La dura respuesta de la presentadora Mika Brzezinski a Donald Trump, quien la tachó de "loca de bajo coeficiente intelectual" que "sangraba por un estiramiento facial"

Mika Brzezinski Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Brzezinski afirma que Trump tiene una "obsesión enfermiza" con su programa.

Muchos creen que esta vez Donald Trump se pasó de la raya.

El mandatario estadounidense enfrenta una ola de indignación desde que publicó una serie de tuits en contra de la presentadora de televisión de la cadena MSNBC Mika Brzezinski, a quien llamó "loca de bajo coeficiente intelectual" y dijo que "sangraba gravemente por un estiramiento facial".

Cómo un periodista descubrió que es falsa la portada de Donald Trump en la revista Time colgada en edificios del presidente de Estados Unidos

La dura forma de referirse a la mujer ocasionó que políticos y figuras públicas estadounidenses cuestionaran de nuevo la actitud de Trump.

Los mensajes del mandatario fueron publicados en su cuenta de Twitter el jueves en la mañana y este viernes fueron respondidos en un artículo en The Washington Post firmado por la propia Brzezinski y por Joe Scarborough, quien es su pareja sentimental y copresentador en el programa matutino Morning Joe.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Brzezinski y Scarborough están comprometidos.

Bajo el título "Donald Trump no se encuentra bien", Brzezinski y Scarborough le acusan de mentir en sus comentarios sobre ellos, señalan sus dudas sobre si el mandatario se encuentra cualificado para el cargo que ocupa y cuestionan su "continuo maltrato hacia las mujeres".

"Es preocupante que el presidente de Estados Unidos continúe con su incesante ataque contra las mujeres. Desde sus reflexiones sobre la menstruaciones (de la presentadora) Megyn Kelly, hasta su humillante tratamiento a una ex Miss Universo por su gordura, a su fanfarronería sobre su supuesta facilidad para agarrar los genitales femeninos", apuntan.

Los presentadores afirman que Trump no se encuentra "preparado mentalmente" para ver Morning Joe. "La obsesión enfermiza del presidente con nuestro programa de televisión ha sido pública durante meses", dicen.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Mika Brzezinski es presentadora de un programa de televisión en la cadena MSNBC.

Además afirman que miembros del equipo de la Casa Blanca les advirtieron que el National Enquirer, un diario conservador muy próximo a Trump, estaba preparando un artículo negativo sobre ellos, a menos que ellos le pidieran a Trump que lo impidiera.

"No están a la altura del cargo"

Por sus mensajes contra la pareja de presentadores, Trump recibió numerosas críticas provenientes no sólo de sus contrincantes políticos, sino también de miembros del Partido Republicano, que lo postuló a la presidencia estadounidense.

Como ejemplo están los senadores republicanos Lindsey Graham y Ben Sasse, quienes por separado respondieron que los recientes tuits de Trump son impropios quien ocupa la Casa Blanca.

Derechos de autor de la imagen Twitter
Image caption El tuit del senador republicano Lindsey Graham.

"Señor presidente, sus tuits no están a la altura del cargo y representan lo que está mal en la política estadounidense, no la grandeza de Estados Unidos", escribió Graham.

El propio vocero de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, afirmó que los comentarios hechos por Trump sobre Brzezinksi no le parecen adecuados.

Por su parte, la oficina de comunicaciones de MSNBC lamentó el episodio y cuestionó el comportamiento del presidente.

"Es un día triste para Estados Unidos, cuando el presidente gasta su tiempo intimidando, mintiendo y vomitando pequeños ataques personales en lugar de hacer su trabajo", señaló la compañía en un comunicado.

Para el Comité Nacional del Partido Demócrata, los tuits de Trump son un "ataque a las mujeres de todas partes".

Fuego cruzado

Trump embistió contra Brzezinski y su copresentador Joe Scarborough después de que ambos realizaran críticas contra él en "Morning Joe".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Joe Scarborough y Mika Brzezinski son una pareja profesional y sentimental.

Los conductores habían calificado al gobierno de Trump como una dictadura y Brzezinski llegó a decir que los miembros del gabinete sufrieron una lobotomía.

Trump devolvió los golpes a su estilo.

"Escuché que el programa de pobre audiencia Morning Joe habla mal de mí (ya no lo veo)", comenzó Trump en su tuit de la mañana del jueves, antes de pasar a atacar a los presentadores.

"Entonces cómo es que la loca de bajo coeficiente intelectual de Mika y el psicópata de Joe vinieron a Mar-a-Lago tres noches seguidas en fin de año e insistieron en verme".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Trump embistió contra Brzezinski y su copresentador Joe Scarborough, después de que ambos realizaran críticas contra él en su programa "Morning Joe".

Trump asegura que rechazó su propuesta reunión en su complejo turístico de Florida. "!Yo les dije que no!", tuiteó.

Brzezinski y Scarborough afirman que esto es falso y aseguran que fue Trump quien les invitó a cenar en Mar-a-Lago el 30 de diciembre. Afirman que esa noche solo acudió Scarborough y que al día siguiente Trump le pidió que acudiera nuevamente con Brzezinski, algo que hicieron pero solo por 15 minutos, negándose a asistir a la fiesta de Fin de Año.

Sin embargo, lo que más indignación ha causado en la mayoría de las críticas hacia Trump fue haber señalado que la presentadora había sangrado por un tratamiento estético.

Mika es la hija del recientemente fallecido Zbigniew Brzezinski, consejero de Seguridad Nacional del expresidente Jimmy Carter. Scarborough es un excongresista republicano.

Derechos de autor de la imagen Twitter
Image caption La cadena MSNBC repudió los ataques de Trump a sus conductores.

Análisis

"Trump golpea al nido de los avispas otra vez" - Anthony Zurcher, BBC Washington

Repasemos rápidamente a todas las personas que le han dicho a Donald Trump que reduzca sus tuits como presidente. Su esposa, sus asesores en la Casa Blanca, sus abogados, republicanos en el Congreso e incluso sus propios partidarios piensan que sus "fusilamientos" en redes sociales son contraproducentes.

Sin embargo, aquí estamos de nuevo. Otra mañana, otra episodio de intensa injuria en Twitter que marca un quiebre dramático del comportamiento (al menos público) de los pasados ​​ocupantes de la Oficina Oval.

Que esto no represente ningún shock puede, de hecho, ser el shock más grande de todos.

Trump se burló de las opiniones de la gente (Rosie O'Donnell) como un hombre de negocios y fue recompensado con el estrellato en un reality de televisión.

Se burló del criterio de las personas (Carly Fiorina, Rand Paul) como candidato, y fue recompensado con la presidencia.

Ahora se está burlando de lo que dice la gente desde su nuevo hogar en la Casa Blanca.

El presidente ha golpeado el nido de las avispas otra vez y será condenado rotundamente por comentaristas de los medios y los demócratas.

Los políticos republicanos expresarán su preocupación y luego volverán a sus esfuerzos legislativos conservadores.

Esto también pasará. Hasta el próximo episodio. Hasta que los votantes estadounidenses, los únicos, al parecer con el poder real, decidan que quieren un cambio.


La Casa Blanca se defiende

En medio del torrente de críticas surgido en pocas horas, la Casa Blanca rechazó las sugerencias de que Trump hubiese hecho algo malo.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El uso que hace Donald Trump de Twitter es uno de los aspectos más comentados de su presidencia.

"El presidente fue atacado sin piedad por las cuentas personales de los miembros de ese programa", afirmó la secretaria de prensa adjunta Sarah Huckabee Sanders, en una rueda de prensa.

"Y creo que ha sido muy claro que cuando lo ataquen, va a golpear de nuevo. No creo que sea una sorpresa para nadie que él pelee fuego con fuego", añadió la funcionaria.

El reciente caso es el segundo cruce de Trump con una presentadora de noticias en el último año.

Durante un debate de la campaña electoral en agosto de 2016, la moderadora de Fox News, Megyn Kelly, le preguntó por qué había utilizado calificativos ofensivos en el pasado contra las mujeres.

Después de lo sucedido, y al igual que hizo recientemente con Brzezinksi, Trump recurrió a una escena relacionada con la sangre.

"Había sangre saliendo de sus ojos, sangre saliendo de ella dondequiera".

Temas relacionados

Contenido relacionado