Bolivia: Evo Morales promulga ley antirracista

Evo Morales, presidente de Bolivia
Image caption Los medios de comunicación pueden ser castigados si emiten mensajes racistas.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, promulgó este viernes la polémica ley en contra del racismo, luego de que ésta fuera aprobada por el Senado boliviano, de mayoría oficialista.

Los periodistas, que sostuvieron una ola de protestas en contra de la aprobación de la ley, han suspendido sus huelgas de hambre con la decisión de llevar la demanda de "libertad de expresión" a otros escenarios, entre ellos, la Organización de Estados Americanos (OEA). Sin embargo, las marchas de periodistas continuaron en algunas ciudades del país.

La ley en contra del racismo dispone sanciones económicas y hasta el retiro de la licencia de funcionamiento de los medios de comunicación que difundan o autoricen la emisión de ideas racistas y discriminadoras, aunque los autores de estas ideas sean las fuentes.

Además, señala que los periodistas, al igual que cualquier otro ciudadano, pueden ser juzgados en tribunales ordinarios y, si fueran declarados culpables de racismo y discriminación, podrían ir a la cárcel.

Las penas contra los racistas y discriminadores llegan hasta los siete años de cárcel, según la ley aprobada.

El presidente Morales, durante el acto de promulgación, dijo que la libertad de expresión está garantizada y que este derecho "no es sinónimo de racismo".

500 años de racismo

Señaló, además, que los indígenas vivieron más de 500 años de discriminación y racismo y que, incluso ahora, no pueden ingresar a un hotel de cinco estrellas o a un banco sin ser discriminados.

El mandatario hizo un recuento de frases que, en su criterio, tienen contenido racista y que fueron dichas por periodistas y comentaristas con el ánimo de ofenderlo. "Nos han mandado a un criminal, a un narcotraficante, a un contrabandista que apadrinó a un mediocre, a un bruto, oveja, llama", leyó el presidente, sin indicar a quién pertenece la frase para ejemplificar por qué es necesario regular a los medios de comunicación.

"Saludo, después de tantos años, por primera vez se aprueba en Bolivia una ley para acabar el racismo, la discriminación, ese odio, esa ofensa que soportamos", dijo el mandatario.

Sesión con presión

Image caption Algunos periodistas creen que la ley afectará la libertad de expresión.

Las organizaciones de prensa, en cambio, calificaron esta ley como un "camuflaje", cuya intención es afectar la libertad de expresión.

Por eso, los periodistas no dejaron de protestar en las afueras del Congreso mientras el Senado aprobaba la norma artículo por artículo.

En la sesión, los opositores, vestidos con camisetas a rayas, como si fueran prisioneros, trataron de frenar los artículos 16 y 23, los que se refieren a las sanciones contra medios y periodistas, pero no lo lograron.

Casi al amanecer, la ley fue aprobada y luego promulgada por Morales.

Luego, los periodistas suspendieron sus huelgas de hambre "en el entendido de que es un desgaste en el corto plazo porque no avizoramos una inmediata", dijo a BBC Mundo Pablo Zenteno, máximo dirigente de los trabajadores de los medios de comunicación de Bolivia.

Nueva estrategia

Zenteno, además, explicó que de ahora en adelante se apuntará a cuatro objetivos.

Primero, se presentará una queja ante la OEA porque se ha aprobado una ley "conculcando la libertad de expresión".

Segundo, explicó Zenteno, se pedirá al relator para la libertad de expresión de la OEA que haga una interpretación de la polémica norma porque "creemos que se violó la Constitución Política del estado".

Por otro lado, se pedirá a la ciudadanía que apoye una iniciativa destinada a cambiar la ley y, por último, las organizaciones de prensa dijeron que no participarán de la elaboración del reglamento, que queda en manos del gobierno de Morales.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.