Ecuador: el estado de excepción por tiempo indefinido en Quito

Soldados ecuatorianos
Image caption Correa quiere que los militares continúen custodiando el Palacio de Gobierno y la Asamblea Nacional.

El estado de excepción, vigente en Ecuador desde la revuelta policial del pasado 30 de septiembre, se mantendrá de forma indefinida en Quito.

Así lo anunció este sábado el ministro de Seguridad, Miguel Carvajal, quien señaló que la medida, que ha sido levantada para el resto del país, no supone restricción de derechos, por lo cual no están suspendidas ningún tipo de reuniones ni actos públicos.

El presidente Rafael Correa había decretado el estado de excepción a nivel nacional inicialmente por cinco días, y luego lo extendió hasta el pasado viernes.

La decisión de mantener esta vez la medida únicamente para Quito se tomó, según dijo el ministro Carvajal, para que la Fuerzas Armadas continúen precautelando las instalaciones de instituciones como el Palacio de Gobierno y la Asamblea Nacional.

Image caption El presidente Correa llegó a sufrir los efectos de gases lacrimógenos durante la rebelión.

El ministro además dijo que se torna necesaria una vez que está en marcha la investigación de la insubordinación policial del 30 de septiembre, a la que el gobierno ha calificado como un intento de golpe de Estado.

A decir de Carvajal, el gobierno resolverá cuándo concluir el estado de excepción en la capital ecuatoriana "según como vaya evolucionando la situación".

Lea también: En marcha proceso por la sublevación

Correa pide que se investigue a opositores políticos

Durante su enlace sabatino, el presidente Correa pidió a la Fiscalía que investigue a opositores políticos a quienes el mandatario acusa de haber conspirado en contra de su gobierno durante la insubordinación policial.

El mandatario recriminó al asambleísta del opositor Sociedad Patriótica Galo Lara por haber advertido, en una entrevista televisiva, sobre una posible reacción policial contra el gobierno poco antes de que se produjera la revuelta de los uniformados.

Lea también: Correa defiende su actuación durante la rebelión

Correa también criticó a Mery Zamora, presidenta de la Unión Nacional de Educadores (UNE), gremio vinculado al partido Movimiento Popular Democrático. La acusó de haber acudido a varios colegios de Guayaquil a convocar a los estudiantes a que se sumen a la protesta policial.

Tanto el líder de Sociedad Patriótica, Lucio Gutiérrez, como la presidenta de la UNE, han deslindado la participación de sus agrupaciones en un intento de golpe de Estado.

Hasta el momento, el único civil detenido bajo el cargo de rebelión es el militante de Sociedad Patriótica Fidel Araujo.

Al igual que los 14 policías arrestados, Araujo podría permanecer en prisión durante los 90 días que demora la etapa de instrucción fiscal dentro de los procesos abiertos para investigar la insubordinación.

Lea también: Detienen a un dirigente opositor por el levantamiento