“Pensé que me iban a matar”: el escalofriante caso de los granjeros blancos sudafricanos que forzaron a un hombre negro a meterse a un ataúd para torturarlo

Willem Oosthuizen y Theo Martins Jackson durante el juicio en Middleburg, Sudáfrica. Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Willem Oosthuizen (izquierda) y Theo Martins Jackson negaron los cargos de intento de homicidio contra Victor Mlotshwa.

Victor Mlotshwa estaba aterrorizado y suplicaba que no lo mataran.

El hombre de 27 años y de nacionalidad sudafricana fue víctima de dos campesinos blancos que lo golpearon, obligaron a meterse en un ataúd y amenazaron con prenderle fuego en agosto del año pasado.

Este viernes, estos dos hombres, Theo Martins Jackson y Willem Oosthuizen, fueron encontrados culpables de intento de asesinato de Mlotshwa y su condena se conocerá el 23 de octubre.

El caso provocó indignación en Sudáfrica que puso al descubierto las tensiones raciales en algunas comunidades agrícolas del país.

Mlotshwa denunció el hecho luego de que un video se hizo viral en YouTube meses después.

"Una lección"

Derechos de autor de la imagen YouTube
Image caption El hombre de 27 años hizo la denuncia luego de que el video sobre la tortura se hiciera viral.

Durante la declaración ante la Corte de Middelburg, Jackson y Oosthuizen negaron los cargos que se le imputaron y dijeron que no quisieron hacerle daño a Mlotshwa, sino que simplemente querían "darle una lección".

Argumentaron que Mlotshwa había invadido sus tierras pero éste lo negó, diciendo que estaba tomando un atajo, hacia un lugar donde había sido enviado por su madre.

Mientras la jueza Segopotje Mphahlele leía el viernes el veredicto en la Corte de Magistrados de Middelburg, los amigos de la víctima cantaban canciones de celebración.

"Estoy aliviado de que se hizo justicia", dijo Mlotshwa a la BBC.

La jueza Mphahlele estaba convencida de que la fiscalía había presentado las pruebas suficientes y estaba claro que los hombres condenados tenían la intención de matar a la víctima.

El fiscal pidió al tribunal que revoque la fianza por razones de seguridad.

"Ataques sin denunciar", análisis de Nomsa Maseko, periodista de BBC Africa en Middleburg

Poco después de que se anunciara el veredicto de culpabilidad, la víctima, Víctor Mlotshwa, visiblemente emocionado, me dijo que estaba aliviado.

"Me siento bien con el resultado. No estoy diciendo que todos los sudafricanos blancos sean racistas, pero el tribunal debe dar un ejemplo a aquellos que cometen tales actos".

El video del ataque a Mlotshwa causó indignación en Sudáfrica.

En un momento de la grabación, se ve cómo sus atacantes amenazaron con enterrarlo vivo, incluso llegando a preguntarle si quería morir rápido o lentamente.

La madre de Mlotshwa, Malehlohonolo, también celebró el fallo de la justicia.

"Ese calvario dejó a mi hijo profundamente traumatizado... y estoy feliz de que sus agresores hayan sido declarados culpables", dijo.

"Todo lo que pido ahora es que reciban penas de prisión duras", añadió.

Los miembros de la familia de los condenados también estaban en la corte.

La esposa de Willem Oosthuizen rompió en llanto y dijo que estaba sorprendida por el resultado.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Victor Mlotshwa fue golpeado, torturado y amenazado de muerte por dos hombres blancos sudafricanos.

La víctima y sus agresores viven en la misma provincia: Mpumalanga, que se considera sinónimo de tales ataques y muchos de estos incidentes no se denuncian por temor o intimidación.

Se cree que algunos agricultores blancos atacan a sus empleados negros, que nunca los denuncian a la policía porque temen perder sus empleos.

Este incidente pone al descubierto la discriminación que todavía corre profundamente en la sociedad sudafricana.

Muchos esperan que los que cometan tales crímenes sean severamente castigados por la ley.

Temas relacionados

Contenido relacionado