La dura respuesta conjunta de Rusia y China al lanzamiento del misil balístico por Corea del Norte

Una mujer en Corea del Sur mira el lanzamiento en una TV Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Moscú y Pekín expresaron su "profunda preocupación" por el anuncio de Corea del Norte del 4 de julio sobre el lanzamiento de un misil balístico.

Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y China, Xi Jinping, pidieron a Corea del Norte que anuncie de manera voluntaria "una moratoria de las pruebas nucleares y de los ensayos de misiles balísticos".

El llamado forma parte de una iniciativa conjunta anunciada en Moscú, donde se encuentra de visita el presidente chino.

Este martes Corea del Norte anunció el lanzamiento "con éxito" de un misil balístico intercontinental, algo que despertó "profunda preocupación" en Moscú y Pekín.

Rusia y China, países que comparten fronteras terrestres con Corea del Norte, indicaron que el lanzamiento es "inadmisible" porque contradice las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y expresaron su rechazo al uso de la fuerza.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los mandatarios de China y Rusia presentaron su iniciativa en Moscú.

Por eso, además de las suspensión de pruebas nuclearles por parte de Pyongyang, ambos mandatarios pidieron a Estados Unidos y Corea del Sur "que se abstengan de realizar maniobras militares conjuntas a gran escala".

Sobre EE.UU.

Ambos mandatarios insistieron en que el despliegue del escudo antimisiles estadounidense en el sureste de Asia, el poderoso Thaad, "representa un grave perjuicio para los intereses de seguridad estratégica de los países de la región, incluidos Rusia y China".

"Las preocupaciones de Corea del Norte deben ser respetadas. Otros países deben realizar esfuerzos para la reanudación de las negociaciones, crear conjuntamente una atmósfera de paz y de confianza mutua", señala el comunicado difundido luego de la conferencia de prensa conjunta.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El misil balístico disparado por Corea del Norte corresponde a un misil de alcance medio y no intercontinental como anunció Pyongyang, declaró el Ministerio de Defensa ruso.

No obstante, al conocerse la noticia, el presidente de EE.UU., Donald Trump, escribió en Twitter: "Es difícil creer que Corea del Sur y Japón vayan a postergar esto mucho más".

Y agregó: "Quizá China tome medidas contundentes contra Corea del Norte y acabe con esta tontería de una vez por todas".

Confiar en una futura acción de parte de China puede no ser suficiente, informa James Robbins, corresponsal en asuntos diplomáticos de la BBC.

China "no siempre ve a EE.UU. como un aliado ni piensa que Corea del Norte es hoy una amenaza mayor que si llegara a colapsar", escribe Robbins.

El fin del liderazgo de Kim Jong-un, analiza Robbins, podría significar la reunificación de la península coreana y su transición a una gran nación asiática amiga de Washington, lo cual no es bien visto por Pekín.

Corea del Norte desafiante

"La solución del problema en la península coreana con el fin de garantizar una paz y estabilidad sólidas en el noreste de Asia figura entre las prioridades de la política exterior común", dijo Putin a la prensa tras reunirse con Xi en el Kremlin.

"Las partes llaman insistentemente a Corea del Norte a que cumpla de manera estricta las cláusulas incluidas en las citadas resoluciones", agrega el comunicado.

Según Pyongyang, el misil balístico intercontinental lanzando este martes permaneció en el aire 37 minutos, más que ningún otro hasta la fecha, recorrió más de 930 kilómetros y alcanzó una altitud de 2.802 kilómetros antes de caer en el Mar de Japón.

El físico David Wright, miembro de la estadounidense Unión de Científicos Preocupados (UCS, por sus siglas en inglés), cree que si el misil no hubiera volado tan alto y su trayectoria hubiera sido más regular, entonces su alcance habría sido mucho mayor de los 930 kilómetros.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El objetivo del sistema de defensa Thaad de EE.UU. es eliminar misiles considerados una amenaza para Corea del Sur.

"Si los reportes son correctos, ese mismo misil pudo haber tenido un alcance máximo de unos 6.700 kilómetros con una trayectoria estándar", esto es, si hubiera hecho un recorrido más directo en lugar de dibujar una parábola, escribió en allthingsnuclear.org, el blog de la organización a la que pertenece.

A lo que añadió: "Ese rango podría no ser suficiente para llegar a los otros 48 estados o a las islas de Hawaii, pero le permitiría arribar a Alaska", en el extremo noroccidental de Estados Unidos.

Si bien Rusia aseguró seguidamente que el cohete era de alcance medio, el lanzamiento en sí es un nuevo desafío del gobierno de Kim Jong-un a las prohibiciones establecidas por el Consejo de Seguridad de la ONU y años de sanciones internacionales.

Contenido relacionado