Manchester: el ataque "prácticamente inevitable" que, sin embargo, sorprendió a los servicios de seguridad de Reino Unido

Media playback is unsupported on your device
El momento de la explosión y el pánico tras el concierto de Ariana Grande en Manchester

La explosión del lunes por la noche que dejó al menos 22 muertos y 59 heridos al final de un concierto en la ciudad de Manchester está siendo investigada como un atentado terrorista.

La policía de Manchester atribuye el atentado a un atacante suicida llamado Salman Abedi, de 22 años, y su prioridad ahora es descubrir si actuó solo o tuvo algún tipo de ayuda.

Y, de confirmarse la hipótesis terrorista, el de Manchester sería el ataque más letal en Reino Unido desde los ataques con bomba de Londres de julio de 2005, que dejaron 52 muertos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Entre las víctimas hay numerosos menores que asistían al concierto de Grande

Reino Unido no ha sido inmune al terrorismo y hace casi tres años el nivel de amenaza fue elevado a la categoría de severo, por lo que un nuevo atentado era considerado bastante probable.

"Y luego del ataque en Westminster de marzo pasado, la policía y agencias de seguridad habían advertido que nuevos ataques eran prácticamente inevitables", explica el analista en temas de seguridad de la BBC, Gordon Corera.

En los últimos meses, sin embargo, la intensidad de la actividad antiterrorista había aumentado al punto de que, en promedio, se estaba produciendo un arresto diario.

"Pero también creían que esos ataques muy probablemente iban a ser low tech, con cuchillos o vehículos", afirma Corera.

"Y el hecho de que el ataque de Manchester involucrara explosivos va a ser causa de mucha preocupación", destaca el experto.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El uso de explosivos sugiere un nivel de planificación preocupante.

Efectivamente, lo que ocurrió el lunes no fue el resultado de una operación tan compleja como los ataques de París de 2015, cuando múltiples atacantes llegados de Siria utilizaron arma de guerra y cinturones explosivos para atacar una sala de concierto, un estadio deportivo y varios restaurantes.

Pero, como destaca Corera, la fabricación de lo que la policía describió como un artefacto explosivo improvisado igualmente requirió de cierto nivel de planificación.

¿Sólo o con ayuda?

De hecho, según el especialista en temas de seguridad doméstica de la BBC, Dominic Casciani, tres simples razones explican por qué Reino Unido no había sido testigo de un incidente como el de Manchester desde 2005.

1. Requiere cierto nivel de experticia, que es difícil adquirir sin ayuda

2. Requiere un alto nivel de planificación y preparación, lo que aumenta las posibilidades de ser descubiertos por las agencias de seguridad

3. Requiere de un tipo de individuo bastante particular, no sólo lo suficientemente organizado para satisfacer los dos primeros criterios, pero también lo suficientemente determinado para llevar el plan hasta su terrible conclusión

"Y, francamente, mucha de la gente que he visto en las cortes no son capaces de algo como esto", dice el periodista, parte de una unidad que le ha estado dando seguimiento a todos los incidentes terroristas que se han conocido en Reino Unido por más de una década.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las autoridades están tratando de determinar si el atacante actuó sólo o tuvo ayuda.

"La mayoría aspira a convertirse en 'mártires' y hablan de fabricar explosivos", explica Casciani.

"Pero, para ser sinceros, son o demasiado estúpidos o demasiado desorganizados para convertir sus fantasías en realidad, o son atrapados antes porque no saben cómo ocultar sus huellas", asegura.

Efectivamente, muchos yihadistas rápidamente descartan la posibilidad de un ataque con explosivos porque se dan cuenta de que son bastante difíciles de organizar.

Por un lado, está la posibilidad de matarse accidentalmente en su fabricación.

Pero la compra del material necesario también puede despertar sospechas.

Y, en la búsqueda de asistencia, pueden ponerse en contacto con alguien que ya está en la mira de las fuerzas de seguridad.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption "Los terroristas nunca van a ganar", prometió la primera ministra británica, Theresa May.

Por eso, la gran pregunta para los investigadores es: ¿cómo logró el atacante de Manchester hacerse con un artefacto explosivo?

Porque, como explica Corera, establecer con precisión quién o quiénes pueden haber estado involucrados, y si hay una red más amplia detrás del atacante suicida, será vital para establecer cuánto peligro queda.

Tres posibilidades

Por el momento, como explica Casciani, las probabilidades son tres.

  • El atacante fue entrenado en la fabricación de explosivos
  • Él aprendió por su cuenta
  • Alguien le facilitó la bomba
Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La policía dice creer haber identificado al atacante.

Si fue entrenado, podría tratarse de alguien que regresó del territorio del autodenominado Estado Islámico en Siria o Irak, o incluso de un campo de al Qaeda en Pakistán o Afganistán.

Pero, si aprendió por su cuenta, ¿cómo lo hizo?

"Algo así demostraría lo difícil que es identificar una amenaza si un individuo está actuando completamente por su cuenta y tomando precauciones excepcionalmente bien planificadas para burlar la vigilancia", explica Casciani.

Pero, para el corresponsal de la BBC, el peor escenario sería el tercero, pues sugeriría la presencia en territorio británico de un experto en explosivos "completamente fuera de los radares de los servicios de seguridad".

"De alguien que ha encontrado formas para llegar a potenciales reclutas sin ponerse en riesgo", agrega Casciani.

"De alguien que puede volver a atacar".

Por todo eso, los servicios de seguridad en estos momentos están enfrascados en una verdadera cacería humana.

Incluso si no saben detrás de quién están.

Temas relacionados

Contenido relacionado