Colombia: Uribe rompe el silencio en el caso de las escuchas telefónicas

El ex presidente de Colombia, Alvaro Uribe
Image caption En un comunicado, Uribe se puso a disposición de la Justicia por el caso de las escuchas ilegales.

El ex presidente Álvaro Uribe rompió este martes su silencio sobre el caso de las escuchas telefónicas ilegales a magistrados, opositores y periodistas, pero sus palabras no dejaron de causar polémica.

Simpatizantes del ex mandatario elogiaron a Uribe al considerar que está asumiendo responsabilidad "jurídica y política", mientras que sus críticos se preguntan si es está lavando las manos de lo ocurrido.

En un comunicado, Uribe se puso a disposición del Congreso y de la Corte Suprema de Justicia de su país para que lo investiguen por el caso de las escuchas o "chuzadas", como se denominan en Colombia.

Lea el comunicado completo

"Si aquello que hizo el doctor Bernardo Moreno, en su calidad de secretario general de la Presidencia, fue averiguar (...) por las denuncias que medios de comunicación habían formulado sobre la posible penetración de presuntos narcotraficantes en asuntos de algunos magistrados, y además nunca sugirió actividades ilegales, yo asumo la responsabilidad jurídica y política por esa conducta", defendió Uribe en su comunicado.

Esta declaración se produjo un día después de que la Procuradoría impusiese sanciones por ese caso a Bernardo Moreno, ex secretario general de la Presidencia de Uribe y a otros ocho funcionarios de su gobierno.

Lea: Una sanción que toca al círculo de Uribe

"Apoyo condicionado"

Image caption El ex secretario de Presidencia de Uribe fue inhabilitado para ejercer cargos públicos por 18 años.

El senador oficialista Juan Lozano considera que con estas palabras el ex presidente muestra su generosidad, "sale a poner el pecho por sus colaboradores y asume la responsabilidad política, sobre el entendido de que en esa conducta no hay ningún hecho ilegal".

Sin embargo, algunos analistas consultados por BBC Mundo consideran que Uribe da un "apoyo condicionado" a sus ex colaboradores.

"Lo que en el fondo está diciendo es: 'las instrucciones que yo di no corresponden a delitos', pero deja abierta la puerta de que sus subalternos hubieran actuado por fuera de sus instrucciones", afirmó el ex vicepresidente Humberto De la Calle.

Jaime Castro, ex alcalde de Bogotá, ex ministro y ex constituyente, coincide en este sentido al señalar que "su responsabilidad es condicionada" y advierte que "hasta donde él sabe actuó al margen de la ley".

El senador del opositor Polo Democrático Alternativo Jorge Enrique Robledo, opinó que el comunicado de Uribe "tiene una redacción calculada, para transmitir la idea de que asume una responsabilidad política".

"Pero cuando Uribe dice que siempre y cuando Moreno no haya hecho cosas indebidas, él asume la responsabilidad política, tira a la guerra a Moreno, diciendo: 'usted no tiene mi respaldo', entre otras cosas porque ya hay un hecho –el fallo de la Procuraduría- que dice que Moreno actuó por fuera de la legalidad", apuntó.

Por su parte, el senador y vocero de La U, Roy Barreras, salió en defensa de Uribe al decir que "nunca ordenó interceptación alguna y nunca aceptó ningún hecho ilegal en su gobierno".

Repercusiones

Con la publicación del comunicado del ex presidente, algunos han comenzado a leer entre líneas para tratar de descubrir qué repercusiones tendrá la declaración de Uribe y si podría eventualmente ser enjuiciado por ese caso.

Para el ex ministro Jaime Castro, el comunicado sólo tendrá repercusiones políticas "máxime cuando Álvaro Uribe ha dicho que regresa a la política".

Para él, el ex mandatario alimenta con estas declaraciones la polémica y da elementos para el debate al mencionar la relación entre magistrados con presuntos narcotraficantes y a al recordar que él fue víctima de escuchas ilegales.

Además, el ex ministro considera, que con esta declaración se alimenta el debate político y que podría afectar al gobierno ya que, por ejemplo, le pone en la disyuntiva de qué hacer con el actual director del DAS "que viene de la época de Uribe y que había sido confirmado en el cargo" por el presidente Juan Manuel Santos, apuntó.

El corresponsal de BBC Mundo en Bogotá, Hernando Salazar, indica que una eventual investigación judicial contra Uribe tendría que pasar por la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, donde sus aliados políticos son mayoría.

"En la práctica es difícil (que se enjuicie a Uribe por el caso de las escuchas) porque en el sistema colombiano el Congreso tiene la llave y particularmente la Cámara donde hay una amplia mayoría de seguidores de Álvaro Uribe así como en la Comisión de Acusaciones, que sería la encargada de la instrucción en el Congreso", indica en este sentido Humberto de la Calle.

"No creo que la Justicia se vaya a ocupar de Álvaro Uribe a menos que uno de sus ex colaboradores decida decir que actuó por instrucciones de Uribe y eso no se ve venir", opinó por su parte Castro.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.