Investigan legalidad de las ejecuciones hipotecarias en EE.UU.

Casa embargada
Image caption La venta de casas embargadas supone una cuarta parte del mercado inmobiliario estadounidense.

Los 50 estados de Estados Unidos realizarán una investigación conjunta para determinar si los procedimientos por los que los bancos llevaron a cabo muchas ejecuciones hipotecarias que dejaron a miles de personas sin hogar fueron legales, informó la Asociación Nacional de Fiscales Generales de Estados Unidos (NAAG, por sus siglas).

La declaración de la NAAG se produce al mismo tiempo que el anuncio que los bancos alcanzaron el récord de 100.00 hogares embargados por primera vez el pasado mes de septiembre, una cifra un 3% más alta que la de agosto y un 1% mayor que el mismo período del año pasado.

Según cifras difundidas por la industria, más de 2,5 millones de hogares han sido embargados desde diciembre de 2007, cuando comenzó la crisis.

El desplome de los préstamos de alto riesgo o las hipotecas conocidas como subprime en Estados Unidos generó el colapso los precios de las viviendas, una profunda recesión económica y miles de millones de dólares en pérdidas bancarias.

Robos signatarios

Cuando la crisis se desató y muchos estadounidenses fueron incapaces de pagar su hipoteca, miles de personas perdieron sus casas como consecuencia de las ejecuciones hipotecarias que llevaron a cabo los bancos.

Ahora, los fiscales generales de los 50 estados realizarán una investigación conjunta para ver si la forma en que se produjeron los embargos fue o no legal.

La cuestión más polémica se sitúa en torno a los denominados "robos signatarios", o firmas de documentos que permiten la ejecución de una hipoteca sin que se hayan verificado los datos o esté un notario presente.

La NAAG afirma que muchos bancos o entidades hipotecarias utilizaron documentos falsos o firmaron documentos que no se habían leido en su totalidad para realizar el trámite rápidamente y volver a poner las propiedades en embargadas en el mercado lo antes posible.

Caos hipotecario

"Ha salido a la luz que algunas entidades hipotecarias realizaron declaraciones juradas o firmaron ejecuciones hipotecarias de manera defectuosa", afirmó la NAAG en un comunicado.

Esta práctica podría haberse llevado a cabo en cientos de miles de casas embargadas y la investigación podría generar un significativo caos en un mercado hipotecario de por sí bastante azotado.

Image caption Bank of America es una de los bancos que suspendio la venta de casas embargadas.

"No se trata de un simple error en el papeleo" afirmó el Fiscal General del estado de Iowa, Tom Miller, quien dirige la investigación. "Se trata de compañías que violaron la ley y como resultado muchas personas perdieron sus hogares".

De momento las reacciones no se han hecho esperar.

Bank of America, uno de los mayores prestamistas hipotecarios de EE.UU, anunció recientemente la suspensión de la venta de casas embargadas en todo el país para verificar la documentación de las ejecuciones de las hipotecas.

Lo mismo hicieron JP Morgan y GMAC Mortgage, la unidad hipotecaria de Ally Financial, que también informó de la suspensión de ventas en varios estados.

Aunque otros grupos como Citigroup o Wells Fargo no han tomado ninguna medida afirmando que "no hicieron nada erróneo".

Demandas millonarias

Si se confirma que las empresas son culpables de irregularidades en el proceso, las instituciones financieras y bancos podrían enfrentar múltiples demandas por valor de miles de millones de dólares.

Las venta de casas embargadas representa un cuarto de las ventas del mercado hipotecario de Estados Unidos. Y se cree que esta medida también podría mermar la confianza de los posibles compradores reticentes a adquirir las casas embargadas.

Por su parte el pasado martes la Casa Blanca desestimó una moratoria en la toma de casas por parte de firmas hipotecarias y bancos, alegando que tendría "consecuencias imprevistas" en la frágil economía estadounidense.

Los analistas creen que eñ gobierno de Obama está preocupado de que una moratoria pudiera dañar la recuperación del sector inmobiliario, que tiene un fuerte efecto en la economía en general.

Se estima que el sector construcción representa un 15% del PIB de Estados Unidos.

Según explica el analista de BBC Mundo, Marcelo Justo, en el mercado hipotecario estadounidense de alto riesgo, las hipotecas sub-prime fueron el disparador del estallido financiero de 2008 que terminó en una recesión global.

Contenido relacionado