Estados Unidos: la demanda con la que 18 estados quieren evitar que miles de universitarios paguen millones de dólares al gobierno

Betsy DeVos, secretaria del departamento de educación de Estados Unidos. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Betsy DeVos, secretaria del departamento de educación de Estados Unidos.

Dieciocho estados demandaron a Betsy DeVos, secretaria de educación de Estados Unidos, quien frenó una medida que buscaba eliminar la deuda de estudiantes que habían recibido préstamos del gobierno para pagar sus estudios, pero que resultaron estafados por las universidades privadas a las que asistían.

La norma, que había sido diseñada durante el gobierno de Barack Obama, debía entrar en vigencia el pasado 1 de julio.

Sin embargo, en junio la secretaria DeVos, del Partido Republicano, suspendió la medida con el argumento de que debía ser revisada, pues acelerar la cancelación de la deuda significaría un gran gasto para los contribuyentes.

DeVos justificó la suspensión por una demanda que está en curso en California, donde una asociación de universidades privadas busca bloquear la cancelación de la deuda.

Los fiscales autores de la demanda contra DeVos, todos de estados gobernados por los demócratas, sostienen que esa revisión es un "mero pretexto" para derogar las reglas y reemplazarlas por otras que "eliminarán o diluirán los derechos y protecciones de los estudiantes".

Las críticas contra Betsy DeVos

  • * "Una de las peores nominadas en ser jamás consideradas para el puesto", dijo el senador demócrata Chuck Schumer.

  • * Nunca ha asistido, trabajado ni enseñado en una institución de educación pública.

  • * Senadores demócratas cuestionaron los millones de dólares que recaudó para aumentar las escuelas administradas por compañías privadas en Michigan.

Getty

El porqué de la demanda

La demanda, que fue presentada este jueves en una corte en Washington DC, sostiene que DeVos y el Departamento de Educación violaron la ley federal por haber anunciado la suspensión de la norma con poco aviso al público y sin haber dado la oportunidad de hacer comentarios.

Del otro lado, Liz Hill, secretaria de prensa del Departamento de Educación, declaró: "Con esta demanda impulsada por motivos ideológicos, los abogados pretenden regular primero y hacer las preguntas legales después".

Hill añadió que estas normas fueron adoptadas en medio de un "proceso altamente politizado".

Las medidas que DeVos suspendió fueron creadas a finales de 2016, luego de que varias universidades privadas colapsaran en medios de investigaciones por prácticas engañosas, pues les prometían a los estudiantes que iban a conseguir empleo luego de graduarse, y por eso les aumentaban el valor de la matrícula.

En el caso de Corinthian College, uno de los más sonados, se aceptaron más de 15.000 solicitudes de cancelación de la deuda, por un valor de 247 millones de dólares.

Los estados que firmaron la demanda son Massachusetts, California, Connecticut, Delaware, Hawái, Illinois, Iowa, Maryland, Minnesota, Nuevo México, Nueva York, Carolina del Norte, Oregón, Pensilvania, Rhode Island, Vermont, Virginia, Washington y el Distrito de Columbia.

La industria de los préstamos a estudiantes que alcanza un monto de US$1,4 billones, fue uno de los temas álgidos durante la campaña presidencial de 2016.

Los demócratas buscaban mantener las reformas de Obama, mientras que los republicanos, entre ellos el ahora presidente Donald Trump, dijeron que el gobierno debía salirse del negocio de prestarles dinero a los estudiantes.

Temas relacionados

Contenido relacionado