La genética también influye en la silueta

Silueta femenina
Image caption El estudio establece que los genes de la silueta influyen más en las mujeres.

Un estudio publicado en el Reino Unido acaba de señalar la ubicación de 13 genes que ayudan a determinan la silueta, particularmente en mujeres. Algunos ya los llaman genes del cuerpo de "pera" o de "manzana".

Los responsables del estudio, liderados por un equipo de la Universidad de Oxford y del Consejo de Investigaciones Científicas del Reino Unido, estudiaron el mapa genético de más de 77.000 personas.

Así, establecieron cuáles son los genes relacionados con la distribución de la grasa, es decir, lo que ayuda a determinar que tienda a acumularse en las caderas o en el tronco.

Según un portavoz de la Fundación Británica del Corazón, el informe, publicado en la revista Nature Genetics, podría servir para descubrir nuevas dietas o medicamentos para el control de peso.

Lea también: El gen que nos hace comer en exceso

Y es que ya se sabía que quienes acumulan más grasa alrededor de la cintura tienen más tendencia a sufrir diabetes y problemas del corazón. Ahora bien, la razón por la que el cuerpo acumula la grasa en un lugar y no en otro era hasta ahora desconocido.

Más fuerte en mujeres

El hecho de que el efecto de los genes en la distribución de las grasas sea más fuerte en las mujeres que en los hombres es algo que todavía intriga a los investigadores.

La doctora Cecilia Lindgren, de Oxford, espera que el estudio "sea el punto de partida del entendimiento de procesos biológicos ocultos".

"Entender el proceso biológico a través de la búsqueda de genes es un primer paso en un largo viaje hacia el tratamiento, pero es vital", dijo Lindgren.

Un segundo estudio se dedicó a estudiar las variaciones genéticas y su influencia el índice de masa corporal (IMC), el estándar usado para medir la relación entre peso y altura.

Índice de masa corporal

Image caption Entender cómo distribuye el cuerpo la grasa permitirá desarrollar nuevas dietas.

Dirigido por la doctora Ruth Loos, el estudio encontró 18 variantes genéticas que afectan al IMC. Según Loos, ambos trabajos combinados pueden eventualmente llevar a mejores herramientas para prevenir la obesidad, incluso a través del desarrollo de nuevos fármacos.

El profesor Jeremy Pearson, director médico de la Fundación Británica del Corazón, explicó que la grasa alrededor del abdomen aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca y otras enfermedades más que la que se deposita en otras partes del cuerpo.

"También hemos sabido que el patrón para establecer en dónde almacena la grasa nuestro cuerpo es en parte controlado por nuestros genes, pero sólo uno de los genes responsables había sido descubierto", señaló Pearson.

"Estos hallazgos son un buen paso para que en el futuro podamos ofrecer asesoramiento en nuevas dietas o medicamentos para controlar el el patrón de distribución de la grasa".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.