¿Puede la escalada de amenazas nucleares de Corea del Norte y Estados Unidos obligar a buscar una solución diplomática?

El líder norcoreano Kim Jong-un con la cúpula militar durante el lanzamiento de un misil en mayo. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption En concreto no se sabe con exactitud cuál es el poderío nuclear de Corea del Norte.

Corea del Norte asegura que estudia planes para atacar la isla de Guam, territorio de Estados Unidos en el Pacífico, mientras Donald Trump habla de "fuego y furia como nunca antes fueron vistos".

La crisis que rodea a los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte alcanzó una fase nueva y más peligrosa con la información de que Pyongyang podría contar con ojivas nucleares para usar en un misil de largo alcance.

Todo eso parecía a años de distancia. Pero ya no.

Durante décadas hubo esfuerzos para intentar persuadir o presionar a Pyongyang para que abandone su programa de armas.

Es imposible evaluar la capacidad nuclear exacta que tiene ahora Corea del Norte.

El país afirma tener misiles que pueden llegar a puntos continentales de Estados Unidos y dos pruebas recientes convencieron a los expertos occidentales de que esto puede ser posible.

El gobierno japonés, en su último informe sobre defensa, sugiere que Pyongyang ya tiene la capacidad de miniaturizar una ojiva nuclear para ser colocada en un misil de largo alcance.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Corea del Norte mostró en los últimos años un aumento en sus pruebas de lanzamiento de misiles.

Las autoridades estadounidenses también creen que Corea del Norte fabricó pequeñas ojivas nucleares adecuadas para un misil de largo alcance, pero no está claro, a pesar de las afirmaciones de Pyongyang, que hayan sido probadas.

Así, la cuestión ahora no es si Corea del Norte llegará a tener la capacidad de lanzar ataques nucleares de largo alcance, sino cuándo lo logrará. Y ese cuando podría ser en los próximos años.

¿Oportunidad?

Que eso coincida con el mandato del presidente Trump en la Casa Blanca es un accidente de la historia.

Pero de la misma manera en que esta coincidencia supone un riesgo añadido para la crisis con Corea del Norte, también podría implicar una oportunidad para resolverla.

Es cierto que hay motivos de preocupación, ante la falta de experiencia y la burla a la política exterior que deja al descubierto la cuenta de Twitter del presidente de Estados Unidos.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Ri Yong-ho, (en el centro) estuvo reunido con pares de otros países en Manila

Trump, parafraseando a un exsecretario de Defensa de Estados Unidos, es un "conocido desconocido", y nadie sabe cómo podría reaccionar.

Pero esto, a su vez, también obliga a pensar, y no solo a China, sobre las serias consecuencias de sus decisiones.

Política exterior

Por supuesto, como en muchas áreas, realmente no sabemos cuál es la política de Estados Unidos. Y en una diplomacia compleja, la claridad del mensaje es importante.

Pero ¿quién representa la política exterior de Estados Unidos?

¿El secretario de Estado, Rex Tillerson, quien parece abierto a las conversaciones con Pyongyang, siempre que existan unas condiciones adecuadas para ello? (Incluso el propio Trump imaginó tal posibilidad).

¿O es el Twitter de la Oficina Oval, que parece estar aumentando la presión sobre Pyongyang?

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Corea del Norte celebró sus pruebas de misiles con la emisión de sellos

No hay duda de que se alcanzó una bifurcación en el camino.

El progreso de Corea del Norte significa que pronto podrá amenazar a Estados Unidos con un ataque nuclear.

¿Qué opciones hay?

Esa posibilidad cambia el juego y todas las opciones que les quedan a EE.UU., China, Corea del Sur y Japón son difíciles.

1. Enfrentar al régimen norcoreano por todos los medios posibles

Esta alternativa implicaría aprobar sanciones más intensas, agrupar la fuerza militar regional y, si fuera necesario, ir a la guerra. Y, en última instancia, buscar un cambio de régimen en Pyongyang.

Todo ello provocaría el Armagedón en la península coreana, algo que no le gustaría a China, el jugador diplomático clave en este drama.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó severas sanciones contra Corea del Norte el fin de semana.

2. La contención

Es la opción elegida hasta el momento e incluye sanciones internacionales.

La decisión del Consejo de Seguridad de la ONU del fin de semana pasado representa casi un embargo comercial contra Corea del Norte en un pequeño número de sectores cruciales para sus ganancias por ingresos en el extranjero.

Pero la contención implicaría también la provisión de armas defensivas, similares al sistema antimisiles de Thaad desplegado en Corea del Sur, aliado de Estados Unidos.

Sin embargo, ésta no es una solución en sí misma y existe el riesgo de que cada nueva crisis termine en confrontación.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La ministra de de Relaciones Exteriores de Corea del Sur dijo que estaba dispuesta a reunirse con su par de Corea del Norte.

3.Por supuesto, también está la diplomacia.

Esto sigue siendo un reto.

Pero la combinación de factores -el avance técnico de Corea del Norte, la incertidumbre que genera la administración Trump y el hecho de el mundo se encuentra ahora ante una encrucijada en lo que respecta a Pyongyang- hace pensar que existirá una oportunidad para una solución por la vía diplomática.

Un precursor esencial pudieron haber sido las duras sanciones aprobadas el sábado contra Corea del Norte por el Consejo de Seguridad, con el respaldo de China y Rusia, junto con las llamadas explícitas de Pekín a Pyongyang para detener las pruebas nucleares y de misiles.

Pero aunque el ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Ri Yong Ho, se reunió este domingo en Manila con sus homólogos de la región, incluida la de Corea del Sur, su mensaje fue tan duro como siempre.

Ahora, a pesar de la escalada en la retórica, es necesario hacer balance.

¿A dónde irá esta crisis? ¿Se puede crear un espacio para algún tipo de apertura diplomática?

¿Cuáles son las nuevas sanciones?

Derechos de autor de la imagen AFP
  • Está prohibida la importación de carbón, mariscos, hierro y mineral de hierro, plomo y minerales de Corea del Norte.
  • Los países no pueden recibir nuevos trabajadores de Corea del Norte.
  • No se permitirán nuevas empresas conjuntas con entidades o individuos de Corea del Norte.
  • No habrá nuevas inversiones en empresas mixtas.
  • Más individuos tendrán restricciones de viajes y bienes congelados.
  • Los estados miembros informarán al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en un plazo de 90 días sobre cómo han aplicado la resolución

Esperando una señal

La diplomacia puede no haber funcionado en el pasado, pero sin duda se intentó.

¿Recuerdan el experimento de Kedo en la década de 1990?

Esta fue la llamada Organización de Desarrollo Energético de la Península Coreana que fue establecida después de un acuerdo en 1994.

Se pretendía proporcionar dos reactores nucleares a Corea del Norte de un tipo menos susceptible a la desviación de materiales nucleares para la fabricación de bombas.

A cambio, Corea del Norte debía cerrar gran parte de su industria nuclear.

Había un plan para mejorar las relaciones entre Washington y Pyongyang.

Las principales instalaciones de Corea del Norte se abrieron a la inspección del Organismo Internacional de Energía Atómica.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Estados Unidos espera ahora una señal de Corea del Norte.

Pero Kedo colapsó en 2002 ante los temores de que Pyongyang tuviera un programa clandestino de enriquecimiento de uranio y los inspectores internacionales fueran expulsados.

Kedo, sin embargo, tenía un propósito claro: revertir y cerrar las instalaciones nucleares de Corea del Norte implicadas en su programa militar.

Pero eso fue hace más de 20 años. Retirar el programa de armas nucleares y misiles de Corea del Norte ya no es una opción realista.

¿Cuáles serían los objetivos de un nuevo acuerdo diplomático? ¿Está el país de Trump dispuesto a vivir en la sombra de un misil balístico intercontinental nuclear armado en Corea del Norte?

¿Y realmente la Corea del Norte de Kim quiere abrir o liberalizar de alguna manera su gobierno lo que podría poner en duda el futuro del régimen?

Ahora esperamos una señal de Pyongyang.

Contenido relacionado