Piñera critica rechazo argentino a extradición

Galvarino Apablaza Guerra.
Image caption Apablaza fue jefe del guerrillero Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, criticó este viernes la decisión del gobierno de Argentina de no aprobar la extradición de un ex guerrillero chileno radicado en el país vecino, que es acusado por la Justicia chilena de ser el autor intelectual del asesinato de un senador pinochetista.

El jueves el gobierno argentino decidió otorgarle a Galvarino Apablaza Guerra, el hombre en cuestión, el estatus de refugiado político, frenando así la petición chilena, que era apoyada por todo el arco político de ese país.

"Es un golpe, significa una retroceso en las causas de los derechos humanos y en la causa de la justicia en Chile", acusó este viernes el mandatario chileno, que se sumó así a las críticas ya vertidas por el Senado y la Corte Suprema de Chile.

"Galvarino Apablaza debió haber sido juzgado en Chile porque el crimen lo cometió en Chile", sostuvo Piñera.

"Sin duda, la decisión (…) no ayuda en nada a las relaciones entre Chile y Argentina", afirmó.

Apablaza, de 60 años, fue jefe del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), un grupo guerrillero que en 1991 asesinó al senador de la derechista Unión Demócrata Independiente (UDI), Jaime Guzmán, a quien algunos en Chile señalaban como el "heredero político" de Augusto Pinochet (1973-1990).

El ex militante, conocido como "comandante Salvador", fue detenido en 2004 en las afueras de Buenos Aires por pedido de las autoridades chilenas y desde entonces Santiago ha estado reclamando su extradición.

Sin embargo, el proceso estaba frenado debido al pedido de asilo político presentado por el acusado.

Nuevo impulso

El caso de Apablaza -que también está acusado del secuestro de Cristian Edwards, hijo de uno de los dueños del diario chileno El Mercurio- resurgió a comienzos de septiembre de este año, cuando un juez chileno reabrió la causa por el asesinato de Guzmán.

El magistrado Mario Carroza decidió retomar la investigación tras las declaraciones de un ex jefe del FPMR, Mauricio Hernández Norambuena -condenado por el crimen del senador pinochetista- quien en una entrevista televisiva inculpó a Apablaza en los hechos.

A mediados de septiembre, la Corte Suprema de Justicia de Argentina autorizó la extradición del ex guerrillero, pero la palabra final quedó en manos del Ejecutivo, que aún tenía que definir el pedido de asilo político.

La encargada de resolver esa cuestión fue la Comisión Nacional para los Refugiados (Conare), que el jueves, finalmente, seis años después del pedido, decidió concederle refugio a Apablaza.

Enojo

Según los medios locales, el gobierno chileno estaría estudiando si considerar "un agravio" la decisión del Ejecutivo argentino.

El jueves, tras conocerse la resolución de la Conare, el presidente del Senado chileno, Jorge Pizarro Soto, había advertido que la decisión "va a atentar negativamente en las relaciones bilaterales".

Argentina y Chile habían fortalecido sus vínculos bajo la gestión de la ex presidenta chilena Michelle Bachelet (2006-2010).

A pesar de que muchos temían que las relaciones se enfriaran con la llegada del derechista Piñera, ambos gobiernos realizaron gestos explícitos para demostrar que la buena sintonía continuaría.

Lea: Argentina y Chile, más allá de la ideología

Para Rodrigo Álvarez Valdés, analista internacional de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) de Chile, es muy probable que la Cancillería de ese país presente una queja formal a sus pares trasandinos.

Sin embargo, el experto dijo a BBC Mundo que el caso de Apablaza no afectará el intercambio entre los vecinos.

"Claramente esta situación creó una tensión, pero habrá que esperar unos días para ver cómo afectará realmente la relación bilateral", señaló.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.