La hiperactividad en los niños tiene una explicación genética, según estudio

Un niño saltando
Image caption Se estima que alrededor del 5% de los niños de todo el mundo tienen este desorden.

Un grupo de científicos británicos dice haber encontrado la primera evidencia de que hay un vínculo genético directo con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Se estima que alrededor del 5% de los niños de todo el mundo tienen este desorden, que causa un comportamiento intranquilo y agresivo. También pueden tener tendencias destructivas y experimentar problemas en el colegio y con la familia.

Hasta ahora, se creía que el trastorno estaba relacionado a una mala educación o una dieta con exceso en azúcar.

Variaciones en el ADN

Los investigadores analizaron muestras de ADN de 366 niños que habían sido diagnosticados con el trastorno y las compararon con ADN de 1.047 personas sin esa condición.

Según la corresponsal de la BBC Jane Dreaper, los científicos concluyeron que el 15% de los pacientes con TDAH tenían variaciones poco comunes en su ADN, en comparación con el 7% del grupo de control.

"Hemos encontrado que, en comparación con el grupo control, los niños con TDAH tienen una tasa mucho más alta de segmentos de ADN que están duplicadas o que faltan", explicó una de las científicas, Anita Thapar.

Además, Thapar afirmó que el equipo encontró "muchos factores de riesgo potenciales en el ambiente" como la crianza de los hijos o problemas antes del nacimiento, pero no hay pruebas que demuestren que eso está vinculado al trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

"Hay mucho desconocimiento público sobre el TDAH. Algunas personas dicen que no es un trastorno real, o que es el resultado de la mala crianza", apuntó la investigadora. Sin embargo, para ella, "encontrar este vínculo directo (con el ADN) debería abordar el estigma."

"Frente a los escépticos"

Los científicos enfatizaron que no hay un gen concreto relacionado con el trastorno, por lo que aún queda mucho trabajo para esbozar conclusiones definitivas.

Sin embargo, el equipo espera que el estudio ayude a desentrañar las bases biológicas del TDAH, lo que podría conducir a nuevos tratamientos.

"Estamos muy entusiasmados. Siempre hemos sabido que había un vínculo genético a través de estudios y por la experiencia", afirmó Andrea Bilbow, presidenta de la ONG ADDIS, que trabaja con niños con el trastorno.

"Este trabajo nos ayudará a hacer frente con más confianza a los escépticos, que siempre están tan ansiosos por culpar a los padres o maestros. Se muestra que existe una anomalía definida genéticos en niños con TDAH", sostuvo.

Pero el estudio ha sido criticado por el psicóloga clínico infantil, Oliver James, quien citó estudios que examinaron el efecto de la ansiedad en las mujeres embarazadas, y los problemas en las relaciones tempranas entre madres y bebés como posibles causas.

Para James, "sólo 57 de los 366 niños con TDAH tenían la variante genética que se supone que es una causa de la enfermedad" lo que, a su juicio, "sugiere que hay otros factores que son la causa principal en la gran mayoría de los casos".

Contenido relacionado