"No pueden volver corriendo a sus casas": Irma deja Florida en caos y avanza hacia los estados de Georgia y Alabama

Marco Island, Florida Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El huracán Irma tocó tierra en Marco Island, frente a la costa oeste de Florida.

Irma puede haberse debilitado, pero todavía representa una amenaza para la vida y la propiedad en el territorio continental de Estados Unidos.

Al menos 6,5 millones de usuarios (dos tercios del total) están sin electricidad en Florida, según el Departamento de Manejo de Emergencia del estado.

Irma -ya degradada a depresión tropical- se desplaza ahora al sur del estado de Georgia, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés).

El lunes más temprano pasó por las áreas metropolitanas de Tampa y Orlando, en Florida, donde descargó lluvias torrenciales.

Tampa, donde viven 4 millones de personas, es una de las zonas más susceptibles a inundaciones y marejadas de todo el estado, que además no había vivido un huracán desde 1921.

Media playback is unsupported on your device
Imágenes aéreas de las inundaciones provocadas por Irma en Orlando.

"No piensen que sólo porque esta cosa pasó, pueden volver corriendo a sus casas", dijo el gobernador de Florida, Rick Scott, durante una conferencia de prensa el lunes de tarde.

Scott afirmó que todavía había líneas eléctricas caídas y escombros "a lo largo de todo el estado", y que el regreso de los evacuados tiene que suceder sólo cuando sea seguro.

"Si no tienen motivo para estar en las calles, no salgan", agregó.

A pesar de que la velocidad de los vientos había disminuido a un máximo de 100 km/h, se mantuvo la alerta de marejadas y vientos huracanados "que ponen en peligro la vida y las propiedades" en la costa oeste de Florida, informó el NHC.

En la ciudad de Naples, por ejemplo, las aguas subieron más de un metro en tan solo media hora mientras Irma golpeaba la zona en la tarde del domingo.

Media playback is unsupported on your device
La bahía de Key Largo, en Florida, se quedó vacía al paso del huracán Irma.

En su paso por el Caribe, Irma dejó al menos 38 muertos, 10 de ellos en Cuba.

Según informaron las autoridades de la isla este lunes, las víctimas murieron por diferentes causas, como el colapso de edificios, ahogo o electrocución.

"Zona de catástrofe"

Las autoridades estadounidenses recién están comenzando a evaluar los daños causados por Irma.

El presidente del país, Donald Trump, declaró Florida zona de catástrofe y viajará al estado en los próximos días para valorar los daños y visitar a las víctimas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Un auto abandonado en North Fort Lauderdale Beach Boulevard, mientras Irma golpeaba el sur de Florida.

Un estudio de la compañía meteorológica AccuWeather calculó que los costos de los perjuicios conjuntos de Irma y Harvey, que azotó Texas en agosto, es de US$300 mil millones. Esto equivale a 1,5% del PIB anual de EE.UU.

Por lo pronto, se dio inicio a un inmenso operativo de socorro y equipos de rescate se están desplazando por las zonas más afectadas, quitando ramas, escombros y señales de tránsito caídas durante la tormenta.

La llegada de Irma provocó la evacuación de más de 6 millones de personas, una de las mayores en la historia de EE.UU.

Media playback is unsupported on your device
Las impactantes imágenes de las inundaciones de Miami.

Y si bien algunos residentes ya se han estado desplazando para evaluar el estado de sus hogares, las autoridades advierten sobre diversos peligros que van desde líneas eléctricas caídas hasta la presencia de fauna como serpientes y caimanes.

Lo que pasó

Irma tocó tierra el domingo por la tarde en Marco Island, donde se vieron escenas de devastación, con vías inundadas y árboles caídos, aunque no se reportaron accidentes ni muertes por el momento.

En su primer impacto contra EE.UU., Irma golpeó los cayos del estrecho de Florida, el punto más al sur del estado, como huracán de categoría 4 con vientos máximos de más de 200 km/h, informa la periodista de BBC Mundo Patricia Sulbarán.

Una ciudad de poco más de 16.000 habitantes en el oeste de Florida fue la segunda parada del potente huracán Irma en el territorio continental de EE.UU.

Miami, la mayor ciudad estadounidense ubicada en el trayecto de Irma, amaneció este lunes con equipos de limpieza despejando las calles del centro y del distrito financiero de Brickell. El sol también hacía sus tareas para secar las zonas inundadas.

Si bien el paso de Irma provocó el colapso de dos grúas de construcción, la ciudad parece no haber sufrido daños mayores.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La ciudad de Tampa, en la costa oeste de Florida, se preparaba el domingo para el golpe del huracán Irma, degradado a categoría 2.

Durante el fin de semana, en Miami se registraron varios saqueos, reportándose 30 arrestos relacionados con robos a establecimientos.

Desvío inesperado

Según Patricia Sulbarán de BBC Mundo, la costa este de Florida llevaba días preparándose para la llegada de Irma, pues los meteorólogos habían estimado que por allí pasaría el ojo del huracán.

Este cálculo hizo que miles de personas atravesaran la península para refugiarse en ciudades del oeste, como Tampa, Sarasota y Naples.

Pero el viernes el curso de Irma empezó a cambiar y, aunque representaba una amenaza para todo el estado, se supo que recorrería la costa oeste con mayor potencia.

Este inesperado desvío causó que quienes ya habían escapado de Irma hacia el oeste quisieran volver a ciudades del este, informó Sulbarán.

Como Carlos Hiller, quien debió evacuar su departamento en Miami Beach y llegó con su esposa y su perro a Tampa el jueves, para luego tener que manejar hasta Orlando para evitar lo peor de la tormenta.

"Nos dijeron en el hotel que teníamos 24 horas para evacuar. Decidimos irnos enseguida", le dijo a BBC Mundo.

Eucario Bermúdez, de 82 años, viajó con su familia en auto hasta Tampa cuando supo de las órdenes de evacuación en Miami. Pero apenas supo que el ojo de huracán subiría por los cayos precisamente hasta esa ciudad, volvió a empacar sus maletas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El gobernador de Florida, Rick Scott, ordenó que se eliminara el pago de peajes en las autopistas durante el azote del huracán Irma.

"Fue lo mejor que pudimos haber hecho", dijo Bermúdez, cuya casa quedó parcialmente destruida cuando el huracán Andrew devastó Florida en 1992.

Reacción inmediata

El desvío de Irma hizo que las autoridades de la costa oeste tuviesen que habilitar refugios y emitir órdenes de evacuación a última hora.

La ciudad de Estero, cerca de Naples, habilitó un estadio de hockey con capacidad para albergar a 5.000 personas. Se llenó en cuestión de horas, según reportaron medios locales.

"Probablemente nos quedemos aquí por dos o tres noches más. Como no saben exactamente a dónde va la tormenta, tampoco nosotros tenemos forma de saber", le dijo a la BBC una de las nuevas huéspedes de este refugio.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La localidad de Bonita Springs, cerca de Naples, en Florida, se vio fuertemente sacudida por Irma.

Otros decidieron quedarse en casa, aunque tomando las medidas necesarias ante la inminente subida de la marea.

"Vine a casa de mi suegra, que tiene dos pisos. Mi casa es muy vieja y, como dicen que la marea subirá tanto, tuvimos que guardar todo a cierta altura en nuestra casa", le dijo a la BBC Trevor Stephenson, residente de la bahía de Tampa.

El gobernador Scott aseguró que aún no ha pasado la amenaza por el riesgo de tornados.

Los estados de Georgia, Alabama, Carolina del Sur y Carolina del Norte mantienen el estado de emergencia.

Temas relacionados

Contenido relacionado