Corea del Norte dice que quiere establecer un "equilibrio" de fuerza militar con EE.UU.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, vio el lanzamiento del Hwasong-12 el viernes.

Kim Jong-un ha prometido que Corea del Norte alcanzará sus objetivos nucleares.

Tras la más reciente prueba de un misil balístico, realizada en la mañana del viernes pasado, el líder norcoreano reveló que su objetivo es establecer un "equilibrio" de fuerzas militares con Estados Unidos, de acuerdo con un informe de la agencia oficial norcoreana KCNA.

"Debemos mostrarle claramente a las grandes potencias chovinistas cómo nuestro Estado alcanza el objetivo de completar su fuerza nuclear pese a sus ilimitadas sanciones y a su bloqueo", dijo Kim, según fue citado por KCNA.

El líder norcoreano dio a entender que busca disponer de una fuerza disuasiva, al señalar que el objetivo de su país es "establecer el equilibrio real de fuerzas con Estados Unidos y hacer que los gobernantes de ese país no se atrevan a hablar de una opción militar ante la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte)".

Kim supervisó personalmente el lanzamiento del misil balístico Hwasong-12.

El misil alcanzó una altitud de alrededor 770 kilómetros y atravesó una distancia de 3.700 kilómetros antes de caer en el mar, más allá de la isla japonesa de Hokkaido, informó el ejército de Corea del Sur.

El misil tenía la capacidad de alcanzar la isla de Guam, que es territorio estadounidense y, de acuerdo con los expertos, es el misil norcoreano que más lejos ha viajado.

Reacción internacional

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas convocó a una reunión de emergencia, en la que sus miembros condenaron unánimemente el lanzamiento y lo calificaron de "altamente provocador".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Kim Jong-un y miembros de la cúpula militar de Corea del Norte celebraron el lanzamiento.

El lanzamiento se produce después de la prueba nuclear realizada por Pyongyang el 3 de septiembre, la cual fue un ensayo de una bomba de hidrógeno que puede ser transportada en un misil balístico de largo alcance.

El hermético país asiático indicó en esa oportunidad que esa, su sexta prueba nuclear, había sido "un éxito perfecto".

La bomba de hidrógeno que Pyongyang dice haber probado es mucho más potente que una bomba atómica.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, indicó (tras el lanzamiento del viernes) que Corea del Norte había "mostrado una vez más su desprecio total hacia sus vecinos y la comunidad internacional entera", pero que se sentía más seguro que nunca de que Estados Unidos estaba listo para una opción militar de ser necesaria.

Sin embargo, el embajador de Rusia ante las Naciones Unidas, Vasiliy Nebenzia, pidió cautela.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption En agosto, Trump adviertió que responderá con "fuego y furia" si Pyongyang amenaza a EE.UU. con armas nucleares.

"Consideramos que los amedrentamientos, las pruebas, los lanzamientos y las amenazas mutuas tienen que cesar y que deberíamos enfocarnos en entablar negociaciones significativas", señaló el diplomático.

China acusó a Estados Unidos de eludir sus responsabilidades.

"Honestamente, considero que Estados Unidos debería hacer mucho más para que haya una cooperación internacional real y efectiva en este tema", señaló el embajador de China en Estados Unidos, Cui Tiankai, según reportó la agencia de noticias Reuters.

"Deberían abstenerse de emitir más amenazas. Deberían hacer más para encontrar maneras efectivas de reanudar el diálogo y la negociación", indicó.

Tras la reunión del Consejo de Seguridad, no se anunciaron nuevas sanciones.

Irritación china - Análisis de la corresponsal de la BBC en Pekín, Carrie Gracie

Sanciones de las Naciones Unidas: ni más ni menos.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El lunes 11, Naciones Unidas acordó aplicar sus más duras sanciones contra Corea del Norte, luego de que esa nación realizara su sexta prueba nuclear.

Para un embajador chino, eso es un lenguaje contundente y muestra la irritación de Pekín frente a la presión estadounidense.

China siente que merece más crédito por su trabajo duro y el dolor económico que supone la puesta en marcha de dos nuevas rondas de sanciones de las Naciones Unidas en cuestión de semanas. También pone en tela de juicio que las sanciones por sí solas, por más duras que sean, vayan a disuadir a Pyongyang.

El embajador Cui Tiankai tiene un consejo para Washington: evitar hacer más amenazas y en cambio reanudar el diálogo.

La única parte satisfecha hoy en día es Corea del Norte.

Pero China ha insistido en reiteradas oportunidades que nunca aceptará a Corea del Norte como un Estado con armas nucleares, pero no puede evitar la pregunta obvia y urgente: ¿cómo detenerlo?

¿Por qué esta prueba es alarmante?

El lanzamiento se llevó a cabo desde el distrito de Sunan de la capital, Pyongyang, poco antes de las 07:00 (hora local) del viernes (22:00 GMT del jueves), informó el ejército de Corea del Sur.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, dijo que Corea del Norte "pisotea la unida determinación de la comunidad hacia la paz".

En Sunan está ubicado el Aeropuerto Internacional de Pyongyang.

Como sucedió con la prueba del 29 de agosto, el misil voló sobre la isla japonesa de Hokkaido, antes de llegar al océano Pacífico.

Las sirenas se activaron en la región y mensajes de texto con alertas fueron enviados para que la población se resguardara.

Lo que es alarmante de esta nueva prueba es que Guam, la isla estadounidense en el medio del Pacífico, que Corea del Norte ha amenazado, está a 3.400 kilómetros de Pyongyang, es decir, entra en el rango de su último misil.

Contenido relacionado