¿Por qué después de las críticas de Donald Trump al islam, Arabia Saudita es el destino de su primera visita al extranjero como presidente de EE.UU.?

Donald Trump con el rey de Arabia Saudita Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El rey de Arabia Saudita, Salmán bin Abdulaziz, junto a Donald Trump. Detrás de ellos, la esposa del presidente de EE.UU., Melanie Trump.

Hay varias razones por las que la elección de Arabia Saudita como destino del primer viaje oficial de Donald Trump como presidente de Estados Unidos puede considerarse sorprendente.

Y no sólo porque, históricamente, el honor casi siempre le ha correspondido a Canadá o, durante la primera presidencia de George W. Bush, al otro vecino de EE.UU, México.

Arabia Saudita, en contraste, es la cuna del islam, una religión que Trump atacó repetidamente durante su campaña al punto de identificarla como uno de los enemigos de EE.UU.

Y en febrero de 2016 el ahora presidente también llegó a sugerir que funcionarios sauditas habían sido cómplices de los ataques del 11 de septiembre.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Además de Arabia Saudita, Trump también visitará Israel, El Vaticano y Bruselas.

"¿Quién destruyó el World Trade Center? No fueron los iraquíes, fueron los sauditas -miren a Arabia Saudita, abran los documentos", acusó el entonces candidato.

Y, durante la campaña, también se quejó de que EE.UU. estaba "perdiendo tremendas cantidades de dinero" en la defensa del reino que ahora se apresta a extender la alfombra roja para recibirlo.

¿Qué cambió para que el país donde están dos de los sitios más sagrados del islam -Medina y La Meca- tuviera el honor de recibir la primera visita de un presidente que como uno de sus primeros actos de gobierno trató de prohibir la entrada a su país de los habitantes de siete países de mayoría musulmana?

Con la chequera en la mano

El acuerdo para la compra de armamento estadounidense por cerca de US$110.000 millones, formalizado este sábado en Riad, es, sin duda, parte de la respuesta.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, describió el trato como el más grande de su tipo en la historia de EE.UU.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Trump recibió la máxima condecoración civil del gobierno saudita de manos del rey Salmán bin Abdulaziz.

Y la agencia de noticias AFP citó a una fuente de la Casa Blanca que subrayó que el trato aumentará "la capacidad del reino para contribuir a operaciones anti-terroristas en la región, lo que reducirá la carga de las fuerzas militares de EE.UU.".

Además, Trump también espera poder llevarse consigo de Riad la promesa de nuevas inversiones sauditas en EE.UU.

De hecho, coincidiendo con la visita, el director de la petrolera saudita Aramco, Amin Nasser, anunció el sábado la firma de acuerdos comerciales con 11 compañías estadounidenses por el orden de los US$50.000 millones.

Y los esfuerzos sauditas por diversificar su economía para hacerla menos dependiente del petróleo, abriéndose más a la inversión extranjera, les podrían abrir muchas más oportunidades a otras empresas de EE.UU.

"Son cientos de miles de millones de dólares en inversiones en Estados Unidos y trabajos, trabajos, trabajos", celebró Trump al final de su primera jornada.

Un enemigo común

Para el corresponsal de la BBC para asuntos de seguridad, Frank Gardner, sin embargo, hay un tema por encima de los demás que está ayudando a que Trump y Arabia Saudita obvien cualquier posible diferencia.

Y ese tema es Irán, la potencia chiita que es el gran rival regional de Arabia Saudita, y que seguramente verá con preocupación la multimillonaria venta de armas.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Irán es el gran rival regional de Arabia Saudita.

"Como presidente, Trump decidió que una forma de distanciarse de la política exterior de su predecesor, Barack Obama, es vilipendiar a Irán y amistarse con los sauditas", asegura Gardner.

Y para el analista de la BBC, su convicción de que Irán representa una importante amenaza de seguridad para Medio Oriente ha sido "como música para los oídos" de los sauditas, la gran potencia sunita.

"Ellos habían dejado de confiar en Obama hace algunos años, y lo acusaban de ser demasiado blando con Irán en su apuro por conseguir un acuerdo nuclear antes del fin de su presidencia", explica Gardner.

Y lo mismo asegura The New York Times, que sostiene que el enojo de los sauditas y sus aliados sunitas en el golfo pérsico con Obama era tal que se mostraron más que dispuestos a tratar todo lo dicho por Trump como retórica de campaña y darle una oportunidad para empezar de cero.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Trump ya había recibido en la Casa Banca al príncipe saudita Mohammed bin Salman.

"La gente dice muchas cosas durante la campaña. Y yo no creo ni por un minuto que el presidente Trump sea anti nada", le dijo también a The Wall Street Journal, el ministro de relaciones exteriores saudita Adel al Jubeir.

Y, según Jubeir, la decisión del mandatario de viajar a Arabia Saudita "dice mucho sobre su deseo de convertir su relación con el mundo islámico en una asociación productiva".

Cumbre árabe-islámica

Por lo pronto, los sauditas han estado haciendo todo lo posible por facilitar ese acercamiento y consolidarse como el principal punto de contacto entre los EE.UU. de Trump y el mundo islámico.

Para ello, transformaron la visita del mandatario estadounidense en una verdadera mini cumbre en la que Trump tendrá la oportunidad de dirigirse a más de 50 líderes y representantes del mundo islámico.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La alianza entre EE.UU. y Arabia Saudita se verá fortalecida con la visita.

Durante su estancia en Riad, adonde llegó este sábado en la mañana, Trump, quien ya se reunió en privado con el monarca saudita, Salmán bin Abdulaziz, se reunirá también con los líderes de Bahréin, Kuwait, Omán, Qatar y Emiratos Árabes Unidos.

Y el presidente estadounidense inaugurará junto al rey Salmán el nuevo Centro Global para Combatir Ideologías Extremistas, con el que Riad parece querer responder a las acusaciones de no hacer todo lo posible para evitar la propagación de interpretaciones del islam como las que han ayudado a alimentar las filas del autodenominado Estado islámico.

"El tema de cómo enfrentar la amenaza terrorista, específicamente la del autodenominado Estado Islámico, seguramente va a dominar buena parte de las conversaciones", destaca Gardner, quien no cree que Trump vaya a aprovechar su visita para criticar el historial saudita en derechos humanos.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption EE.UU. apoya a las tropas sauditas con armas y entrenamiento.

Antes bien, según el corresponsal de la BBC, es muy probable que, en la búsqueda de fortalecer su alianza en contra de EI e Irán, el actual presidente estadounidense revierta la decisión de Obama de suspender un contrato para dotar a Arabia Saudita con armamento aéreo de alta precisión.

Dicho acuerdo fue interrumpido el año pasado dado el alto número de bajas civiles en Yemen.

Hacia adelante

Por lo pronto, la lista de armamento militar que los sauditas acordaron con EE.UU. también incluye sofisticados sistemas de radares, aviones y barcos, por un valor US$109.700 millones.

Pero, según la agencia Reuters, la mima incluye opciones que podría llegar a sumar hasta US$350.000 millones en un período de 10 años.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los discursos y políticas de Trump le han valido acusaciones de anti islámico.

Y, además del dinero y los puestos de trabajo celebrados por Trump, el multimillonario acuerdo también le da al presidente estadounidense una importante victoria que llevar a Bruselas, donde participará en una cumbre de la OTAN.

La alianza militar también ha sido blanco de las críticas del magnate, que ha acusado a sus socios europeos de no estar pagando lo que deberían a cambio de "la protección" de EE.UU., y ahora el mandatario podrá ofrecer como ejemplo al gobierno de Riad.

Por eso, si bien en camino a Bruselas el mandatario estadounidense también parará en Israel y El Vaticano -las capitales del judaísmo y el cristianismo, respectivamente- es la cuna del islam donde el presidente de EE.UU. ya obtuvo su primer gran triunfo en materia de política exterior.

*Este artículo fue actualizado con los detalles de la compra de armas anunciada este sábado 20 de mayo en Riad.

Contenido relacionado