Estados Unidos: Donald Trump se niega a certificar el acuerdo nuclear con Irán y anuncia nuevas sanciones contra Teherán

Donald Trump en la Casa Blanca Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El presidente de EE.UU. señaló que su decisión se enmarca en una evaluación de la política estadounidense hacia Teherán.

Irán no cumple el acuerdo nuclear internacional que firmó con Estados Unidos y otras cinco potencias mundiales, según Donald Trump.

Por ello, este viernes, el presidente estadounidense anunció que no certificará el pacto y lo remitirá al Congreso de su país.

Además, dijo que buscará imponer nuevas sanciones contra la Guardia Revolucionaria iraní y contra el programa de misiles balísticos de la nación persa.

Desde la Casa Blanca, el mandatario señaló que las agresiones iraníes aumentaron desde que se firmó el tratado en 2015.

"Hoy estoy anunciando nuestra estrategia junto con varios pasos importantes que estamos tomando para enfrentar las acciones hostiles del régimen iraní y asegurar que Irán nunca, y quiero decir nunca, obtenga un arma nuclear", dijo Trump.

En respuesta, el presidente iraní Hasán Rouhaní afirmó que las acusaciones de Trump carecían de fundamentos y estaban llenas de ofensas contra su nación.

Rouhaní aseguró que su país mantiene su compromiso y cumple con todos sus acuerdos internacionales.

"El tratado nuclear es mucho más fuerte de lo que Trump cree", afirmó el mandatario iraní.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Observadores internacionales aseguraron que el gobierno iraní sí cumplió su compromiso de congelar su programa nuclear.

El mandatario de EE.UU. señaló que su decisión se enmarca en una evaluación de la política estadounidense hacia Teherán.

Sin embargo, esta decisión no significa una retirada estadounidense del acuerdo que congela el programa nuclear de Irán.

Presión sobre Irán

El pacto nuclear establecía el congelamiento del programa nuclear iraní a cambio del levantamiento paulatino de las sanciones impuestas por la comunidad internacional a ese país.

El presidente estadounidense criticó, antes y durante su mandato el acuerdo firmado por su predecesor, Barack Obama, con Irán y lo calificó como uno de los peores tratados rubricados por la Casa Blanca.

Sin embargo, en las últimas semanas observadores internacionales aseguraron que el gobierno iraní sí cumplió su compromiso de congelar su programa nuclear.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El presidente de EE.UU. señaló que su decisión se enmarca en una evaluación de la política estadounidense hacia Teherán.

La decisión de Trump es considerada como parte de una política para presionar más al gobierno iraní y reforzar los términos del acuerdo nuclear.

El anuncio de este viernes se hizo debido a que la ley estadounidense establece que el presidente debe certificar el tratado con Irán cada 90 días.

Trump ya certificó el acuerdo en dos oportunidades anteriormente.

Su negativa da al Congreso 60 días para decidir si EE.UU. debe retirarse del acuerdo nuclear o renegociarlo.


Análisis

Gerardo Lissardy, BBC Mundo

El presidente estadounidense, Donald Trump, le ha pasado otra "papa caliente" al Congreso: resolver el futuro del acuerdo nuclear con Irán negociado por su antecesor, Barack Obama.

Trump afirmó este viernes que Teherán no respeta el "espíritu" del pacto que limita las actividades nucleares iraníes y dijo que evitará volver a certificar su cumplimiento.

Pero evitó anunciar una retirada del acuerdo y de hecho dejó en manos del Congreso la decisión de endurecer la ley doméstica que regula la presencia de EE.UU. en el pacto multilateral.

"En el caso de que no podamos llegar a una solución trabajando con el Congreso y nuestros aliados, el acuerdo será concluido", advirtió.

El pacto también se acabaría unilateralmente si el Congreso reestableciera las sanciones contra Irán.

No es la primera vez que Trump transfiere una decisión altamente sensible al Capitolio.

Lo hizo también el mes pasado, cuando su gobierno anunció que acabaría con el programa que protege de la deportación a más de 750.000 jóvenes indocumentados si el Congreso fallaba en encontrar "soluciones" al tema antes del 5 de marzo próximo.

Hay algunos puntos en común entre ambos asuntos: son políticas emblemáticas de Obama que Trump había prometido modificar.

Pero también son temas extremadamente polémicos, que dividen incluso al Partido Republicano de Trump.

Y ante la imposibilidad de los republicanos de concordar en un Congreso que controlan sobre temas más emblemáticos de los conservadores, como el techo de la deuda o el reemplazo de la ley de salud Obamacare, ¿cómo harán para resolver estos otros líos mayúsculos que les envía Trump?

El presidente suena firme en sus palabras, pero al mismo tiempo ensaya cierta flexibilidad.

Esta semana un senador republicano indicó que Trump está dispuesto a extender el plazo de marzo para los jóvenes indocumentados, conocidos como "dreamers" (soñadores).

En el caso del acuerdo nuclear de Irán, tampoco hemos oído la última palabra.


Reacciones

Israel, que siempre se opuso al acuerdo y al levantamiento de sanciones a Irán, fue el primer país en celebrar la decisión de Donald Trump.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, felicitó al presidente estadounidense por su discurso contra Irán.

"Se enfrentó con valentía al régimen terrorista de Irán y creó una oportunidad para arreglar este mal acuerdo", señaló la autoridad en un video de Facebook.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption En un comunicado conjunto, los tres países se declararon "comprometidos" con el acuerdo nuclear y manifestaron estar "preocupados por las posibles implicaciones" de la decisión estadounidense.

Poco después del anuncio de Trump, Reino Unido, Francia y Alemania respaldaron el tratado.

En un comunicado conjunto, los tres países se declararon "comprometidos" con el acuerdo nuclear y manifestaron estar "preocupados por las posibles implicaciones" de la decisión estadounidense.

La primera ministra británica Theresa May, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron firmaron el documento.

Mientras tanto, la jefa de política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, señaló que, pese a la decisión de Trump, concluir el tratado con Teherán "no depende de ningún país".

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, señaló que una retirada estadounidense del acuerdo nuclear "dañaría la atmósfera de previsibilidad, seguridad, estabilidad y no proliferación (nuclear) en todo el mundo".

El tratado nuclear internacional de Irán fue firmado con Alemania, China. Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia.

Contenido relacionado