Sube a 150 la cifra de muertos por el atentado con bomba en la zona diplomática de Kabul, Afganistán

Mujeres con las manos ensangrentadas tras la explosión en el distrito diplomático de Kabul, Afganistán, el 31 de mayo. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Ningún grupo ha reivindicado la autoría del ataque en Kabul el 31 de mayo.

El presidente afgano, Ashraf Gani, confirmó este martes que el atentado del pasado miércoles en la capital del país, Kabul, se cobró un total de 150 víctimas y dejó 300 heridos.

Con esa cifra final, el ataque se convierte en el más sangriento que ha tenido lugar en Afganistán desde la invasión de Estados Unidos en 2001.

Supera incluso el saldo de 85 muertos y 400 heridos que causó un ataque perpetrado contra la minoría hazara durante una protesta el año pasado.

El ataque fue llevado a cabo con un coche bomba en el distrito diplomático, donde se encuentran varias embajadas y el palacio presidencial.

Por ello, el presidente afgano dijo que el objetivo era "todo el barrio diplomático", pero que "gracias al sacrificio de 13 policías afganos se evitó que murieran funcionarios extranjeros".

El mandatario hizo las declaraciones durante la reunión del Protocolo de Kabul, a la que asistieron representantes de 21 países y de organismos internacionales.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El atentado fue llevado a cabo con un coche bomba en el distrito diplomático de Kabul.

Aunque ningún grupo ha reivindicado la autoría del ataque, la principal agencia de inteligencia afgana, el Directorio Nacional de Seguridad (NDS), responsabilizó del mismo a la red Haqqani, ligada a los talibanes, afirmando que contó con "dirección y cooperación directa de la Agencia de Espionaje de Pakistán ISI".

Aunque esa es una versión que Islamabad niega.

El NDS también ha responsabilizado a Haqqani del ataque que tuvo lugar el sábado 3 de junio en un funeral en honor a las víctimas.

El gobierno afgano ha acusado en varias ocasiones a Pakistán de estar detrás de una "guerra no declarada" contra Afganistán y de dar cobijo a los terroristas de la red Haqqani.

En medio de un repunte general de la violencia, el conflicto que vive Afganistán se cobró la vida de 3.500 civiles el año pasado, de acuerdo con Naciones Unidas.

Temas relacionados