"Es propaganda de gente a la que ustedes apoyan": la arremetida del presidente de Rusia contra la BBC tras su anual "Línea directa con Vladimir Putin"

Vladimir Putin en el programa Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Hubo momentos de tensión durante la emisión del programa "Línea directa con Vladimir Putin".

La pregunta no le gustó al presidente de Rusia, Vladimir Putin, aunque, dijo, tampoco le sorprendió.

Y es que la periodista del servicio ruso de la BBC Farida Rustamova le pidió este jueves a Putin su valoración sobre las recientes protestas contra el gobierno ruso.

Además, le preguntó si considera que Alexei Navalny, convocante de las marchas, es su rival para las próximas elecciones presidenciales de 2018.

"Cuando supe que era usted de la BBC no tuve dudas de que iba a hacer exactamente esta pregunta. De alguna manera es propaganda de gente a la que ustedes apoyan", respondió Putin.

A partir de ahí, el presidente ruso defendió el derecho de los ciudadanos a protestar, siempre que fueran marchas legales.

"Es una buena manera para que las autoridades de cualquier país, incluido Rusia, conozcan el punto de vista de personas que están en desacuerdo con el gobierno", prosiguió.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El presidente ruso habló con los periodistas fuera del estudio donde se realizó el programa y allí se encontró con la reportera de la BBC Farida Rustamova.

"Todas las protestas deben ser legales y, de la misma manera, las autoridades y sus representantes deben respetar la ley", agregó.

"Pero hay una diferencia entre organizar protestas y usarlas como un instrumento para provocar y para el autobombo. Eso no me parece bien.

"Creo que esto no se hace para mejorar la situación o resolver los problemas reales del país sino para autopromoción y alcanzar unos objetivos personales".

"Línea directa con Vladimir Putin"

El intercambio entre Putin y Rustamova se produjo al término de "Línea directa con Vladimir Putin", un programa anual de preguntas y respuestas que se transmite en vivo a todo el país por radio y televisión.

Es una suerte de encuentro ensayado para mostrar la mejor imagen del presidente ruso, que se presenta ante la ciudadanía como el único que puede arreglar sus problemas.

Durante casi cuatro horas, el presidente ruso recibió llamadas de todo el país.

Putin se mostró comprensivo con las docenas de personas que se quejaron de tener salarios miserables, de la mala atención médica y las malas carreteras.

También repartió regaños y órdenes a los líderes regionales.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El programa "Línea directa con Vladimir Putin" se emite anualmente por radio y televisión,

"Es un formato muy ensayado para mostrar a Vladimir Putin, el Benevolente", explica el periodista de la BBC Steve Rosenberg.

Señales de frustración

En sus comentarios de apertura, Putin reconoció que los tiempos han sido difíciles y que los ingresos personales han caído: más del 13% de los rusos vive bajo el umbral de la pobreza.

Pero el mandatario subrayó que la economía crece de nuevo y dijo que mantener esa tendencia es su prioridad.

A falta de menos de un año para las elecciones presidenciales, es evidente que algunos rusos están cada vez más frustrados.

En la pantalla aparecieron varios mensajes de texto críticos con Putin.

Alguien opinó que tres mandatos como presidente son suficientes.

Otro preguntaba: "¿Cuánto tiempo tendremos que escuchar 'no hay dinero, pero aguanten'?".

Otro describía el programa como un "circo" mientras otro simplemente escribió: "Adiós, Vladimir Vladimirovich".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El programa se pudo ver en pantallas gigantes repartidas por todo el país.

Bromas sobre Comey

También hubo espacio para la política exterior.

Ante las preguntas sobre las relaciones entre Rusia y Estados Unidos, Putin bromeó con la idea de que Rusia le podría ofrecer asilo a James Comey, exdirector del Buró Federal de Inteligencia (FBI), si se mete en problemas por filtrar a la prensa conversaciones grabadas con el presidente estadounidense Donald Trump.

Putin comparó a Comey con el excontratista de la Agencia Nacional de Seguridad de EE.UU. (NSA), Edward Snowden, que ahora vive en Rusia.

"Si se le persigue (a Comey), estamos listos para darle asilo político", dijo entre risas.

Putin despreció una vez más las acusaciones de que Rusia interfirió en las elecciones de Estados Unidos e insistió en que no hay ninguna prueba.

Sin embargo, en general la política exterior estuvo en segundo plano en comparación con los asuntos internos.

Algo que no es extraño teniendo en cuenta que las próximas elecciones están a la vuelta de la esquina.

Temas relacionados

Contenido relacionado