Corea del Norte asegura que "lanzó con éxito" otro misil balístico de prueba

Una vista del fuego de prueba del misil Pukguksong-2 - febrero de 2017. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Corea del Sur dijo que el último misil se parecía al Pukguksong-2 que fue probado en febrero.

Corea del Norte asegura que "lanzó con éxito" otro misil balístico de prueba de mediano alcance este domingo.

La agencia estatal de noticias KCNA dijo que este tipo de arma ya está lista para ser desplegada en una acción militar.

La Casa Blanca, por su parte, señaló que el misil tenía un alcance más corto que los utilizados en las tres últimas pruebas de ese país.

Corea del Sur dijo que la última prueba se llevó a cabo en Pukchang, en el oeste de su vecino, el lugar donde un misil explotó pocos segundos después de ser lanzado, en abril.

El arma voló unos 560 kilómetros hacia el mar de Japón, dijo el jefe de Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur.

Este último lanzamiento ocurre casi una semana después de que el lunes 15 de mayo, el Consejo de Seguridad de la ONU le pidiera nuevamente a Pyongyang que ya no hiciera más pruebas.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Kim Jong-un observando el lanzamiento de prueba de un misil balístico, según la agencia estatal de noticias norcoreana, KCNA.

La entidad multilateral hizo hincapié en la importancia de que Corea del Norte "demostrara inmediatamente un sincero compromiso de desnuclearización mediante acciones concretas".

Sin embargo, el domingo, los medios de comunicación estatales norcoreanos informaron que el país seguirá lanzando más "armas capaces de golpear" a Estados Unidos.

Lanzamiento anterior

El pedido de la ONU llegó dos días después de que Corea del Norte probara, según dijo, un nuevo tipo de cohete capaz de transportar una gran ojiva nuclear.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Sur dijo que este lanzamiento había sido "imprudente e irresponsable", y el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, lo describió como "decepcionante" y "perturbador".

Ese misil, lanzado el 13 de mayo, viajó unos 700 kilómetros y, según las agencias de noticias japonesas, cayó también en el mar de Japón.

El jefe de Gabinete de Japón, Yoshihide Suga, aseguró en aquel momento que su país había presentado una protesta contra Corea del Norte.

El nuevo presidente surcoreano, Moon Jae-in, que busca un compromiso más profundo con Pyongyang, llegó a convocar a una reunión urgente de su consejo de seguridad nacional.

Reunión de la ONU

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá a puertas cerradas el martes a solicitud de EE.UU., Corea del Sur y Japón.

Se sabe que Corea del Norte está desarrollando armas nucleares -ha llevado a cabo cinco pruebas nucleares- y los misiles capaces de dirigir esas armas a su objetivo. Ambas tecnologías se oponen a las sanciones de la ONU.

A principios de mayo, Estados Unidos dijo que el sistema de defensa antimisiles que había instalado en Corea del Sur ya estaba operativo.

El sistema Thaad puede interceptar misiles norcoreanos, aunque recién en unos meses tendrá capacidad operativa plena. Corea del Norte y su aliado, China, han condenado la instalación del sistema.

Sin embargo, no hay ninguna señal de que el Thaad haya sido utilizado contra el misil probado este domingo.

Esta última prueba sería el décimo lanzamiento de misiles realizado por Corea del Norte en 2017. detalla Steve Evans, corresponsal de la BBC en Seúl.

Evans informa que expertos externos están de acuerdo en que el país está avanzando en su objetivo declarado de tener la capacidad de atacar EE.UU. con armas nucleares.

"Todavía no lo logra, pero las últimas pruebas han sido de misiles capaces de alcanzar las bases estadounidenses en el Pacífico Occidental, aunque con algunas fallas", dice el corresponsal.

Hay una intensa presión sobre Kim Jong-un por parte de EE.UU., que está buscando la ayuda de China. "Pero las pruebas repetidas y más frecuentes de misiles, a pesar de la prohibición de Naciones Unidas, indican que el líder norcoreano se siente capaz de desafiar esa presión", advierte el corresponsal.

Contenido relacionado