Cobrador alemán tras los pasos de la presidenta argentina

Martin Winterkorn, presidente de la junta ejecutiva de Volkswagen y Cristina Fernández, presidenta de Argentina
Image caption La presidenta argentina se ha reunido con empresarios alemanes.

Cobrar una vieja deuda suele ser una tarea difícil, pero intentar hacerlo directamente de un jefe de Estado puede resultar imposible, según parece haber constatado un funcionario alemán con la presidenta argentina.

El funcionario judicial de la Audiencia de Fráncfort fue enviado por sus superiores a reclamarle en persona a Cristina Fernández de Kirchner, de visita en Alemania, una deuda impaga de su país con inversores germanos.

La noticia fue publicada por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y confirmada a BBC Mundo por Claus Ullrich, portavoz de la Audiencia de Fráncfort.

"Inaccesible"

La gestión está vinculada con el cese de pagos que Argentina declaró en 2001 por unos US$ 95 mil millones, el mayor de la historia.

El país sudamericano logró reestructurar 92,4% de esa deuda con operaciones de canje de bonos soberanos, la última de ellas en junio pasado.

Image caption Los demandantes aprovecharon la visita de Fernández de Kirchner para hacerse sentir.

Pero aún queda un grupo de acreedores que rechazó las ofertas de renegociación por considerarlas perjudiciales a sus intereses, y una parte de ellos son alemanes que han reclamado embargos de activos argentinos.

Varias de esas demandas se han llevado a cabo en Fráncfort, la ciudad alemana que esta semana visitó Fernández para inaugurar la Feria del Libro local como invitada de honor.

En respuesta a dos órdenes de embargo por la deuda impaga, la Audiencia de Francfort envió a un funcionario a la feria para efectuar el reclamo, dijo su vicepresidente, Bernhard Olp, al diario alemán.

"A la caza de la inaccesible", tituló el rotativo en alusión a Fernández de Kirchner.

"Embargar el bolso"

El propio Olp dijo haber descartado de antemano que la gestión del funcionario pudiera dar frutos, ya que ni el pabellón argentino en la feria es propiedad del país sudamericano.

Los bonistas alemanes también han buscado embargar el avión oficial argentino "Tango 01", que no ha sido utilizado por la presidenta para su viaje a Alemania.

Un abogado de los demandantes alemanes, Bernd Jochem, admitió que "el embargo del avión resulta complicado", ya que jurídicamente no es propiedad del gobierno argentino.

"Sería posible embargar el bolso de la señora Kirchner para hacerse por lo menos con las dietas del viaje", dijo Jochem, en tono sarcástico según el periódico alemán.

No obstante, aventuró que sería difícil que un funcionario judicial se atreva a ese paso tan poco "diplomático" con una jefa de Estado extranjera.

De hecho, la Audiencia de Fráncfort ya parece haberse llamado al silencio. "No vamos a dar más información por el momento", dijo Ullrich en diálogo telefónico.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.