Rusia: por qué los cosacos de San Petersburgo expulsaron de sus filas a Donald Trump, su "miembro honorario"

Cosacos de San Petersburgo
Image caption Los cosacos Irbis de San Petersburgo son herederos de la tradición musical.

Es un famoso clan guerrero de antaño. Amado por su patria y temido por varios de sus enemigos.

Conocidos por su destreza militar y la confianza que tenían en sí mismos, arrasaron y conquistaron diversos territorios.

Hoy son venerados por varios grupos en Rusia y Ucrania que siguen sus tradiciones. Y precisamente uno de ellos, de San Petersburgo, nombró a Donald Trump como cosaco honorario en noviembre pasado.

Pero ahora cambiaron de opinión.

El entonces recién elegido presidente de EE.UU. había seducido a los cosacos Irbis de San Petersburgo con sus promesas de recortar los fondos de la OTAN y reconstruir las relaciones con Moscú.

Pero los herederos del famoso clan guerrero, se desilusionaron de su colega luego de que Trump ordenara lanzar misiles contra una base aérea en Siria, un ataque que Moscú calificó como agresión contra un estado soberano.

Las razones

En un parque de San Petersburgo Steve Rosenberg, corresponsal de la BBC ,se encuentra con este grupo de cosacos musicales. Vestidos con uniformes militares, cantan una oración cosaca, suplicando al Señor que bendiga al pueblo y les proporcione alimento, verdad y libertad.

Image caption "El presidente de Estados Unidos rompió sus promesas", dice Andrey Polyakov.

Con Rosenberg está el jefe cosaco local Andrey Polyakov. Se conocieron justamente el mes en que su grupo nombró a Trump honorario de sus filas.

"Su comunidad había estado tan emocionada por la perspectiva de un presidente pro Rusia en EE.UU., que nombraron a Trump cosaco honorario", cuenta el periodista.

Ocho meses después, el grupo de Polyakov expulsó a Trump de sus filas.

"El presidente de Estados Unidos rompió sus promesas y es un hombre que debiera cumplir su palabra", cuenta Polyakov.

"Dijo que las relaciones con Rusia mejorarían, que reduciría los fondos para la OTAN y que se concentraría en los asuntos internos".

"En lugar de eso, Estados Unidos continúa su agresiva política exterior, por ejemplo en Medio Oriente", completa.

Por supuesto, Trump tiene problemas más importantes que ser expulsado de los cosacos. Uno de ellos y de los principales son las numerosas investigaciones sobre los supuestos vínculos de Rusia con el equipo de Trump durante su campaña.