El Senado de Estados Unidos vota a favor de debatir la reforma sanitaria para abolir Obamacare, pero fracasa en el primer intento de encontrarle una alternativa

Senado de Estados Unidos Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Los senadores estadounidenses recibieron con aplausos a John McCain, que la semana pasada fue diagnosticado con un tumor cerebral.

Pese a que se dio por fracasada la pasada semana, el Senado de Estados Unidos decidió este martes con 51 votos a favor y 50 en contra seguir adelante con el debate sobre la reforma de salud y la abolición del "Obamacare".

En la tarde, los senadores votaron una moción de procedimiento para discutir finalmente la reforma de la ley de salud propuesta por la Cámara de Representantes, pero en la noche se presentó el primer contratiempo: la iniciativa para derogar el "Obamacare" no fue aprobada por el Senado.

Fue la primera votación de una serie que tendrá lugar en los días venideros para eliminar o reemplazar elementos de la ley de salud vigente, propuesta por el expresidente Barack Obama.

Pero todavía no está claro qué medidas los senadores debatirán y votarán en este sentido.

Al parecer, hay dos opciones: un proyecto de ley de revocación y reemplazo, al que le ha costado recibir apoyo entre los republicanos, u otro que promulgue la revocación, pero con la cláusula de que no entre en vigor en los próximos dos años, con la esperanza de llegar a un acuerdo antes de que transcurra ese lapso.

Pero los senadores también han considerado una posibilidad intermedia: la discusión de una ley que elimine los puntos más controvertidos de la existente en aras de lograr un mayor consenso.

Trump y la reforma

El presidente Donald Trump, uno de los impulsores de la abolición de la reforma sanitaria de Barack Obama, instó en los últimos días a los senadores republicanos a apoyar su ley de salud.

"Es el momento de actuar", había subrayado el presidente el lunes.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption McCain fue recibido con aplausos por senadores de ambos partidos.

Pocos minutos después de la primera votación, Trump escribió un mensaje en Twitter en el que felicitó a los republicanos por la decisión y añadió: "¡Ahora podemos ofrecer una gran atención sanitaria a todos los estadounidenses!".

Durante una rueda de prensa conjunta con el primer ministro de Líbano, Saad Hariri, Trump sostuvo que la votación del martes es "el principio del fin del desastre que es Obamacare".

Aparición de John McCain

El presidente también dio las gracias al senador republicano John McCain por haberse trasladado a Washington DC para votar a favor de abrir el debate.

Derechos de autor de la imagen Twitter
Image caption "Gracias por venir a DC para un voto tan crucial", le dijo Donald Trump a John McCain en Twitter. al tiempo que felicitaba a los republicanos por la votación del martes.

McCain fue la figura destacada del día al aparecer en público por primera vez tras conocerse la semana pasada que sufre un tumor cerebral maligno.

El senador fue recibido entre aplausos de sus colegas y ofreció un contundente discurso en el que llamó a dejar las diferencias a un lado.

"Espero que podamos volver a apoyarnos en la humildad, en nuestra necesidad de cooperar y en nuestra dependencia mutua", expresó McCain, quien pese a votar favorablemente este martes. se opone a la reforma tal como está planteada.

La gran promesa de campaña de Trump

La abolición y sustitución de la reforma sanitaria de Barack Obama fue uno de los pilares de la campaña de Donald Trump en su camino hacia la Casa Blanca.

Sin embargo, cumplir con esta promesa no ha sido tan fácil como preveía Trump, quien llegó a decir que derogaría Obamacare en su primer día como presidente.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebró la votación del martes como una victoria, pese a que la reforma sanitaria todavía tiene un largo camino por delante.

Tras un primer fracaso en el mes de marzo, cuando los republicanos retiraron un proyecto de ley por falta de apoyos, finalmente la Cámara de Representantes aprobó en mayo una segunda propuesta, la que ahora está sobre la mesa.

Pero para salir adelante debe ser aprobada en el Senado.

El pasado 17 de julio dos senadores republicanos anunciaron su oposición a la propuesta, uniéndose a otros dos senadores que dieron la espalda al documento.

Con la oposición de estos cuatro republicanos, y la unión de los 48 senadores demócratas, se hizo claro que la propuesta de ley fracasaría, porque los votos quedarían por debajo de los 50 necesarios para aprobarla.

Con la decisión de este martes de seguir con el debate, al menos la propuesta no queda muerta, pero todavía tiene ante sí un largo camino.

Confusión entre los senadores

"Muchos de nosotros hemos esperado literalmente años a que llegue este momento y, finalmente, ha llegado", dijo el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

Muchos senadores expresaron disconformidad con el proceso por la falta de transparencia con que McConnell ha manejado el asunto.

Además, entre los propios senadores republicanos cundía la confusión.

El senador republicano Ron Johnson le dijo a la prensa antes de la votación: "No tengo ni idea de lo que vamos a votar".

Temas relacionados

Contenido relacionado