Estados Unidos: la rebelión de Nueva York, Los Ángeles y otras ciudades y estados que se oponen a la decisión de Trump de abandonar el Acuerdo de París

Activista con máscara antigas en protesta en Nueva York Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Gobernadores, alcaldes, rectores, compañías y activistas se oponen a la decisión de Trump.

Apenas pasó un día, pero ya son decenas los gobernadores y alcaldes a lo largo de Estados Unidos que han declarado la guerra a la decisión de Donald Trump de abandonar el acuerdo climático de París.

Los estados de California, Nueva York y Washington fueron los primeros en pronunciarse en contra del anuncio del mandatario de este jueves.

Además, ya son 83 alcaldes los que han dicho que seguirán cumpliendo con lo acordado en la capital francesa en 2015.

"Adoptaremos, honraremos y mantendremos los compromisos con los objetivos consagrados en el Acuerdo de París", señala el comunicado conjunto firmado por las autoridades locales que dicen representar a 40 millones de estadounidenses.

Entre esos alcaldes rebeldes están los de Atlanta, Chicago, Los Ángeles, Nueva York y Salt Lake City.

De manera independiente, el gobernador de Hawái, David Ige, también se comprometió públicamente a implementar el Acuerdo de París, mientras que sus homólogos de Colorado, Connecticut, Minnesota, Oregón, Rhode Island, Vermont y Virginia hicieron declaraciones públicas a favor de las energías limpias en las últimas horas.

La Alianza por el Clima

Desde este mismo viernes se gesta una plataforma a través de la cual estos representante locales y estatales coordinarán esfuerzos para cumplir con las metas fijadas en París.

Fue bautizada como La Alianza por el Clima de Estados Unidos y es coordinada por Michael Bloomberg, millonario y exalcalde de Nueva York.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Por una decisión del gobernador de Nueva York. el One World Trade Center de Manhattan se iluminó de verde.

"Vamos a hacer todo lo que Estados Unidos hubiera hecho si se hubiera mantenido dentro del acuerdo", afirmó Bloomberg, quien además es embajador de Naciones Unidas sobre cambio climático.

Junto a los alcaldes y gobernadores también se encuentran 100 compañías estadounidenses, entre ellas grandes compañías petroleras y de la tecnología, así como 80 rectores universitarios.

¿Qué pueden hacer los gobernadores?

Estados Unidos es el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero en el mundo, sólo detrás de China.

A raíz del Acuerdo de París, Washington se comprometió a reducir su huella de carbono en un 26% hasta 2025, una meta que Donald Trump desechó en su discurso del jueves.

Los expertos señalan que hay mucho que los estados y ciudades pueden hacer por su cuenta, pero también que será muy difícil compensar lo que se pierde con el reciente anunció presidencial.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Donald Trump anunció la salida de Estados Unidos desde los jardines de la Casa Blanca.

Los gobernadores demócratas de California, Nueva York y Washington afirmaron que representan el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero de EE.UU. y a uno de cada cinco ciudadanos del país.

Juntos hicieron un llamado a "los estadounidenses comprometidos a mantener el Acuerdo de París y a tomar acciones agresivas contra el cambio climático".

En California, por ejemplo, los legisladores votaron hace poco a favor de queel 100% de las necesidades energéticas del estado provengan de energías renovables para 2045, siguiendo los pasos de estados como Hawái o ciudades como Portland y Salt Lake City, que tienen objetivos similares.

¿Y los alcaldes?

Mientras tanto, en la carta abierta de los alcaldes de las 83 ciudades, los signatarios aseguran que aumentaran "su compromiso con las energías renovables y los coches eléctricos".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los expertos señalan que hay mucho que los estados y ciudades pueden hacer, pero también que será muy difícil compensar lo que se pierde con el reciente anuncio presidencial.

Estados Unidos se comprometió a cortar la emisión de 1.600 millones de toneladas de gases de efecto invernadero en la próxima década. Los alcaldes intentarán hacer todo lo posible para aproximarse a ese objetivo.

Sin embargo, hay un aspecto que no fue mencionado aún por los alcaldes y gobernadores rebeldes.

Con la salida de Estados Unidos del tratado ambiental, los US$3.000 millones de ayuda para financiar energías limpias comprometidos por EE.UU. para los países en vías de desarrollo quedan en suspenso.

Pittsburgh se desmarca de Trump

La ciudad de Pittsburgh fue aludida directamente por Trump en su discurso del jueves.

"Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no a los de París", afirmó el mandatario estadounidense.

Sin embargo, el alcalde de esa ciudad del estado de Pensilvania, William Peduto, se apuró a desmarcarse dela decisión de Trump.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption "Pittsburgh y París están en el mismo planeta", señala el cartel de una manifestante en Alemania.

"Como el alcalde de Pittsburgh, puedo asegurar que nosotros seguiremos los lineamientos del Acuerdo de París por nuestra gente, nuestra economía y nuestro futuro", afirmó Peduto.

Peduto es uno de los 415 alcaldes que en 2015 firmó el tratado ambiental en la capital francesa junto a los presidentes de 195 países.

Pittsburgh fue históricamente una ciudad manufacturera que sufrió un colapso económico en la década de 1980, cuando la industria siderúrgica cerró.

Sin embargo, su economía se recuperó a través de la inversión en tecnología e investigación.

El estado de Pensilvania sigue siendo el cuarto estado productor de carbón de Estados Unidos.

Pero no todo son manifestaciones de rechazo a la decisión de Trump.

La salida del Acuerdo de París fue celebrada de inmediato por buena parte del rubro de la minería de carbón, además de representantes republicanos e incluso algunos demócratas en el Congreso.

Contenido relacionado