Estados Unidos: ¿se contradicen Donald Trump y su secretario de Estado Rex Tillerson sobre la crisis de Qatar?

Donald Trump y Rex Tillerson en dos fotos diferentes. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Hay quienes consideran que las declaraciones de Trump y del secretario de Estado Rex Tillerson sobre Qatar se contradicen.

"Qatar, lamentablemente, ha sido un patrocinador del terrorismo a un nivel muy alto. He decidido, junto al secretario de Estado Rex Tillerson, nuestros grandes generales y los militares que ha llegado la hora de llamar a Qatar a terminar ese financiamiento".

Con esos señalamientos, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a apuntar el dedo acusador en contra del pequeño emirato que desde comienzos de semana vive una grave crisis que le enfrenta con Arabia Saudita y otros países árabes que han cortado sus relaciones diplomáticas y cerrado sus fronteras con Qatar.

En sus palabras, pronunciadas durante una visita del presidente de Rumania a la Casa Blanca, el mandatario estadounidense añadió que las acciones de la coalición árabe contra Qatar eran "duras pero necesarias".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El presidente Trump realizó una visita oficial a Qatar, en compañía de Tillerson, el pasado 21 de mayo.

Eso, poco después de que el secretario de Estado, Rex Tillerson, había hecho un llamado a Riad y al resto de países árabes para que aflojaran el bloqueo contra Qatar, advirtiéndoles que estaba causando problemas humanitarios en el emirato, afectando los negocios en la región y poniendo en riesgo las acciones militares en contra del autodenominado Estado Islámico.

Tillerson, a quien Trump ofreció oficialmente como mediador, dijo que por sus conversaciones con actores de la región consideraba claro que "hay elementos disponibles para una solución" y pidió a los países implicados "tomar medidas inmediatas para reducir la intensidad de la situación".

"Trump habló en un tono muy diferente al de su secretario de Estado Rex Tillerson", destacó la corresponsal de la BBC en Washington Barbara Plett Usher ante el contraste de ambas intervenciones.

"Bochorno"

Haizam Amirah-Fernández, analista especializado en el Mediterráneo y el Mundo Árabe del Real Instituto Elcano de España, calificó la aparente contradicción como "alarmante".

"Caos absoluto en la respuesta de EEUU a la crisis entre Qatar y vecinos. Trump, Tillerson y Mattis van por libre. Bochornoso y alarmante", dijo el especialista en un mensaje en su cuenta de Twitter en referencia a la aparente contradicción.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Qatar es acusado por sus vecinos de apoyar el terrorismo.

Amirah-Fernández mencionó al secretario de Defensa, general James Mattis, quien también ha estado realizando gestiones relacionadas con la crisis sobre Qatar.

Estados Unidos tiene en ese país su principal base aérea en Medio Oriente, donde tiene desplegados unos 10.000 soldados. Allí se planifica y ejecuta la lucha contra el autodenominado Estado Islámico (EI), así como las operaciones militares de Estados Unidos en Siria, Irak, Afganistán y otros 17 países ubicados desde el norte de África hasta el sudeste asiático.

Poco antes de la intervención de Trump, el Pentágono emitió una declaración destacando la importancia crítica que tiene Qatar como socio militar de Estados Unidos y manifestando su preocupación por la posibilidad de que la profundización de la inestabilidad pudiera dañar la campaña contra EI.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Estados Unidos tiene en Qatar su principal base aérea en Medio Oriente.

"Aunque las operaciones actuales desde la base aérea de Al Udeid no han sido obstaculizadas o restringidas, la situación actual está dificultando nuestra capacidad para planificar operaciones militares de largo plazo", dijo el capitán Jeff Davis, un portavoz del Pentágono, a través de una declaración.

La crisis se inició el lunes pasado, cuando Arabia Saudita, Egipto, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Yemen y Libia rompieron relaciones con Qatar, al que acusan de generar inestabilidad y de respaldar a grupos terroristas, incluyendo al autodenominado Estado Islámico (EI) y a Al Qaeda, algo que Doha niega rotundamente.

Al día siguiente, Trump publicó en su cuenta de Twitter una serie de mensajes en los que parecía atribuirse el crédito por la decisión tomada por Arabia Saudita y los demás países.

Según The New York Times, esos mensajes del mandatario generaron sorpresa en las autoridades qataríes que comenzaron a preguntar a los funcionarios estadounidenses si la alianza entre ambos países estaba en peligro.

Una duda para la que, muy probablemente, aún no tengan una respuesta firme en Doha.

Contenido relacionado