Trump firma una ley que impone nuevas sanciones a Rusia por su supuesta intervención en las elecciones presidenciales de 2016

Donald Trump Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Trump no podrá eliminar las nuevas sanciones sin el apoyo del Congreso.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este jueves una ley que impone nuevas sanciones a Rusia por la supuesta interferencia de Moscú en las elecciones presidenciales de 2016 y por su intervención en Ucrania en 2014.

El paquete de medidas fue aprobado la semana pasada por una abrumadora mayoría en el Senado (92 votos a favor y apenas 2 en contra).

También contaba con el apoyo mayoritario de congresistas republicanos y demócratas en la Cámara de Representantes, por lo que su aplicación estaba garantizada incluso si Trump decidía vetarla.

Además de las sanciones a Rusia, los legisladores incluyeron en el paquete sanciones a Irán y Corea del Norte, dos focos frecuentes de las críticas del presidente.

Moscú niega haber interferido en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, dijo que este paquete de sanciones "aprieta los tornillos de nuestros adversarios más peligrosos para mantener a salvo a los estadounidenses".

Reticencia

Trump firmó la legislación a puerta cerrada, después de que fracasaran los esfuerzos de la Casa Blanca anular la ley.

Las reticencias de Trump quedaron en evidencia en un comunicado firmado por el mandatario en el que calificó a la norma de "significativamente defectuosa".

"En su prisa por aprobar esta ley, el Congreso incluyó una serie de disposiciones claramente inconstitucionales", manifestó Trump, molesto por las nuevas restricciones a su gobierno para "negociar" con Rusia.

"Construí una verdadera gran empresa que vale muchos miles de millones de dólares. Esa es en gran parte la razón por la que fui elegido. Como presidente, puedo hacer acuerdos mucho mejores con los países extranjeros que con el Congreso", afirmó Trump.

Difíciles de eliminar

La corresponsal de la BBC ante el Departamento de Estado, Barbara Plett, explicó que la legislación codifica las sanciones impuestas a Moscú en diciembre por el expresidente Barack Obama.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las sanciones cuentan con el visto bueno tanto de los republicanos como de los demócratas en el Congreso.

Sin embargo, al ser convertidas en ley, se hace mucho más complicada su eliminación.

A partir de ahora, el presidente verá limitada su potestad tradicional para eliminarlas, pues deberá contar con el visto bueno del Congreso.

El paquete también incrementa las restricciones a terceros países para hacer negocios con empresas rusas, en particular en el sector energético, lo que preocupa a gobiernos europeos por la posibilidad de eventuales sanciones por apoyar proyectos de gasoductos con los rusos.

El domingo pasado, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó la expulsión de 755 empleados de la embajada de Estados Unidos en Moscú, en respuesta a las sanciones estadounidenses.

"Hemos esperado suficiente tiempo, con la esperanza de que la situación quizás mejoraría. Pero todo indica que incluso si la situación cambia, eso no va a suceder pronto ", afirmó el mandatario ruso en una entrevista con la cadena de televisión Rossia 24.

El anuncio de la expulsión, que se haría efectiva el 1 de septiembre, ocurrió dos días después de que Moscú solicitara a la legación diplomática estadounidense un recorte de su personal diplomático hasta situarlo en los 455 empleados, el mismo número que existe en la embajada rusa en Washington.

Reacción de Rusia

Después de conocida la puesta en vigencia de la ley de sanciones contra Rusia, el primer ministro de ese país, Demitri Medvedev, acusó a Estados Unidos de declarar una "guerra comercial".

"La firma por parte del presidente de Estados Unidos de la nueva ley de sanciones contra Rusia tiene varias consecuencias: en primer lugar, se apaga la esperanza de una mejora en nuestras relaciones con el nuevo gobierno estadounidense, y en segundo lugar se declara una guerra comercial a gran escala con Rusia", afirmó Medvédev.

El primer ministro ruso también dijo que la administración del presidente estadounidense "demostró su completa impotencia, entregando poderes ejecutivos al Congreso de una manera humillante".

Temas relacionados

Contenido relacionado