Última actualización: Martes, 5 de octubre de 2010

¿Dónde están los "perdidos" de México?

Convoy de soldados mexicanos

El patrullaje de las calles de las grandes ciudades mexicanas parece no dar los resultados esperados.

El pasado fin de semana, más de una veintena de personas desaparecieron en el destino turístico de Acapulco. Según la fiscalía del estado de Guerrero, se trató de un caso más de "privación ilegal de libertad". Pero para algunas organizaciones civiles consultadas por BBC Mundo representa el último ejemplo de un fenómeno en aumento en México: la desaparición de hombres jóvenes y profesionales, de quienes, en muchos casos, nunca más se llega a saber.

"Desde 2009 hemos visto un incremento considerable de personas desaparecidas, a menudo en grupo", explica Blanca Martínez, directora de la organización Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos de Coahuila (Fuundec).

"Son gente común y corriente, trabajadora —añade Martínez— y no hay datos que permitan presumir su involucramiento en algún tipo de actividad ilícita ni participación en el crimen organizado".

Fuundec documentó 82 casos de desapariciones desde 2007 sólo en el estado de Coahuila, en el noreste del país. Casi todas las víctimas eran jóvenes varones con empleo, algunos de ellos en viaje de trabajo y procedentes de otros estados del país. No hubo amenazas, no se pidió un rescate ni se extorsionó a las familias.

¿Era "narco"?

Yolanda Morán sabe mejor que nadie qué significa que un familiar se desvanezca.

Desde 2009 hemos visto un incremento considerable de personas desaparecidas, a menudo en grupo

Blanca Martínez, directora de Fuundec

Su hijo Dan Jeremeel Fernández, un contador de 35 años, nunca llegó a la estación de Torreón (Coahuila). El 19 de diciembre de 2008, ella le esperaba allí para pasar juntos las navidades, como era tradición desde hace años. Pero lo único que Yolanda Morán encontró fue el auto de su hijo, con el maletero lleno de pisadas y un casquillo de bala en el asiento.

"Las autoridades me preguntaban si mi hijo andaba gastando mucho dinero, si lucía muy fastuoso o si andaba metido en líos… si era narco", recuerda indignada Morán, que nunca recibió una llamada de su hijo o del posible secuestrador.

"Incluso me decían que quizás se quedó dormido con alguna mujer", dice Morán, que especula con la posibilidad de que Dan Jeremeel viva ahora explotado por alguna organización criminal.

"No sé si lo tienen secuestrado, empaquetando hierba o si le hacen trabajar como extorsionador", lamenta.

Los "levantados"

Este tipo de desapariciones no son las únicas en México. Desde comienzos de los años 90, la frontera norte sufre los llamados "levantones", en los que las organizaciones criminales secuestran —a menudo en plena vía pública— a sus víctimas, que en ocasiones tienen alguna relación con bandas rivales.

"Generalmente nunca más se sabe de ellas", dice Víctor Clark Alfaro, director del Centro Binacional de Derechos Humanos, con sede en Tijuana. "Y si se sabe es porque aparecen ejecutadas en algún cementerio clandestino horas, días o semanas después", aclara.

A diferencia de los casos de secuestro tradicional, el destino de los "levantados" es incierto y no hay comunicación con los familiares, explica Clark: "No reclaman un rescate, son el cobro de facturas al enemigo, al bando contrario".

El Centro Binacional de Derechos Humanos, que renunció hace una década a documentar casos tras recibir amenazas de muerte, estima que miles de personas habrían sido "levantadas" en toda la frontera desde 1990, de acuerdo a los casos reportados en la prensa.

Perdidos

Blanca Martínez, directora de Fuundec

Martínez indica que las personas secuestradas y que nunca más aparecen son "gente común y corriente, trabajadora".

Sin embargo, no se sabe a ciencia cierta cuántas personas han sido "levantadas" en México en los últimos años, reconocen las propias organizaciones. El miedo a denunciar, la falta de testigos o en ocasiones la imposibilidad de identificar los cadáveres dificulta la elaboración de un registro de estas desapariciones o incluso su investigación por parte de las autoridades.

En algunos estados sí existen fiscalías especializadas en "desapariciones forzadas" e incluso la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) tiene entre sus misiones la defensa de desaparecidos.

Pero en la práctica, estos organismos no gozan de competencias para actuar si no hay indicios de la participación de agentes del estado, como militares o policías, le dice a BBC Mundo Santiago Corcuera, ex presidente del grupo de Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas.

"Lo que vemos ahora no son sólo desapariciones llevadas a cabo por el Estado o con su aquiescencia, son venganzas entre grupos de narcotraficantes. Y se están presentando casos de gente que no sabemos quién se las llevó", cuenta el ex relator de la ONU.

"Un secuestrador anuncia que tiene a su víctima y pide un rescate", dice Corcuera. "Pero estas son personas perdidas".

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.