La brutal campaña anticorrupción del presidente chino, Xi Jinping, la mayor "purga" de funcionarios del Partido Comunista desde los tiempos de Mao Zedong

Retratos de Xi Jinping y Mao Zedong Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption No se había visto una campaña anticorrupción de esta dimensión desde los días de Mao.

Desde que se erigió en 2012 como el máximo dirigente chino, Xi Jinping ha estado al mando de una inmensa y despiadada campaña anticorrupción que ha dejado un saldo de más de un millón de oficiales disciplinados.

Más de 170 ministros y oficiales del nivel de un viceministro han sido despedidos y muchos de ellos han acabado en la cárcel, después de que Xi los acusara de cargos como corrupción, mal comportamiento y transgresión de la disciplina del partido.

Esta es la conclusión de un estudio realizado por la BBC que dibuja lo que algunos han descrito como una masiva purga interna de oponentes de una dimensión que no se había visto desde los días de Mao Zedong, cuya Revolución Cultural se deshizo de muchos altos mandos.

¿Qué tan excesiva es esta campaña?

La diferencia más grande es que esta vez se ha roto con muchas convenciones no escritas que había en el Partido Comunista Chino (PCC) desde los tiempos de Mao.

El enjuiciamiento de varios oficiales estatales ha sido notable: en décadas recientes, las figuras prominentes eran retiradas de forma discreta.

Pero, en los últimos cinco años, 35 miembros con y sin derecho a voto del poderoso Comité Central del PCC han sido disciplinados.

Es decir, casi tantos como los que sufrieron la misma suerte entre 1949 y 2012.

¿Quién estaba en la mira?

Los datos oficiales arrojan una impactante cifra de 1,34 millones de oficiales de todos los niveles (los llamados "tigres y moscas") caídos durante el primer lustro del gobierno de Xi, acusados de corrupción y cargos disciplinarios.

No hay área que se haya librado: las bajas se han dado tanto entre jefes de aldeas y gerentes de fábricas como entre ministros del gobierno y generales.

Conocida como la "gran purga", esta llega hasta la cúpula del régimen.

Alcanzó a quien una vez fuera el tercer líder más veterano de China: Zhou Yongkang, que estuvo al mando de los servicios internos de seguridad hasta su jubilación.

Sun Zhengcai, despedido del puesto del secretario del partido en la ciudad de Chongqing, fue el cuarto miembro del politburó en ser expulsado del PCC. Había sido ascendido antes de que el actual mandatario llegara al poder.

Sun, de 54 años, era el miembro más joven del politburó y se esperaba que llegara a liderarlo algún día.


  • Zhou Yongkang es el oficial caído en desgracia más veterano hasta ahora. Fue el tercer político más poderoso de China hasta su retiro, en 2012. En 2015, fue encarcelado de por vida por cohecho, abuso de poder y revelación de secretos de Estado.
  • Sun Zhengcaifue quitado de su puesto de manera abrupta el pasado mes de julio. Es el oficial con más antigüedad que haya caído estando en activo durante el gobierno del actual presidente chino. También es el cuatro miembro del politburó expulsado del partido.
  • Xu Caihou estuvo entre los militares de alto rango hasta su retiro, en 2013. Fue investigado como parte de un caso de "dinero a cambio de rangos", que acabó con su enjuiciamiento y expulsión del partido. Murió de cáncer en 2015.
  • Guo Boxiong sirvió durante el régimen del antecesor de Xi, Hu Jintao. En 2016, se convirtió en el militar de mayor rango que haya sido procesado desde el final de la revolución de 1949. Fue sentenciado a cadena perpetua por cohecho.
  • Ling Jihua fue un consejero de confianza de Hu Jintao, pero fue rápidamente degradado bajo el mandato de Xi. Fue condenado a pasar su vida tras las rejas por cohecho, justo después del escándalo que se armó cuando su hijo murió desnudo en un accidente de tráfico en un Ferrari.

Casi el 70% de los miembros del Comité Central serán reemplazados en el congreso que se celebra desde la semana pasada.

Aunque, en la mayoría de casos, el motivo no será una supuesta corrupción ni transgresiones similares sino la edad.

Mucho de los miembros del Comité Central están por encima de los 60 y, según la tradición, se espera que se jubilen.

¿Y el ejército?

Ningún área ha sido reestructurada de una forma más radical por el gobierno que la militar. Xi se dispuso de forma veloz a reorganizarla y modernizarla a gran escala.

Más de 60 generales han sido investigados y despedidos como parte de un plan para insertar un estilo occidental de mando conjunto y poner oficiales jóvenes en los puestos de mando.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El área militar ha sido la más reestructurada bajo el régimen de Xi.

Incluso mientras los delegados comenzaban a reunirse en Pekín para el congreso, el ritmo de la campaña no mostraba signos de desaceleración.

Dos generales, Fang Fenghui y Zhang Yang, desaparecieron del ámbito público el mes pasado y una serie de investigaciones de alto nivel han sido anunciadas.

¿Qué quiere Xi?

Se espera que el presidente permanezca en su puesto como jefe del partido, pero también que surja un nuevo equipo de líderes, lo que ayudará a Xi a atrincherar su ya considerable poder.

Si las cosas salen según sus planes, debería lograr poner a sus más fieles en puestos claves. Desde que subió al poder, varios de sus aliados han recibido ascensos.


  • Li Zhanshu fue jefe del partido en una región vecina a la de Xi durante los primeros años de carrera profesional de este último. En 2015, visitó Moscú como "representante especial" del presidente. Ha jugado un papel importante en el mantenimiento de relaciones cercanas con Rusia.
  • Chen Min'er forma parte del "Nuevo Ejército de Zhijiang", el grupo de las ahora veteranas figuras del PCC que trabajaron bajo las órdenes de Xi cuando era secretario del partido en Zhejiang. Chen reemplazó a Sun Zhengcai en Chongqing.
  • Cai Qi también forma parte del "Nuevo Ejército de Zhijiang". Antes de ser convocado a la capital, su popular blog ya tenía más de 10 millones de seguidores en las redes sociales.
  • Wang Huning es visto como el mayor consejero del mandatario chino en asuntos de política exterior. Un periódico surcoreano de gran circulación lo ha bautizado como el "Kissinger chino". También aconsejó a los expresidentes Hu y Jiang Zemin.
  • Liu He es el mayor consejero de Xi en materia económica. El mandatario se lo presentó al consejero de seguridad nacional de Obama en 2013 como "muy importante para mí". Liu tiene un máster en Administración Pública en Harvard.

El poder de Xi quedará patente una vez que los siete puestos del Comité Permanente del Politburó, el mayor órgano de decisión en China, queden ocupados.

Las identidades de sus miembros (y de aquellos 25 que conformarán el politburó) serán reveladas el 25 de octubre, una vez haya concluido el congreso.

Pero según los analistas, Xi y Wang Qishan, su jefe anticorrupción y aliado clave, han empleado esta campaña de limpieza para ayudar a dar forma a quienes serán los nuevos líderes de China.

El PCC ha gobernado por consenso durante décadas, pero los analistas dicen que Xi está reescribiendo las normas y concentrando el poder en sus propias manos.

Sus críticos lo acusan de fomentar un culto a la personalidad. Señalan el hecho de que la mayoría de los altos cargos que han sido disciplinados apoyaban a sus oponentes o antiguos mandatarios como Jiang y Hu.

Quienes defienden a Xi aseguran que la campaña anticorrupción es necesaria para restaurar la credibilidad del partido, ya que el presidente aspira a convertir a China en un Estado más próspero y poderoso que pronto le tomará el relevo a Estados Unidos como la economía más grande del mundo.

Temas relacionados

Contenido relacionado