Puigdemont dice que la declaración de independencia de Cataluña sigue suspendida y el gobierno de España avanza en la aplicación del artículo 155 "para restaurar la legalidad"

El presidente de Cataluña, Carles Puigdemont (izquierda, mirando a cámara), en la reunión extraordinaria del PDeCAT en Barcelona el 18 de octubre de 2017. Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption En su segunda carta dirigida a Rajoy, Puigdemont (primero por la izquierda) recalca que su oferta para una reunión con Madrid "no ha sido atendida".

El presidente catalán, Carles Puigdemont, dijo este jueves que la suspensión de la declaración de independencia de su región "sigue en vigor", pero advirtió que "podrá proceder" a votarla formalmente en el Parlamento de Cataluña si el gobierno central "persiste en impedir el diálogo y en continuar con la represión".

Madrid, por su parte, respondió que seguirá "con los trámites previstos en el artículo 155 de la Constitución para restaurar la legalidad".

Este jueves a las 10:00 am (hora local, 8:00 GMT) se le agotaba el plazo al líder catalán para responder al requerimiento hecho por el gobierno central y aclarar si proclamó o no la independencia en el pleno del 10 de octubre, tras un referéndum declarado ilegal por este.

Inmediatamente después del comunicado de Puigdemont y ante su "negativa" de responder al requerimiento, el gobierno español dio un nuevo paso rumbo a la aplicación del artículo 155, convocando para el sábado una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Este jueves a las 10:00 horal local se le acababa a Puigdemont el plazo para responder al requerimiento de Rajoy y aclarar si el 10 de octubre declaró o no la independencia de Cataluña.

En ella, el Consejo "aprobará las medidas que elevará al Senado a fin de proteger el interés general de los españoles (...) y restaurar el orden constitucional en la Comunidad Autónoma", se explica en el comunicado.

Artículo 155

El artículo 155 de la Constitución española le permitiría al gobierno de Madrid adoptar "las medidas necesarias" para forzar a Cataluña a cumplir con lo que estipula la carta magna, que no admite una declaración unilateral de independencia.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, está este jueves y viernes en Bruselas, en una cumbre de mandatarios de la Unión Europea.

Fue introducido como una especie de mecanismo de protección de emergencia, en caso de que alguna de las 17 comunidades autónomas que forman España "no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España".

Es un ámbito inexplorado, porque nunca se desarrolló en leyes concretas.

El primer paso para activar el artículo fue el requerimiento que Rajoy le hizo a Puigdemont el 11 de octubre, al día siguiente de que éste pronunciara en el Parlamento de Cataluña un discurso ambiguo en el que primero "asumió" el "mandato" del pueblo catalán de separarse de España y conseguir una república independiente, e inmediatamente suspendió su ejecución.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La carta enviada este jueves a Rajoy sigue a la del 16 de octubre, y como en aquella, Puigdemont insiste en el diálogo con el gobierno central.

El 16 de octubre el líder catalán le dirigió una carta al presidente del gobierno español en la que apelaba al diálogo, aseguraba que la prioridad de su gobierno era buscar esa vía "con toda la intensidad". Además le solicitaba una reunión "lo antes posible".

El gobierno central se mostró este miércoles dispuesto a frenar la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución si Puigdemont convocaba elecciones autonómicas anticipadas en Cataluña, una opción a la que el líder catalán no se refirió en la misiva de este jueves.

Lo que sí recalcó es que su propuesta para que se celebre una reunión con representantes del Ejecutivo central "no ha sido atendida".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La tensión crece entre el gobierno central, presidido por Rajoy (izquierda), y el catalán, liderado por Puigdemont.

"Pese a todos estos esfuerzos y nuestra voluntad de diálogo, que la única respuesta sea la suspensión de la autonomía indica que no se es consciente del problema y que no se quiere hablar", concluye Puigdemont.

Mariano Rajoy está este jueves y viernes en Bruselas en una cumbre de mandatarios de la Unión Europea en la que Cataluña no está en la agenda.

Temas relacionados

Contenido relacionado