Ecuador: Seis horas con una sola versión de la crisis

Simpatizantes del gobierno de Rafael Correa
Image caption Una vez terminó la cadena nacional, los ecuatorianos comenzaron a enterarse con más precisión de lo que ocurría en el país, dicen los críticos.

Durante seis horas, en medio de la jornada de conflictividad que vivió Ecuador este jueves, los ecuatorianos no tuvieron más que una sola versión de la crisis en sus pantallas de televisión.

Y es que por orden del gobierno, todos los canales de televisión, y también las estaciones de radio, debieron suspender su programación y transmitir en cadena nacional únicamente la señal de las cadenas de televisión y radio estatales oficialistas.

La medida provocó, por parte de los medios de comunicación privados, un rechazo que este viernes fue compartido por entidades de defensa de la libertad de expresión como Reporteros sin Fronteras y la local Fundamedios.

El director de Radio Quito, Miguel Rivadeneira, en diálogo con BBC Mundo lamentó que durante la transmisión de la señal única, en los canales estatales “los entrevistados eran aquellos que hablaban a favor del gobierno”.

“Nosotros estábamos haciendo una cobertura independiente, en la que entrevistamos a autoridades y seguidores de los dos sectores. Lo que dispuso el gobierno es atentatorio a la libertad de expresión y afecta al ciudadano al que se le presenta una sola visión oficialista”, dijo Rivadeneira.

El director de Radio Quito señaló que una decisión similar a la adoptada el jueves no había sido tomada en Ecuador ni en tiempos de conflictos bélicos con Perú (1981 y 1995), ni durante las caídas de los presidentes Abdalá Bucaram (1997), Jamil Mahuad (2000) y Lucio Gutiérrez (2005).

Pluralismo

Reporteros sin Fronteras dijo este viernes que la orden del gobierno para que todos los medios audiovisuales se conecten a una sola señal estatal “atenta contra el pluralismo y la libertad de expresión”.

De su parte, Fundamedios sostuvo que dicha disposición gubernamental “en la práctica, constituye un acto inaceptable de censura a la información”, así como “una grave vulneración de los derechos de los ciudadanos a obtener información plural, diversa y de distintas fuentes”.

A las 20:00 del jueves, televisoras privadas como Ecuavisa y Teleamazonas dejaron la cadena nacional ordenada por el gobierno para emitir sus propios noticieros, con lo cual los ecuatorianos comenzaron a recibir una información más variada de lo que estaba ocurriendo en diversas zonas del país.

Fueron estos dos canales los que luego transmitieron al Ecuador y el mundo el operativo militar que condujo al rescate del presidente Rafael Correa, quien permanecía retenido en un hospital policial.

Agresión al canal estatal

La transmisión que efectuaba el canal estatal EcuadorTV se vio interrumpida al iniciar la noche del jueves por un grupo de policías y civiles que ingresó a las instalaciones del canal y provocó destrozos con la exigencia de que sus representantes fueran entrevistados para exponer sus puntos de vista contrarios al gobierno.

“Condenamos la agresión a ese medio público, no se justifica, pero ese incidente de alguna manera explica que esa era la única cadena que estaba informando al país”, comentó Miguel Rivadeneira a BBC Mundo.

En cualquier caso, este viernes el procurador general del Estado, Diego García, presentó a la Fiscalía una denuncia en contra de quienes violentaron las instalaciones de EcuadorTV, canal que, de otro lado, recibió las felicitaciones del presidente Correa por su labor informativa durante la crisis.

Pero no solo EcuadorTV sufrió atropellos durante la jornada de este 30 de septiembre. De acuerdo con Fundamedios, al menos 22 periodistas de diversos medios, entre estatales, privados y de agencias internacionales, sufrieron agresiones, que incluyeron golpes y retiros de cámaras fotográficas y de video.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.