Ahmadinejad "demasiado" cerca de Israel

Mahmoud Ahmadinejad al dar un discurso en Líbano el miércoles 13 de octubre
Image caption La visita de Ahmadinejad a Líbano es vista por algunos sectores en Israel y EE.UU. como una provocación.

En el segundo día de la controvertida visita del presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, a Líbano, se prevé que el mandatario visite el sur del país, muy cerca de la frontera con Israel, un hecho altamente criticado por Washington y Tel-Aviv.

Analistas interpretan la visita del líder iraní como un espaldarazo al movimiento chiíta libanés Hezbolá y como una provocación a Israel.

Otros expertos temen que la presencia de Ahmadinejad ponga en riesgo la frágil estabilidad política de Líbano.

"El presidente iraní visitará algunos de los poblados más afectados por el último conflicto armado entre Líbano e Israel, acaecido en 2006. Se trata de zonas donde Hezbolá tiene un gran apoyo y de áreas que han recibido millones de dólares de Irán para su recuperación", señaló el corresponsal de la BBC, Wyre Davies.

El mandatario iraní fue recibido, el miércoles, como un héroe en una movilización que organizó Hezbolá en el sur de la capital, Beirut.

Lea: Multitudes reciben a Ahmadinejad en Líbano

La presencia de Ahmadinejad en Líbano deja clara la fortaleza de la relación entre ambos países.

Las autoridades israelíes compararon la visita del líder iraní a la frontera con la que hace un comandante cuando revisa sus tropas. Para Israel, pareciera que Líbano se quiere perfilar como un protectorado iraní, explicó Davies.

Tensión

Ahmadinejad resaltó lo que calificó como la resistencia de ese país a los "tiranos de mundo" y expresó su solidaridad con un Líbano fuerte y unificado.

"Nosotros siempre respaldaremos el gobierno libanés y su nación", señaló el mandatario, quien se encontraba al lado de su homólogo Michel Suleiman.

Enfatizó que su país apoyaría a Beirut ante cualquier agresión israelí.

"Nosotros con toda seguridad ayudaremos a la nación libanesa frente a animosidades, especialmente si provienen del régimen sionista", recalcó Ahmadinejad.

La última guerra entre Líbano e Israel dejó 1.200 libaneses y 160 israelíes muertos.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo en Washington que rechazaba cualquier esfuerzo por "desestabilizar" Líbano.

"Esperamos que ningún visitante haga o diga nada que pudiera causar tensión o inestabilidad en ese país".

Pese a que Israel dice tener pruebas de que Irán le proporciona armas a Hezbolá, funcionarios cercanos al grupo radical insisten que la República Islámica sólo se limita a ayudar a la reconstrucción del país.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.