Aung San Suu Kyi asegura desconocer por qué huyen los rohingyas de Myanmar y no teme el "escrutinio internacional"

Aung San Suu Kyi antes de su discurso televisado este 19 de septiembre de 2017. Derechos de autor de la imagen REUTERS/Soe Zeya
Image caption Casi un mes después del inicio de la crisis de los rohingyas, Aung San Suu Kyi pronunció un discurso televisado ante una sala llena de funcionarios de su Gobierno, periodistas y diplomáticos.

Casi un mes después del inicio de la crisis de los rohingya, la líder de facto del gobierno de Myanmar, Aung San Suu Kyi, se refirió por primera vez este martes al éxodo de más de 400.000 miembros de esta minoría de religión musulmana a Bangladesh.

Y lo hizo con un discurso televisado que analistas calificaron de "ambiguo", en el que evitó el término "rohingya" y describió siempre como "musulmanes" a esta población que huye de lo que Naciones Unidas calificó como "limpieza étnica de manual".

Suu Kyi -quien ganó el Nobel del a Paz en 1991- no habló sobre sobre las causas o responsables de esta huida y, de hecho, afirmó desconocer los motivos. "Queremos descubrir por qué se está produciendo este éxodo", dijo en su discurso.

"Nosotros también estamos preocupados (…). Ha habido acusaciones y contra acusaciones. Queremos confirmar que esas denuncias están basadas en evidencias sólidas antes de adoptar ninguna acción".

Sin temor al "escrutinio internacional"

Según sus palabras, la mayoría de las aldeas musulmanas "están intactas". Por ello, invitó a la comunidad internacional a visitar la zona y hablar con las poblaciones que permanecieron en sus casas.

"Myanmar no teme el escrutinio internacional y está comprometido a traer paz y una solución duradera", dijo Suu Kyi, si bien hace dos semanas bloqueó la entrada al país de una misión de investigación de la ONU.

Media playback is unsupported on your device
Quiénes son los rohingyas y por qué su huída de Myanmar se está convirtiendo en un éxodo

Sobre el papel de las fuerzas de seguridad, acusadas de cometer asesinatos indiscriminados e incendios en las aldeas rohingyas, Suu Kyi afirmó que sus operaciones "concluyeron el 5 de septiembre".

"Las fuerzas de seguridad han recibido instrucciones de adherirse estrictamente al código de conducta a la hora de llevar a cabo operaciones de seguridad; deben comportarse con la mesura debida y adoptar las medidas necesarias para evitar daños colaterales y perjudicar a civiles inocentes", dijo.

"Sentimos profundamente el sufrimiento de todos los que se han visto afectados por el conflicto", remarcó, condenando en cualquier caso "todas las violaciones de los derechos humanos y todo tipo de violencia ilegal".

Fueron muchos los políticos e intelectuales que reclamaron en las últimas semanas a Aung San Suu Kyi que condenara explícitamente el trato de su gobierno a los rohingyas,y cada vez más voces se suman a aquellas que piden que se le retire el Nobel.

Temas relacionados

Contenido relacionado