"Ciego, sordo y con convulsiones": así regresó a EE.UU. el estudiante Otto Warmbier tras ser liberado por Corea del Norte, según sus padres

Otto Frederick Warmbier Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Otto Warmbier fue detenido en Corea del Norte en enero de 2016.

"Otto fue aterrorizado y tratado con brutalidad durante 18 meses".

Esa es la dura conclusión a la que llegaron los padres de Otto Warmbier, el estudiante estadounidense que murió en junio luego de pasar año y medio como prisionero en Corea del Norte.

Fred y Cindy Warmbier ofrecieron por primera vez una entrevista para la televisión de EE.UU. en la que narraron el mal estado de salud en el que recibieron a su hijo.

Sin embargo, la doctora Lakshmi Sammarco, que examinó el cadáver del joven, dijo que no mostraba signos de tortura.

"No sabemos lo que le sucedió, esa es la conclusión", dijo Sammarco en una rueda de prensa posterior a la entrevista de los padres de Warmbier.

El joven de 22 años tenía un "daño cerebral grave", les habían advertido los médicos cuando su hijo aterrizó bajo cuidados médicos intensivos en Cincinnati, en el centro de EE.UU.

Pyongyang había dicho que lo liberaba por "razones humanitarias", luego de las gestiones que hizo el gobierno de Donald Trump.

Pero los padres dijeron que no estaban preparados para el nivel de daño que encontraron en su hijo, según explicaron en la entrevista con la cadena Fox News.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Fred y Cindy Warmbier recibieron a su hijo en el aeropuerto de Cincinnati, donde quedaron demolidos por el estado de su hijo.

"Otto tenía la cabeza afeitada, tenía un tubo de alimentación que salía de su nariz, estaba mirando fijamente al espacio, sacudiéndose violentamente", explicó Fred Warmbier en la entrevista.

"Estaba ciego, estaba sordo", explicó el padre, quien también sospecha que a Otto le hicieron un reacomodo de sus dientes inferiores.

Además tenía una gran cicatriz en su pie derecho y en cuestión de horas su fiebre llegó a los 40 grados.

Robo de propaganda

Otto Warmbier fue condenado en marzo de 2016 a 15 años de trabajo forzado en Corea del Norte por intentar robar un cartel de propaganda en un hotel de Pyongyang.

Corea del Norte dijo que Warmbier contrajo botulismo y le dieron una "píldora para dormir" que lo dejó en ese estado, pero los médicos estadounidenses dijeron que no era creíble esa afirmación.

Cuando llegó a Cincinnati, el joven era "incapaz de hablar, de ver y de reaccionar a las órdenes verbales", dijeron en junio sus padres.

Derechos de autor de la imagen AFP/KCNA
Image caption Otto Warmbier fue presentado en un tribunal de Corea del Norte en donde hizo una confesión que muchos consideran forzada.

Un equipo de médicos que lo evaluó a su llegada a EE.UU. dijo que no había encontrado "ningún signo de botulismo" en el estudiante.

"Su condición neurológica puede ser mejor descrita como un estado de vigilia sin respuesta", dijo el doctor Daniel Kanter en un parte médico.

Menos de una semana después de su regreso a EE.UU. el joven falleció.

"Corea del Norte no es víctima"

El estudiante de economía de la Universidad de Virginia viajó a Corea del Norte como turista cuando fue arrestado el 2 de enero de 2016.

Un mes más tarde apareció en una conferencia de prensa en la cual confesó el intento de robo del cartel, un acto que dijo haber cometido a petición de una iglesia protestante metodista de Ohio.

"Mi objetivo era dañar la motivación y la ética de trabajo del pueblo coreano", explicó el estudiante en la confesión divulgada por la agencia estatal KCNA.

Sus padres no habían querido hablar sobre el estado en el que encontraron a su hijo, pero Fred Warmbier dijo que rompió el silencio luego de que Corea del Norte alegara ser víctima de una persecución internacional.

"Corea del Norte no es una víctima. Ellos son terroristas. Ellos secuestraron a Otto, lo torturaron, lo dañaron intencionalmente. Ellos no son víctimas, son terroristas", dijo Fred Warmbier a Fox News.

Exigieron que el gobierno de EE.UU. ponga a Corea del Norte en la lista que señala a los países que colaboran con el terrorismo.

Las conclusiones de Sammarco

Las conclusiones de la forense Sammarco no fueron tan concluyentes.

"No había ninguna evidencia de traumas en los dientes", afirmó este miércoles.

La doctora explicó que solo encontró algunos cortes en los pies y en el resto del cuerpo del Warmbier, y que este estaba "en excelentes condiciones" para tratarse de alguien que se había postrado en cama más de un año.

La experta asefuró que solo concluyeron que el joven había sufrido falta de oxígeno en el cerebro.

Ello, según dijo, es consistente con el estado en el que estaba y las convulsiones que presentaba.

Temas relacionados

Contenido relacionado