Las razones por las que es tan complejo cumplir el acuerdo de repatriar de Myanmar a Bangladesh a 150.000 rohingyas, el pueblo "sin Estado y sin amigos"

Refugiados rohingya Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los rohingyas han sufrido décadas de persecuciones y no son considerados ciudadanos, porque no tienen reconocimiento como grupo étnico.

El acuerdo fue recibido con escepticismo y generó enormes dudas.

Y, de ser exitoso, significaría que en ocho años los más de 650.000 rohingyas, una minoría "sin Estado y sin amigos" que en los últimos meses se vio forzada a huir de Myanmar a Bangladesh, podrían retornar.

Ambos países anunciaron este martes el pacto por el cual se busca iniciar su repatriación.

Huyeron masivamente a Bangladesh en medio de una situación tensa, originada tras ataques de rohingyas a puestos policiales y que desencadenó una ofensiva militar en la que el gobierno de Myanmar ha sido acusado de limpieza étnica, algo que las autoridades rechazan.

El gobierno de Myanmar suele referirse a los rohingyas como "bengalíes" que emigraron ilegalmente de Bangladesh, país que niega que sean sus ciudadanos. Han sufrido décadas de persecuciones y no son considerados ciudadanos, porque no tienen reconocimiento como grupo étnico.

"Quedan grandes interrogantes sobre si los planes serán aceptables para la comunidad internacional y los propios refugiados", explica el corresponsal de la BBC en el Sur de Asia, Justin Rowlatt.

Image caption Entre los refugiados hay muchos niños como Hazera, de dos años, quien se abraza a su madre al llegar a Bangladesh desde Myanmar.

Myanmar aceptó recibir a 1.500 refugiados a la semana. La cancillería bangladesí le dijo a la BBC que su gobierno quería enviar a 15.000 a la semana y aseguró que esperaban que el proceso se acelerara.

Bangladesh establecerá cinco campamentos de tránsito para enviar a los rohingyas a dos centros de recepción del otro lado de la frontera.

Ambas partes revisarán el acuerdo en tres meses.

Un portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados(ACNUR)afirmó que cualquier repatriación debe ser voluntaria y que los refugiados solo deben regresar cuando sientan que es seguro para ellos regresar a Myanmar.

El "Acuerdo Físico" estipula que la repatriación se completará preferentemente dentro de los dos años de iniciada. Si eso ocurre, serían repatriados unos 150.000 rohingyas.

Pero, de acuerdo a la agencia de noticias Reuters, no se especifica cuándo comenzará el proceso y establece que Myanmar proporcionaría refugio temporal a quienes regresen y luego construiría viviendas para ellos.

"Ninguna de estas condiciones está en su lugar"

"La mayoría de los refugiados dicen que solo regresarán si se puede garantizar su seguridad, reconstruir sus hogares y si ya no están sujetos a discriminación oficial. Ninguna de estas condiciones está en su lugar", explica Jonathan Head, corresponsal de la BBC en el Sudeste Asiático.

La discriminación que sufren en el país incluye no tener derecho a poseer tierra ni propiedades y el Estado les prohíbe casarse o viajar sin permiso de las autoridades.

Más de 350 pueblos, casi todos de rohingyas, fueron quemados, algunos recientemente.

Myanmar comenzó a reconstruir, pero principalmente para los no musulmanes. Está preparando dos campamentos de tránsito, el primero capaz de albergar a 30.000 personas.

Más allá de eso, poco ha cambiado.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Muchos refugiados han sido sometidos a violencia brutal.

El ejército, que está acusado de terribles violaciones de derechos humanos, ha negado los abusos, el acceso a investigadores independientes y limita el de las agencias de ayuda.

Se habla de cerrar los campamentos en los que 130.000 rohingyas aún están confinados, pero aún no han terminado las restricciones a sus movimientos.

Y, agrega Head, aún no se hacen esfuerzos para reducir la desconfianza y el miedo a los rohingyas que siente la población no musulmana, algunos de los cuales han prometido luchar contra el retorno de refugiados a gran escala.

Cuando se firmó el acuerdo inicial, en noviembre, la organización Amnistía Internacional dijo que dudaba de que se pudiera llevar adelante un retorno seguro ni digno "mientras persista un sistema de apartheid".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Médicos Sin Fronteras reveló en un informe que al menos 6.700 rohingyas murieron tras estallar la violencia en agosto, un número mucho más alto que la cifra oficial de 400 que dio el gobierno.

"¿Dónde están las consideraciones para proteger a los rohingyas de las fuerzas de seguridad de Myanmar que hace meses los estaban violando y matando?", le dijo a Reuters Phil Robertson, subdirector para Asia de Human Rights Watch.

"¿Cómo es que las discusiones ignoran la privación de derechos de las personas en detención indefinida?", añadió.

¿Crímenes contra la humanidad?

Médicos Sin Fronteras (MSF) reveló en un informe en diciembre que al menos 6.700 rohingyas murieron tras estallar la violencia en agosto, un número mucho más alto que los 400 que dijo el gobierno.

La operación conducida por las Fuerzas Armadas fue suficientemente brutal para plantear la posibilidad de presentar el caso en la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes contra la humanidad, consideró MSF.

El problema es que Myanmar no ratificó el Estatuto de Roma de la CPI y no está obligado a cooperar.

Presentar el caso requeriría la aprobación de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, y China hasta ahora ha dado su apoyo al gobierno.

El drama de los rohingyas está lejos de resolverse.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado