Qué es la generación Windrush, los caribeños que llegaron para reconstruir Reino Unido tras la Segunda Guerra Mundial y a quienes el gobierno británico pide ahora disculpas

Inmigrantes jamaicanos llegan a Reino Unido en 1948. Derechos de autor de la imagen PA
Image caption Miles de ciudadanos de las colonias británicas llegaron a Reino Unido entre 1950 y 1970 ante la necesidad de Londres de mano de obra.

Miles de edificios habían sido bombardeados y centenares de viviendas debían ser reconstruidas. Era 1948 y Reino Unido apenas comenzaba a reponerse de los efectos de la Segunda Guerra Mundial.

En este contexto de recuperación, había muchos trabajos por hacer y una gran necesidad de mano de obra en el país.

Por ello, miles de ciudadanos de países del Caribe como Jamaica, Barbados, Guyana o Trinidad y Tobago —que permanecían entonces bajo dominio británico— respondieron a un llamado en el que se ofrecía empleo y una nueva vida en Reino Unido.

Muchos llegaron al país siendo niños entre las décadas de 1950 y 1970. La mayoría no regresó nunca a sus lugares de origen.

Es la conocida como "generación Windrush". Ahora, tras décadas de vida en Reino Unido, cientos de ellos temen ser deportados.

El motivo es la falta de documentación oficial que, en muchos casos, acredita su llegada y su permiso para quedarse tras la publicación del Acta de Inmigración de 1971, que autorizaba la permanencia de los ciudadanos de países de la Commonwealth que vivían ya en Reino Unido.

El gobierno no conservó un registro de las personas que recibieron la autorización, por lo que para muchos de los miembros de la generación Windrush es difícil demostrar que están en el país de manera legal.

Algunos, de hecho, nunca llegaron a tramitar su pasaporte de Reino Unido porque siempre se consideraron británicos, dado que sus países aún eran colonias no independientes de Londres.

Después de que la prensa británica sacara a la luz varios casos de personas que estaban siendo amenazadas con ser deportadas, la polémica llegó al parlamento británico y la primera ministra británica, Theresa May, se disculpó este martes ante los líderes de países del Caribe en una reunión de la Commonwealth en Londres.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Theresa May pidió disculpas a los líderes del Caribe y aseguró que los miembros de la generación Windrush tienen derecho a quedarse en suelo británico.

Admitió estar "sinceramente apenada" por la ansiedad causada a estos ciudadanos por el miedo a ser deportados, "valoró" su contribución en el país y aseguró que tienen derecho a permanecer en Reino Unido.

"Una pesadilla"

Whitfield Francis es una de las personas que fueron identificadas incorrectamente por las autoridades británicas como inmigrantes ilegales.

Este hombre nacido hace 59 años en Jamaica llegó a Inglaterra hace 50 acompañado de sus padres.

No supo que había problemas con su permanencia en el país hasta que intentó cambiar de trabajo hace cuatro años y no fue capaz de demostrar su estatus legal con documentos.

Desde entonces, este padre de cuatro hijos nacidos en Gran Bretaña no ha podido trabajar.

"Ha sido un momento terrible para nosotros. Nuestros hijos tenían miedo de no volver a ver a su padre cada vez que iba a tratar de arreglar las cosas", dice su excompañera, Helen Cappasso.

"No puedo describir la pesadilla que ha sido, y aún no ha terminado".

Francis, que actualmente duerme en sofás de vecinos en Birmingham ante la imposibilidad de alquilar un apartamento, dice que la promesa del gobierno de ayudar a los afectados le ha dado nuevas esperanzas de que pueda volver a trabajar.

Derechos de autor de la imagen Helen Cappasso
Image caption Whitfield Francis, en la imagen con su hija Maria, llegó a Inglaterra cuando era niño y no puede trabajar desde hace cuatro años debido a su estatus legal.

Por su parte, la jamaicana Paulette Wilson vive en Reino Unido desde los 10 años. Por eso no comprendió cuando recibió una carta en la que se le decía que estaba en el país de manera ilegal y que tenía seis meses para abandonarlo.

Wilson, de 61 años, pasó dos años viviendo con la amenaza de la deportación e incluso pasó una semana en un centro de detención de inmigrantes en Bedfordshire que ella describe como "una pesadilla". "Todavía estoy pasando por aquel infierno", dice.

Una organización benéfica le ayudó y acabó consiguiendo un permiso de residencia biométrico que demuestra que puede permanecer en el país, aunque debe ser renovado en 2024.

La mujer agradece la última declaración del gobierno, pero se pregunta: "¿Qué hay de todas las otras personas que fueron expulsadas antes de que mi caso se diera a conocer?".

El inicio de la generación

Dada la ausencia de documentación oficial y el hecho de que muchos niños viajaran utilizando el pasaporte de sus padres, no está claro cuántas personas forman parte de esta generación, pero se estima que fueron miles.

Todo comenzó en 1948 con la llegada al puerto de Tilbury, en Inglaterra, de 492 ciudadanos del Caribe. Muchos de ellos eran menores de edad.

El barco en el que viajaron, el Empire Windrush, daría nombre a toda una generación que se trasladó a Reino Unido desde sus colonias caribeñas hasta 1971.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El Empire Windrush, el primer barco que llegó a Reino Unido con cientos de ciudadanos caribeños a bordo en 1948, dio nombre a toda una generación.

Aquel barco, que viajaba desde Australia a Inglaterra a través del Atlántico, atracó en Kingston para recoger a cientos de personas que habían visto un anuncio publicado en un periódico jamaicano en el que se ofrecía transporte barato a quien estuviera dispuesto a trabajar en Reino Unido.

Tras llegar a un país aún seriamente afectado por la reciente Segunda Guerra Mundial, muchos se emplearon en trabajos de construcción, fábricas, enfermería, limpieza o como conductores de tren.

A bordo de aquel primer barco llegó Sam Beaver King, quien pronto encontró trabajo en Reino Unido como cartero. Más tarde, este jamaicano se convirtió en el primer alcalde negro del municipio de Southwark, en el sur de Londres. Murió en 2016 a la edad de 90 años.

La llegada de pasajeros afrocaribeños como Beaver King fue un hito en la historia moderna británica, y su imagen saliendo de la pasarela del barco es considerada por historiadores como el símbolo del comienzo de la sociedad multicultural con la que muchos asocian a Reino Unido hoy en día.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La llegada de pasajeros afrocaribeños a Essex en el Empire Windrush fue el comienzo de la sociedad multicultural en la que se acabaría convirtiendo Reino Unido.

Disturbios raciales

Sin embargo, aquella primera generación de recién llegados también tuvo que soportar los prejuicios y el racismo de algunos sectores de la sociedad británica blanca. Incluso algunos bares e iglesias prohibían la entrada de personas negras.

En la década de 1950 se registraron importantes disturbios en ciudades como Londres, Birmingham o Nottingham.

En 1958, los ataques de cientos de jóvenes blancos a las casas de personas negras en el área de Notting Hill en Londres fueron el origen del conocido Carnaval de este barrio, fundado un año después como respuesta positiva de la comunidad caribeña de la zona y que se celebra anualmente como uno de los mayores símbolos de la cultura negra británica.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Una réplica del Windrush se presentó en la inauguración de los Juegos Olímpicos de 2012.

En la actualidad, otros eventos conmemoran la llegada de aquel barco en 1948. En la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, por ejemplo, se presentó una réplica del mismo.

Ahora se preparan exposiciones y eventos culturales para celebrar, el próximo 22 de junio de 2018, el 70º aniversario de su atraque del Windrush en tierras inglesas y la consecuente llegada de los primeros inmigrantes caribeños a Reino Unido que ha marcado a toda una generación.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado