La "fiebre minera" argentina corre riesgo de enfriarse

Paisaje con glaciares en Argentina
Image caption Según expertos, la minería a cielo abierto en las zonas glaciares alteran el ecosistema.

El Senado de Argentina aprobó esta semana una ley de protección de glaciares que, se prevé, tendrá un fuerte impacto sobre la actividad minera en el país. La iniciativa fue duramente criticada por las provincias que dependen en gran medida de la minería como fuente de empleo y de riquezas.

Según los ambientalistas, la minería a cielo abierto en las zonas glaciares y periglaciares altera el ecosistema y pone en peligro una de las principales fuentes de agua dulce. Por ello, apoyan la legislación, que prohibiría la explotación minera en esas zonas.

Por su parte, los gobernadores de San Juan, Jujuy y La Rioja se presentaron ante el Congreso para refutar esas acusaciones y criticar el proyecto de ley. Los mandatarios provinciales, al igual que la industria minera, niegan que la actividad cause un daño al medio ambiente.

Más allá de la dura polémica que suscitó la propuesta de ley, el debate legislativo también reveló el exponencial crecimiento que está teniendo en Argentina la industria minera.

Según los datos de la Secretaría de Minería, durante los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner y de Néstor Kirchner (2003-2007) el número de proyectos mineros creció un 900%, mientras que las inversiones en el sector aumentaron en un 1.100%.

La vasta mayoría de los inversores son empresas privadas extranjeras, en particular de Sudáfrica, Canadá y Australia, países que dominan el negocio mundial de metales preciosos.

Riqueza minera

Image caption Analistas hablan de un "boom minero" global, realidad a la cual se inserta Argentina.

De acuerdo con los expertos, la "fiebre minera" que pareciera estar viviendo Argentina se inserta en un contexto de "boom minero mundial", por la fuerte demanda de minerales, en particular de las potencias emergentes.

El principal crecimiento se dio en la explotación de oro, plata y cobre. Los 12 yacimientos que actualmente tiene el país se dedican a extraer estos metales.

Sin embargo Damián Altgelt, gerente general de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), dijo a BBC Mundo que también creció la exploración de otros minerales, como el litio, el potasio y el uranio.

Además, aumentó la búsqueda de las llamadas "tierras raras", que se componen de elementos químicos como el lantano, el lutecio, el escandio y el itrio.

Potencial

Según Altgelt, en la actualidad en Argentina se explora menos de la mitad de las áreas potencialmente ricas en minerales.

Image caption En menos de una década, Argentina podría convertirse en uno de los cinco principales productores de cobre.

Las proyecciones de crecimiento minero de la CAEM para 2015-2020 dan una idea de la magnitud que podría adquirir la industria en el futuro.

En menos de una década, se estima que Argentina podría convertirse en uno de los tres primeros productores mundiales de plata, uno de los cinco principales productores de cobre y uno de los seis mayores productores de oro, además de liderar la producción de litio, potasio y boratos.

Este auge también se refleja en términos económicos: hace diez años, la minería representaba el 0,3% del Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina. En la actualidad representa el 4%, y se prevé que en la próxima década esa cifra se duplique.

"El proyecto de ley que discute el Congreso podría complicar este panorama de crecimiento", señaló el empresario, antes de que la norma fuera aprobada, en la madrugada del jueves.

El problema del agua

Para los ambientalistas el principal problema de la explotación minera a cielo abierto es el enorme caudal de agua que utiliza.

Según la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC), la mina Pascua Lama -el más conocido y controvertido de los proyectos mineros inaugurados recientemente en Argentina- utiliza 1.000 litros de agua por segundo para explotar oro.

Además, el método de extracción emplea cianuro, que contamina las napas de agua.

Los productores mineros, por su parte, aseguran que su industria utiliza menos del 5% de la cantidad de agua que emplea el sector agropecuario, y afirman que las nuevas tecnologías previenen la polución.

"El 90% del agua que se utiliza se recicla", agregó Altgelt, quien apuntó a Chile como un país que ejemplifica cómo es posible que la minería conviva con el cuidado del medio ambiente.

Poca información

Para el geólogo Andrés Folguera, de la Universidad de Buenos Aires (UBA), la controversia que se generó en Argentina en torno a la explotación minera tiene que ver con la falta de datos precisos sobre la industria.

"Falta información porque el Estado está ausente", dijo a BBC Mundo.

Para el experto, además de estudiar a fondo el posible impacto ambiental de la industria, el país debe discutir sobre los beneficios económicos que trae aparejada la minería.

"En vista de que se trata de una inversión altamente riesgosa, a las empresas mineras se le conceden beneficios, como regalías bajas y exenciones impositivas", explicó.

"Por ello, los ciudadanos deberían decidir si los beneficios económicos justifican los riesgos de extraer sus riquezas, o si, por el contrario, es más conveniente esperar al día en que exista la tecnología para acceder a los minerales sin afectar el medio ambiente", concluyó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.