Quién es Inés Arrimadas, la mujer detrás del triunfo histórico de Ciudadanos, el partido más votado en las elecciones catalanas

Arrimadas celebrando Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Inés Arrimadas es la primera mujer que gana una elecciones catalanas.

Apenas lleva cinco años en la política e Inés Arrimadas ya ha conseguido convertirse en la primera mujer que gana unas elecciones en Cataluña.

Su partido, Ciudadanos, nació hace 11 años con el fin de poner freno a las formaciones que reclaman que la región se separe de España.

Este jueves, marcó un hito al superar en votos a las fuerzas secesionistas y obtener 37 escaños, una docena más de los que consiguió en los últimos comicios parlamentarios, celebrados hace sólo dos años.

Aunque sus posibilidades de ser presidenta regional son escasas, ya que los tres partidos independentistas, pese a tener menos diputados cada uno, juntos suman 70, por lo que cuentan con la mayoría en una cámara de 135 asientos.

Y Arrimadas es una de las primeras en la lista de personas a las que los nacionalistas catalanes no apoyarían en la votación en la que el Parlamento elegirá al Ejecutivo regional.

E incluso si estos se abstuvieran para dejarle libre el paso, no está claro si las formaciones contrarias a la independencia como el Partido de los Socialistas Catalanes (PSC), el Partido Popular (PP) o Cataluña en Común-Podemos la respaldarían.

Primero, porque con estas agrupaciones Ciudadanos sólo comparte espectro político con el PP y, segundo, porque su éxito en estos comicios se debe en gran parte a haberle arrebatado electores a estos partidos no independentistas.

Pero aun sin aliados ni probabilidades de liderar el gobierno catalán, Arrimadas ha conseguido reivindicarse como la principal voz de los catalanes que no quieren verse fuera de España.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Inés Arrimadas junto al líder nacional de su partido, Albert Rivera; el ex primer ministro francés Manuel Valls; y el escritor peruano Mario Vargas Llosa.

Un rol que había sido ampliamente codiciado por las fuerzas tradicionales que se alternan el gobierno de España desde que esta alcanzara la democracia hace cuatro décadas: los socialistas y el PP de Mariano Rajoy.

Venida del sur

Quien lo ha logrado es una joven de 36 años que ni siquiera es catalana y que está casada con un exdiputado independentista.

Arrimadas nació en Cádiz, en el sur de España, aunque su familia es de Salamanca, en la parte centro-occidental del país.

Sus padres habían vivido en Barcelona antes de que ella naciera.

Tal vez por eso, desde niña fue seguidora del Barça y siempre estuvo interesada en la cultura catalana, como explicó su padre, Rufino Arrimadas, en una entrevista al diario español El Mundo hace un par de años.

"Estaba enamorada de Barcelona y del catalán", afirmó. En su adolescencia, una de sus compañeras del colegio se dedicó a enseñarle el idioma por las tardes. Hoy, lo domina a la perfección.

No fue hasta los 27 años que Arrimadas, quien estudió Derecho y Administración de Empresas, llegó a la capital catalana para trabajar como consultora en la firma D'Aleph.

Su primer contacto con Ciudadanos se dio en 2010, cuando una compañera de la oficina la invitó a un acto del partido.

"Ese día me gustó lo que oí y lo que vi: ideas sensatas y personas profesionales de distintos ámbitos que seguían confiando en la política para cambiar las cosas", le dijo en 2015 al portal digital Debate 21.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Es poco probable que llegue a la presidencia, ya que los partidos independentistas suman los votos suficientes para vetarla.

"Di el paso de implicarme de verdad y presentarme a las elecciones porque estaba harta de estar harta... La situación política y social es tan grave que sentí la necesidad de dejar de quejarme desde el sofá y pasar a proponer y debatir desde el parlamento", afirmó la joven.

Amor en el parlamento

Cataluña es la región más industrializada de España y de donde sale el 19% del PIB del país.

No es de extrañar entonces que sea un polo laboral, sobre todo si se tiene en cuenta que la tasa anual de desempleo española no ha bajado del 19% desde 2010.

A estos nuevos inmigrantes, como Arrimadas, se suman las decenas de miles que llegaron desde el resto del país en los 50 y los 60 para trabajar en las fábricas catalanas.

Muchos de estos españoles, a los que algunos catalanes llaman de forma despectiva charnegos, se encuentran bien asentados en Cataluña pero no quieren tener que cruzar una frontera nacional cada vez que visiten a sus familiares.

Un sentimiento que Arrimadas, por su historia personal, ha sabido canalizar. "No quiero que mis padres puedan ser extranjeros en Cataluña", aseguró hace tres meses en una entrevista para El Mundo.

Image caption Arrimadas y Xavier Cima se conocieron cuando eran diputados en el parlamento catalán. (Foto: Convergència Democràtica de Catalunya)

Sus orígenes a veces han sido utilizados en su contra por sus adversarios. "¿Por qué no te regresas a Cádiz?", le espetó hace un mes en Twitter una diputada independentista que luego tuvo que pedir disculpas.

Pero Inés Arrimadas no sólo encontró su destino político en Cataluña. También halló el amor, irónicamente, en un exdiputado independentista con el que se casó el año pasado: Xavier Cima.

Cima, a quien conoció cuando ambos eran parlamentarios, se retiró de la política para dedicarse al mundo empresarial poco antes de la boda, una decisión que la prensa española asoció a su matrimonio.

"Estoy muy comprometido con ella y le voy a echar una mano para que llegue lo más lejos posible. Es un voto prestado, pero esta vez se lo voy a prestar", aseguró Cima en un programa de televisión emitido antes de las elecciones.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado