El presidente Donald Trump despide al director del FBI, James Comey, y desata una tormenta política en Estados Unidos

James Comey Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption James Comey fue nominado como director del FBI por el presidente Barack Obama en 2013.

El anuncio sacudió a Washington DC. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió este martes a James Comey, director del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

"Por la presente estás despedido y eres removido del cargo con efecto inmediato", dice la carta de destitución firmada por Trump.

En ella el presidente explica que tomó la decisión por recomendación del fiscal general, Jeff Sessions, y del asistente del fiscal general, Rod Rosenstein.

"Si bien aprecio enormemente que me informaras, en tres ocasiones separadas, de que no estoy siendo investigado, de todos modos concuerdo con el Departamento de Justicia de que no eres capaz de liderar de forma efectiva al Buró (Federal de Investigaciones o FBI)", agrega la carta.

Según se supo este martes, en sus recomendaciones el asistente del fiscal general, Rod Rosenstein, señalaba que en su opinión Comey no había manejado correctamente las investigaciones sobre los correos electrónicos de la candidata demócrata Hillary Clinton el año pasado.

Pero desde el Partido Demócrata aseguran que todo se trata de un encubrimiento y acusan a la Casa Blanca de querer interferir en la investigación que en la actualidad el FBI está llevando a cabo sobre los supuestos vínculos de la campaña de Trump con el gobierno de Rusia,

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Donald Trump despidió a Comey y anunció que la búsqueda de un nuevo director será inmediata.

El caso Hillary Clinton

El despido de Comey se produce después de que se supiera que el ahora exdirector del FBI brindó información inexacta sobre la investigación que el FBI llevó a cabo sobre los correos electrónicos de Clinton durante una audiencia en el Congreso realizada la semana pasada.

La excandidata a la presidencia fue investigada por el FBI en 2016 por usar un servidor personal para almacenar miles de emails relacionados con su cargo de secretaria de Estado (2009-2013) durante la presidencia de Barack Obama.

Algunos analistas y la propia Clinton han señalado que la investigación del FBI sobre esos correos fue determinante para la victoria de Trump en las elecciones de noviembre.

La Casa Blanca dio a conocer el martes un informe del fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, sobre el desempeño de Comey, en el que menciona varios aspectos en los que cree que Comey falló en esas pesquisas, entre ellos el anuncio precipitado en julio pasado del cierre de la investigación contra Clinton.

En la carta de despido firmada por Donald Trump hecha publica este martes se asegura: "Es fundamental que encontremos un nuevo liderazgo para el FBI que restablezca la confianza del público y la seguridad en su misión vital que es hacer cumplir con la ley".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption "Por la presente estás despedido y eres removido del cargo con efecto inmediato", dice la carta de destitución de Comey firmada este martes por Trump

La búsqueda de dicho sucesor comenzará de forma inmediata, informó la Casa Blanca.

A su vez, según un comunicado de la secretaría de Prensa de la Casa Blanca, Trump afirmó: "El FBI es una de nuestras instituciones más queridas y respetadas, y hoy marcará un nuevo comienzo para nuestra joya de la corona en la aplicación de la ley".

De "cientos y miles" a "un puñado"

En julio y octubre pasados, en plena campaña electoral, el director del FBI realizó declaraciones sobre la investigación que su agencia estaba llevando a cabo sobre los servidores privados y correos de Clinton y su equipo, que fueron consideradas decisivas en una elección que estaba muy igualada.

La semana pasada Comey declaró ante el Congreso que la mano derecha de Clinton, Huma Abedin, había reenviado "cientos y miles" de correos clasificados a quien entonces era su esposo, el excongresista Anthony Weiner.

Sin embargo, personal a cargo de la investigación informó este martes que era sólo "un puñado" de correos y que la mayoría no poseían contenido clasificado.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption "Si las elecciones hubieran sido el 27 de octubre (y no el 8 de noviembre), hoy sería su presidenta", dijo Clinton la semana pasada.

"No fue una campaña perfecta, eso no existe. Pero iba rumbo a la victoria cuando la combinación de la carta de Jim Comey (sobre la reapertura de la investigación por los correos) el 28 de octubre y (el hackeo de) WikiLeaks desde Rusia elevaron dudas en las mentes de personas que se sentían inclinadas a votar por mí y se asustaron", dijo Clinton la semana pasada.

Y agregó: "Si las elecciones hubieran sido el 27 de octubre (y no el 8 de noviembre), hoy sería su presidenta".

Críticas a Trump

Las críticas por el despido de Comey no tardaron en llegar.

"Mientras la Casa Blanca está siendo investigada por el FBI (por los presuntos vínculos de la campaña de Trump con Rusia), la destitución de su cabeza plantea una gran cantidad de preguntas y el Senado debe llegar al fondo de ella", dijo el senador demócrata Sheldon Whitehouse.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El senador demócrata Chuck Schumer pidió la designación de un fiscal independiente para investigar los supuestos vínculos entre la campaña de Trump y Rusia.

"Estados Unidos necesita confiar en que el Departamento de Justicia cumplirá su tradicional función de perseguir la verdad sin temor y enjuiciar a quien haya violado la ley sin importar el cargo que ocupe", agregó.

Por su parte, en una conferencia de prensa, el senador demócrata Chuck Schumer pidió que se designara a un fiscal independiente para la investigación de los supuestos vínculos de la campaña de Trump y Moscú.

En su opinión, es la "única forma" de que los estadounidenses no piensen que el despido de Comey es parte de un "gran encubrimiento".

¿Clinton o Rusia?

Donald Trump y los más altos funcionarios del Departamento de Justicia están presentando el despido de Comey como resultado de su manejo de la investigación de los correos de Hillary Clinton, algo que desde el Partido Demócrata no creen que sea cierto.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption "Es fundamental que encontremos un nuevo liderazgo para el FBI que restablezca la confianza del público", escribió Trump sobre el despido de Comey.

Según destaca el periodista de la BBC Anthony Zurcher desde Washington, los demócratas creen que esto es solo una cortina de humo y piensan que este despido es un intento de influenciar la investigación de los supuestos vínculos de la campaña de Trump con el gobierno de Vladimir Putin.

Zurcher cree que la salida de Comey hará que los reclamos de una investigación independiente sobre este asunto sean cada vez más audibles y es posible que algunos republicanos se unan a ellos.

Según Zurcher, el hecho de que Trump en su carta de despido de Comey señalara que él "no está bajo investigación" no ayuda a reforzar su credibilidad.

Los demócratas ya estaban exigiendo que Comey testificaran ante el Congreso de EE.UU. sobre la investigación del FBI sobre la presunta intervención rusa en las elecciones presidenciales antes de que este perdiera su trabajo.

Temas relacionados

Contenido relacionado