Demasiado caluroso para volar: por qué las altas temperaturas obligaron a cancelar decenas de vuelos en Phoenix, Arizona

Avión en el cielo durante un atardecer Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las altas temperaturas en Phoenix superan los límites máximos de operación de algunas aeronaves.

Más de 40 vuelos fueron cancelados en la ciudad estadounidense de Phoenix, Arizona, debido a que la temperatura es tan elevada que no es segura para las aeronaves.

El Servicio Meteorológico estadounidense pronosticó temperaturas de 49 grados centígrados en la ciudad esta semana.

Y esa temperatura supera el límite de operación de algunos aviones.

American Airlines anunció la cancelación de decenas de vuelos que debían partir del aeropuerto Sky Harbor de Phoenix.

Derechos de autor de la imagen CHRISTOPHE ARCHAMBAULT
Image caption Las aeronaves más grandes como los Boeing 747 y el Airbus tienen límites de operación a temperaturas más elevadas.

Las cancelaciones afectan fundamentalmente vuelos regionales que utilizan aeronaves más pequeñas como Bombardier CRJ, cuya temperatura máxima de operación es de 48 grados centígrados.

Los vuelos suspendidos estaban previstos para las horas más calientes del día, entre las 15:00 y las 18:00 hora local.

Temperaturas de este tipo se registran menos de una vez al año en promedio, señaló la oficina del Servicio Meteorológico en Phoenix.

¿Por qué los aviones no pueden volar a altas temperaturas?

A medida que la temperatura es más elevada, el aire se expande y tiene menor densidad. Es más delgado.

Esa menor densidad reduce la cantidad de levantamiento que se genera en las alas de un avión, esto es un principio básico de la aeronáutica.

Eso, a su vez, significa que los motores de la aeronave necesitan generar más empuje para volar.

Derechos de autor de la imagen SPL
Image caption El ala de un avión está diseñada de forma que se crea una presión menor cuando el aire fluye por la parte superior del ala, y una presión mayor cuando fluye por debajo.

El ala de un avión está diseñada de forma que se crea una presión menor cuando el aire fluye por la parte superior del ala, y una presión mayor cuando fluye por debajo.

La diferencia de presión crea una fuerza hacia arriba, pero se necesita un determinado flujo de aire para generar la fuerza necesaria.

En condiciones de temperaturas extremas, debido a la menor densidad del aire, es más difícil generar esa fuerza en la forma adecuada.

Pistas y altitud

El impacto de la temperatura en los vuelos es bien conocido.

Un reporte de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI por sus siglas en inglés) de 2016, incluso advirtió que las altas temperaturas causadas por el cambio climático podrían "tener consecuencias severas para el despegue de las aeronaves, en lugares ubicados a gran altura o en pistas cortas que limitan la capacidad de carga o de almacenamiento de combustible".

Cuanto mayor sea la velocidad del avión respecto al aire, mayor es la fuerza de sustentación.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La Organización de Aviación Civil Internacional advirtió que el aumento de temperatura debido al cambio climático podría tener en ciertos casos "severas consecuencias en el desempeño de los aviones al despegar".

Por este motivo, para despegar, los aviones necesitan una pista en donde poder acelerar hasta alcanzar una cierta velocidad.

En países de Medio Oriente debido a temperaturas elevadas, o en aeropuertos de América del Sur a gran altitud, los vuelos de mayor duración suelen despegar al final de la tarde o en la noche, cuando la temperatura es menor.

Boeing y Airbus

Las aeronaves más grandes como los Boeing 747 y el Airbus tienen límites de operación a temperaturas más elevadas y no han sido afectadas por el calor en Phoenix.

Un comunicado de American Airlines publicado en diario local The Arizona Republic señala que esos modelos operan normalmente hasta los 53 grados centígrados.

Y esa temperatura es precisamente la prevista para Furnace Creek en el Valle de la Muerte en California.

El servicio de parques nacionales del Valle de la Muerte advirtió a los visitantes que eviten caminatas después de las 10 de la mañana y que viajen "preparados para sobrevivir".

Temas relacionados