Imágenes exclusivas de Raqa antes de la ofensiva
Media playback is unsupported on your device

Así se preparaba Raqa, la capital de facto de Estado Islámico, antes de la ofensiva para recuperarla

Raqa es el último bastión en Siria del autodenominado Estado Islámico (EI).

Y las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), alianza armada liderada por milicias kurdas y árabes que además apoya la coalición internacional de EE.UU. contra EI, acaban de lanzar su "asalto final" a la ciudad.

En estas exclusivas imágenes de la BBC se ve cómo los habitantes de Raqa se preparaban para recibir la ofensiva.

A pesar de que aparentemente la ciudad funcionaba con normalidad, detalles como sacos de arena alineados en las calles y toldos para impedir la vista aérea mostraban que en Raqa estaban conscientes de que el ataque era inminente.

También se advierte cómo civiles intentaban abandonar la ciudad, en muchos casos, sin éxito.

Estados Unidos y sus aliados occidentales consideran desde hace mucho tiempo a Raqa como el epicentro de planificación de los atentadosde Estado Islámico en todo el mundo.

Esta preocupación se ha visto agravada por los recientes ataques en Reino Unido y Francia.

La ciudad bloqueada

Antes de la ofensiva, se supo que varios líderes de Estado Islámico ya habían abandonado la ciudad, al igual que la burocracia administrativa del grupo y sus responsables de medios de comunicación.

Sin embargo, el vocero del Pentágono Jeff Davis calculó este martes que al menos 1.000 combatientes de EI todavía permanecen en la ciudad.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El grupo, comandado por milicias kurdas, lanzó ataques por el este y oeste de la ciudad, respaldados por una ofensiva aérea de la coalición internacional que combate a EI.

Los principales puentes para cruzar el río Eufrates fueron cerrados y la mayor parte de las líneas de abastecimiento de la ciudad fueron cortadas.

En las horas previas al ataque, las panaderías de la ciudad cerraron y la mayoría de la gente optó por encerrarse en sus casas.

El Pentágono añadió que puntos públicos de internet se mantuvieron en funcionamiento ante la ola de personas que buscaba saber si sus seres queridos habían tenido éxito en la huída de la ciudad y para reportarse en buena salud.

Se calcula que permanecen 200.000 civiles en Raqa.

El ataque

Este martes, los combatientes de FSD entraron por primera vez a la considerada capital de facto de Estado Islámico.

El grupo, comandado por milicias kurdas, lanzó ataques por el este y oeste de la ciudad, respaldados por una ofensiva aérea de la coalición internacional que combate a EI.

FSD es una organización que aglutina a más de 55.000 grupos rebeldes respaldados por sirios kurdos y árabes, respaldados por Estados Unidos.

La organización señaló que esta es la fase final de su campaña, llamada "Ira del Eufrates", para expulsar al grupo extremista de Raqa.

FSD lanzó su campaña para aislar y recuperar Raqa en noviembre y desde entonces sentó las bases para lo que llaman la "última ofensiva".

En estos meses ocupó ciudades y pueblos islámicos en los alrededores para cerrar las posibles vías de escape de Raqa.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption FSD lanzó su campaña para aislar y recuperar Raqa en noviembre y desde entonces sentó las bases para lo que llaman la "última ofensiva".

El principal comandante militar estadounidense en Siria, teniente general Steve Townsend, adelantó que la campaña que inició este martes será una "larga y difícil batalla".

Afirmó que la ofensiva busca dar un "golpe decisivo" a EI.

El apoyo de la coalición

Hay alrededor de 900 soldados estadounidenses dentro de Siria asesorando y asistiendo a FSD, informaron autoridades militares de EE.UU.

Además de los ataques aéreos de la coalición, las fuerzas FSD también recibirán apoyo para su ofensiva terrestre con artillería estadounidense y helicópteros de ataque apache del Ejército de EE.UU.

La semana pasada, las fuerzas de FSD recibieron los primeros cargamentos de armas pequeñas, municiones y vehículos estadounidenses para ser utilizados en la ofensiva de Raqa.

"Antes del ataque, FSD solicitó a los civiles a abandonar Raqa para que no queden atrapados, utilizados como escudos humanos o se conviertan en blanco de los francotiradores de EI", señaló un comunicado de la coalición divulgado este martes.