Francia: sindicatos convocan nuevas manifestaciones

La policía y manifestantes chocaron en la ciudad de Lyon
Image caption El plan de reforma implica subir de 60 a 62 años la edad mínima de retiro.

Los sindicatos en Francia convocaron dos nuevas jornadas de manifestaciones a nivel nacional en protesta por los planes del presidente Nicolas Sarkozy de subir la edad de jubilación.

Sarkozy acusó a los manifestantes de intentar tomar el país de rehén. Los sindicatos, por su parte, calificaron al gobierno de intransigente.

En tanto, el Senado restringió el debate sobre más de 1.000 enmiendas al discutido proyecto de ley, que se podría votar este viernes.

El plan de reforma, ya aprobado por la cámara baja, implica subir de 60 a 62 años la edad mínima de retiro y de 65 a 67 la edad para recibir una pensión estatal plena.

Las nuevas manifestaciones propuestas por los sindicatos se celebrarán el 28 de octubre y el 6 de noviembre.

"El gobierno tiene la responsabilidad total y completa de que haya más protestas, a la luz de su actitud intransigente, su fracaso a la hora de escuchar y sus repetidas provocaciones", aseguraron los sindicatos en un comunicado.

"Arrestados y castigados"

Image caption Las encuestas sugieren que una amplia mayoría de los franceses respalda las protestas.

Cientos de miles de franceses han marchado en cada una de las seis jornadas de protesta organizadas desde septiembre contra la reforma de las pensiones.

La última, el martes, reunió a 1,1 millones de personas según la policía y a 3,5 millones según los sindicatos.

Y las encuestas sugieren que una amplia mayoría de los franceses respalda las protestas. Casi tres de cada cuatro quiere que el gobierno dé marcha atrás con la reforma.

La perturbación general en el país a raíz de las protestas se mantiene, asegura Phil Mackie, periodista de la BBC en París.

Mientras tanto se produjeron disturbios en Lyon y en los suburbios de la capital.

"Serán arrestados y castigados (...) En nuestra democracia hay muchas formas de expresarse, pero la violencia más cobarde, más gratuita, ésa no es aceptable", aseguró el presidente Sarkozy sobre quienes protagonizaron disturbios.

"Nadie tiene derecho a tomar como rehén a la economía de un país", agregó.

Las huelgas en las 12 refinerías del país y los bloqueos a depósitos de combustible han dejado sin suministro a un cuarto de las gasolineras de Francia.

Francia comenzó a importar electricidad el miércoles ante la escasez energética generada por la ola de huelgas.

Numerosos vuelos han sido cancelados y los servicios de trenes han sido interrumpidos.

Lionel Guerin, presidente de la Federación Nacional de Aviación Comercial, dijo que los paros ya le habían costado más a las aerolíneas que las distorsiones por la nube de ceniza volcánica meses atrás.

Este jueves, agentes tuvieron que liberar el aeropuerto de Marsella luego de que cientos de trabajadores de refinerías bloquearan el acceso a la terminal aérea.

Marsella también es escenario de una huelga desde el 12 de octubre de los recolectores de basura: toneladas de residuos se acumulan en las calles.

Lea también: Los franceses lideran la batalla contra los recortes en Europa

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.