¿Por qué están vinculando a Rusia con la crisis diplomática de Qatar con sus vecinos?

Doha Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Investigadores de Qatar confirmaron que hubo un hackeo contra la agencia oficial de noticias.

Los hackers rusos vuelven a estar en el ojo del huracán, ahora tras reportes de su supuesta vinculación con la crisis diplomática entre Qatar y Arabia Saudita.

La cadena estadounidense CNN reportó que investigadores del FBI creen que informáticos rusos hackearon la agencia oficial de noticias del país para atribuir al emir de Qatar afirmaciones falsas sobre Irán, Israel y Estados Unidos.

Y en un informe preliminar publicado el miércoles, investigadores de Qatar confirmaron el hackeo, el que dijeron "se llevó a cabo mediante métodos tecnológicos innovadores explotando un agujero electrónico en la página web de la Agencia de Noticias de Qatar".

Rusia, sin embargo, negó con vehemencia que Moscú estuviera detrás del hackeo.

"Es una acusación viciada y, como siempre, no hay pruebas", dijo Andrei Krutskikh, consejero del Kremlin sobre ciberseguridad.

Los comentarios atribuidos al emir Sheikh Tamim bin Hamad Al-Thani fueron una de las razones citadas por Arabia Saudí y sus aliados el lunes para imponer un bloqueo diplomático y económico contra Qatar.

El artículo aseguraba que el emir advertía contra una confrontación con Irán y defendía al grupo palestino Hamás y a Hezbollah, el movimiento chiita libanés aliado de Teherán.

"Noticias falsas"

En su reporte preliminar, los investigadores qataríes no responsabilizaron a nadie del ataque, pero confirmaron que tanto Reino Unido como Estados Unidos están ayudando en la investigación.

Según ellos, el archivo de hackeo se instaló en abril y fue luego explotado para publicar las "noticias falsas" el pasado 24 de mayo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El bloqueo afecta a la aerolínea nacional, Qatar Airways.

El diario The Guardian reportó que "se cree que el gobierno ruso no participó en los hackeos, sino que hackers independientes fueron pagados para llevar a cabo el trabajo en lugar de otro Estado o individuo".

"Algunos observadores han dicho en privado que tanto Arabia Saudita como Emiratos Árabes Unidos pueden haber comisionado a los hackers", afirmó Patrick Wintour, editor diplomático del diario británico.

"Aunque Rusia tiene el conocimiento y también incentivos para explotar la división entre los países árabes aliados de Estados Unidos, los hackers rusos están disponibles también para trabajar como mercenarios para otros países y grupos criminales", le dijo también un funcionario estadounidense a Reuters.

Crisis

Desde el lunes, seis países árabes cortaron relaciones diplomáticas con Qatar, al que acusan de crear inestabilidad en la región.

Arabia Saudita, Egipto, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Yemen y Libia acusan al país de apoyar a grupos terroristas, incluyendo el autodenominado Estado Islámico (EI) y al Qaeda, lo que es negado categóricamente por Qatar.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Oficiales rusos negaron complemente la participación del país.

Riad -la capital de Arabia Saudita- también acusa a Doha de apoyar a grupos como la "Hermandad Musulmana" y colaborar con milicias apoyadas por los iraníes.

Pero Qatar, quien está llamado a celebrar el Mundial de fútbol de 2022, asegura que las medidas son "completamente injustificadas" y no se basan en hechos comprobados.

Arabia Saudita también ha sido acusada de financiar a grupos como EI, ya sea directamente o al no hacer lo suficiente por evitar que donantes privados hagan llegar dinero al grupo, algo que el gobierno de Riad también niega.

Objetivos dudosos

Algunos analistas ponen en duda el interés que podría tener Rusia en inflamar la tensión en la zona.

En primer lugar, porque las acusaciones contra Qatar no son nuevas y no aparecieron justo después de la publicación de la noticia falsa.

"El 29 de mayo, los diarios saudíes acusaron al emir de Qatar de hipocresía por otro comentario, que no era falso", asegura el analista de Bloomberg Leonid Bershidsky.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El presidente de EE.UU., Donald Trump, se reunión con el emir Sheikh Tamim Bin Hamad Al-Thani hace pocos días.

Tras la victoria electoral de Hassan Rouhani en Irán, el monarca qatarí lo llamó para felicitarlo, según Bershidsky, diciendo que "nuestras relaciones con la República Islámica de Irán son de larga data, históricas y están bien establecidas".

Según el analista, aunque la historia falsa hubiera jugado un papel en la crisis, no está claro qué interés podría tener Rusia.

Lo que era una "relación hostil con Qatar", sobre todo por el apoyo de Moscú al presidente sirio Bashar Al Assad, "pero también porque Rusia y el emirato son los principales competidores en el mercado global de gas natural, se ha descongelado", según el analista.

"Ahora, se puede decir que es más cálida que con todas las demás naciones del Golfo excepto Irán, cuyas tropas combaten del lado de Assad junto a las tropas rusas".

Turquía

Turquía, por otro lado, aprobó enviar tropas a Qatar y ha prometido proporcionar alimentos y agua a su aliado árabe, donde tiene una base militar.

El presidente turco, Recep Tayipp Erdogan, dijo que aislar a Qatar no resolverá los problemas.

Turquía, que trabaja de cerca con Qatar en el sector energético, ha mantenido un fino equilibrio entre defender a Qatar y abstenerse de un enfrentamiento con Arabia Saudita, según AFP.

En una señal de apoyo, el parlamento turco aprobó el envío de tropas a su base en Qatar, aunque no anunció ni cuándo lo hará ni cuántos soldados más va a enviar.

Temas relacionados

Contenido relacionado