fuerzas de élite y equipos aéreos de una coalición dirigida por Estados Unidos.

Actualmente el grupo está luchando para recuperar el control de la ciudad de Tabqa, un centro del comando de EI apenas 50 kilómetros de Raqa.

Una fuente del Pentágono dijo a la BBC que el envío incluiría munición, armas pequeñas, ametralladoras, ametralladoras pesadas, equipo de construcción como bulldozers y vehículos blindados.

La fuente agregó que Estados Unidos "buscaría recuperar" el equipo en el futuro.

Análisis de Gary O'Donoghue, BBC Washington

Estados Unidos cree que los combatientes kurdos, que se hacen llamar las Unidades de Protección Popular, serán esenciales para la caída de la ciudad.

El Pentágono los ve como los más disciplinados y organizados de los grupos anti EI, pero la oposición turca cree que Washington está pisando una línea fina.

La inminente lucha por Raqa significa que una demora ya no es una opción y los kurdos van a conseguir una gama de equipos.

Fuentes estadounidenses dicen que recibieron garantías de los kurdos de que después de la batalla dejarán Raqa para que sea gobernada por los árabes-sirios.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se presentará en Washington la próxima semana y no será un visitante feliz.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Ciudadanos de Raqa abandonan la ciudad ante el temor por la violencia.

No se reveló cuándo las armas empezarían a ser suministradas.

"Estamos muy conscientes de las preocupaciones de seguridad de Turquía, nuestro socio de la coalición", dijo la portavoz del Pentágono, Dana White, que viaja con el secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, en Lituania.

"Queremos tranquilizar a la gente y al gobierno de Turquía de que Estados Unidos está comprometido a prevenir riesgos de seguridad adicionales y proteger a nuestro aliado de la OTAN".

Turquía considera a los kurdos sirios como una extensión del grupo separatista PKK dentro de Turquía, que fue señalada como una organización terrorista por EE.UU. y la UE.

Contenido relacionado