Putin ordena expulsión de 755 empleados de la embajada y otros consulados de Estados Unidos en Rusia en respuestas a sanciones de Washington

trump y putin Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Trump y Putin se reunieron en la pasada cumbre del G20 en Alemania.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó este domingo la expulsión de 755 empleados de la embajada de Estados Unidos en Moscú y en los consulados de San Petersburgo y otras ciudades, en respuesta a las sanciones aprobadas contra el Kremlin la pasada semana.

En una entrevista con la cadena de televisión Rossia 24, el mandatario explicó que la medida obedece a que no se avizora "una mejoría" en sus relaciones con Washington.

"Hemos esperado suficiente tiempo, con la esperanza de que la situación quizás mejoraría. Pero todo indica que incluso si la situación cambia, eso no va a suceder pronto ", afirmó.

El anuncio de la expulsión, que se haría efectiva el 1 de septiembre, tiene lugar dos días después de que Moscú solicitara a la legación diplomática estadounidense un recorte de su personal diplomático a 455, el mismo que existe en la embajada rusa en Washington.

"Más de mil personas trabajaban y trabajan aún en la embajada y consulados de EE.UU. 755 de ellos deberán interrumpir sus actividades en Rusia", dijo Putin este domingo. Entre los mencionados empleados se encuentran diplomáticos y personal de apoyo tanto estadounidense como ruso.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso también informó este viernes que incautaría propiedades de esparcimiento y una bodega de almacenamiento utilizadas por los diplomáticos estadounidenses en Moscú.

El origen de las sanciones

Las sanciones del Kremlin contra Washington tienen lugar luego de que el Congreso de Estados Unidos aprobara la pasada semana un nuevo paquete de medidas contra el gobierno ruso, por la supuesta interferencia en las elecciones de 2016 y la invasión de Crimea en 2014.

Ya en diciembre pasado, el entonces presidente Barack Obama ordenó la expulsión de 35 diplomáticos rusos y la confiscación de dos propiedades desde las que, supuestamente, se habrían realizado labores de espionaje vinculados a las elecciones.

Tras esos hechos, Moscú no tomó ninguna medida de respuesta, en espera de la sucesión presidencial que tendría lugar en enero de 2017.

Pero en una jugada estratégica, el Congreso estadounidense aprobó por amplia mayoría codificar las sanciones contra Moscú y convertirlas en ley, lo que podría llevar incluso a sortear el veto presidencial.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Una de las mansiones embargadas por el gobierno de Obama a Moscú.

También aumentaron las restricciones a terceros países para hacer negocios con empresas rusas, en particular en el sector energético, lo que preocupó a gobiernos europeos por la posibilidad de eventuales sanciones por apoyar proyectos de gasoductos con los rusos.

Vínculos con Rusia

El anuncio de las sanciones contra Rusia tiene lugar en un momento en el que el Senado de Estados Unidos investiga la supuesta vinculación de la campaña de Trump con el Kremlin.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El Comité de Inteligencia del Senado investiga la intervención rusa en las elecciones de 2016.

Hasta la fecha, los contactos con Rusia le costaron el puesto a dos importantes asesores de Trump: su jefe de campaña, Paul Manafort, quien tuvo que renunciar en agosto de 2016, y su primer asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, quien hizo lo mismo en febrero.

La pasada semana, el yerno del presidente Jared Krushner compareció ante el comité del Senado que investiga la intervención rusa en las elecciones, mientras se espera que esta semana lo hagan el hijo de Trump, Donald Trump Jr. y el propio Manafort.

Temas relacionados

Contenido relacionado